Obama y Medvedev discrepan sobre escudo antimisiles
Por: Prensa Latina

El presidente estadounidense, Barack Obama, arrojó hoy aquí un cubo de agua fría sobre la reducción de armas ofensivas estratégicas en negociación con Rusia al rechazar públicamente vincular la defensa antimisiles con este asunto


Recordó que en abril durante su primer encuentro en Londres con el jefe del Kremlin, Dmitri Medvedev, ambos orientaron a los respectivos equipos iniciar conversaciones sobre la firma de un nuevo acuerdo de desarme nuclear que sustituya al Tratado START-1 (siglas en inglés).

De forma muy explícita, esas instrucciones no hacían mención a la defensa antimisil como objeto de discusión en tales negociaciones, asegura el jefe de la Casa Blanca en declaraciones a la publicación rusa Novaya Gaceta.

Añade que el objetivo de su administración es potenciar la defensa antimisil para Estados Unidos y sus aliados en Europa y otras partes del mundo.

El Kremlin considera una seria amenaza para la seguridad nacional el proyecto del Pentágono de emplazar en República Checa un radar con capacidad de espiar todo el territorio europeo de Rusia y 10 misiles interceptores en Polonia.

La administración del presidente Geoge W. Bush proyectaba concluir esos planes en 2012.

Washington y Varsovia rubricaron el 20 de agosto de 2008 un acuerdo para desplegar 10 proyectiles interceptores cerca de la ciudad de Slups, Pomerania, a 18 kilómetros del Mar Báltico, después de sellar con anterioridad una declaración política.

Ese documento prevé instalar 96 sistemas de cohetes antiaéreos Patriot en territorio polaco a partir de 2009 y crear en 2012 una guarnición de apoyo a esta batería con 100 efectivos.

Un convenio similar fue firmado semanas antes con República Checa para emplazar un centro de radiolocalización en Brdy, unos 80 kilómetros al suroeste de Praga.

Medvedev aclaró en fecha reciente que Rusia avanzaría hacia un desarme nuclear radical solo si Washington disipa todas las preocupaciones de Moscú en torno a los planes de la DAM.

De acuerdo con un comunicado divulgado por el servicio de prensa del Kremlin, Moscú está dispuesto a una reducción de arsenales nucleares y portadores, pero no puede concordar con los proyectos estadounidenses de crear una DAM global, apunta el texto.

Quisiera subrayar que la reducción propuesta es posible solo en caso de que Estados Unidos retire las preocupaciones rusas, dijo el presidente al dejar en claro la postura de su país.

Puntualizó que bajo cualquiera de las circunstancias el problema de la interrelación de los armamentos ofensivos y los defensivos debe ser reflejado de manera clara en el Tratado, que negocia el Kremlin con Washington, antes de que expire el acuerdo vigente (START-1) el 5 de diciembre.

Los mandatarios discrepan en otros temas económicos y geopolíticos, pero el despliegue de elementos de la DAM estadounidense en Europa constituye el punto más peliagudo del debate que Medvedev y Obama sostienen hoy en Moscú.

lma/jpm