Entre golpistas te veas, Hillary
Por: YVKE Mundial (Luigino Bracci Roa)

La jefa del Departamento de Estado recibió este martes a Alberto Federico Ravell y el ex embajador venezolano en El Salvador, Leopoldo Castillo. ¿Qué se traerán entre manos?


La jefa del Departamento de Estado norteamericano, Hillary Clinton, se reunió este martes con Alberto Federico Ravell, director del canal Globovisión, y el ex embajador venezolano en El Salvador durante los años ochenta, Leopoldo Castillo, quien conduce un programa en ese canal

Castillo, apodado “el Matacuras”, ha sido acusado en numerosas ocasiones de tener profundos vínculos con la ultraderecha salvadoreña en los años ochenta, que, usando grupos paramilitares y a los propios militares de ese país, asesinó y desapareció a cientos de personas, incluyendo a representantes de la Iglesia Católica que apoyaban o simpatizaban con los sandinistas. El más conocido de todos es el monseñor Oscar Arnulfo Romero, asesinado el 24 de marzo de 1980 por haber denunciado los abusos a los derechos humanos realizados por el gobierno del general Carlos Humberto Romero. También se recuerda a cuatro personas (las monjas Ita Ford, Maura Clarke, Dorothy Kazel y la laica Jean Donovan), quienes fueron violadas y asesinadas por varios ex guardias nacionales la noche del 2 de diciembre de 1980.

Leopoldo Castillo es acusado por distintas fuentes de “pasar información” a miembros de la Operación Centauro, encargada de eliminar a los religiosos que simpatizaban con el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional.

Castillo reconoció recientemente que fue embajador en El Salvador por siete años, hasta 1982. Sin embargo, corroborar esta información no ha sido fácil, ya que todos los documentos de la época desaparecieron de la embajada, según explicó recientemente Mario Silva, de VTV, basándose en fuentes que no puede identificar por razones obvias. Sin embargo, recientemente el nuevo presidente de El Salvador, Mauricio Funes, prometió investigar casos de personajes asesinados durante este oscuro período de la historia salvadoreña.

En la foto, puede verse a Castillo con Roberto D’Aubuisson, fundador del partido Arena y a quien se le considera autor intelectual del homicidio del monseñor Romero, justamente durante el período en el que castillo era embajador. También se ve a José Napoleón Duarte, quien luego fue presidente de El Salvador.

Según información de la agencia británica Reuters, fechada el 31 de enero de 1990, Washington, firmada por su corresponsal Dan William:

“La Operación Centauro implicaba a agentes cubanos residentes en Miami y al embajador de Venezuela, en El Salvador, Leopoldo Castillo, de quien se dice –subraya el despacho cablegráfico- era la fuente de los servicios de inteligencia que identificaron a los seis jesuitas para asesinarlos”.

Esta información es parte de la investigación que en enero de ese año realizaba el Senado estadounidense respecto a la nominación de Roger Noriega para la Subsecretaría de Estado para América Latina. Noriega estaba conectado con Elliot Abrahams, John Negroponte, Roger Maurer y Oliver Norh, muy conocidos por sus injerencias en los asuntos internos de los países latinoamericanos y sus siniestros planes, como la “Operación Centauro”, dirigidos a convertir estas naciones en colonias de los Estados Unidos, utilizando para ello el asesinato y otras acciones criminales. Leopoldo Castillo, afirma el corresponsal William, formaba parte del servicio de inteligencia de este grupo.

Respecto al expediente de Castillo y Ravell en los últimos 10 años, el pueblo venezolano ya conoce la abierta participación y liderazgo de Globovisión en el golpe de estado de abril de 2002, en el paro golpista de 63 días de 2002 y 2003, en las “guarimbas” o protestas violentas de 2004, y en otros numerosísimos eventos de la vida reciente venezolana. El canal que dirige Ravell tiene varios expedientes abiertos por amenazar la vida del jefe de Estado, Hugo Chávez Frías, e incurrir en otras sanciones.

Globovisión anuncia que transmitirá una entrevista con Clinton este martes en la noche.

A continuación texto traducido de la nota de Reuters

31 de enero. Por Dan Williams – WASHINGTON (Reuters). El Senado de los Estados Unidos de América está revisando la nominación de de Roger Noriega para la Subsecretaría de Estado para América Latina, la misma posición que hasta diciembre pasado ostentaba Otto Reich. Actualmente, el seño Noriega ocupa el puesto de representante de los EUA ante la Organización de los Estados Americanos.

Noriega está siendo monitoreado ahora por su relación con Elliot Abrahams, John Negroponte, Otto Reich y Roger Pardo-Maurer, equipo relacionado con el tristemente célebre Oliver North y el asunto Irán-Contras.

Durante el enfrentamiento entre la guerrilla y el ejército salvadoreño, a principios de los años ochenta, John Negroponte, para entonces embajador de los EUA en Honduras y el super agente de la CIA Roger Noriega, se vieron relacionados con las investigaciones que sobre el asesinato de los misisoneros Maryknoll William Woods, Yado Ite Ford, Maura Clarke y Dorothy Kazel.

“Operación Centauro” era el nombre código para el plan de eliminación física de de personal religioso que estuveira bajo sospecha severa de colaborar con las guerrillas salvadoreñas. El proyecto implicaba a a agentes cubanos radicados en Miami y al embajador de Venezuela en El Salvador, Leopolodo Castillo, de quien se ha dicho que era la fuente de los servicios de inteligencia que identificó a las víctimas.