La oposición venezolana intenta nuevamente formar una alianza. En su esfuerzo reciben apoyo desde Berlín
Por: Harald Neuber
amerika21.de

La oposición contra el gobierno del presidente Hugo Chávez en Venezuela quiere unirse en una alianza. Después de varios intentos fallidos en los últimos años, los representantes de una docena de partidos y organizaciones antigubernamentales anunciaron querer emprender un camino común contra el gobierno.


El proyecto fue presentado por primera vez el pasado 8 de junio en Caracas. La alianza con el nombre “Únidad Democrática” también fue impulsada con miras a las elecciones municipales y legislativas en 2010.

El nuevo intento para cooperar contra el gobierno de Chávez fue promovido evidentemente por organizaciones extranjeras.

De un reporte de operación, publicado accidentalmente y en forma pasajera en Internet en octubre pasado por el director de la oficina de la Fundación Konrad-Adenauer (KAS, por sus siglas en alemán), se evidencia que la organización demócrata-cristiana ha asumido un rol de liderazgo en la creación de redes entre la oposición. La Fundación Adenauer apoyaría a los partidos de derecha Primero Justicia y COPEI a través de sus centros de formación, escribió Eickhoff.

El próximo objetivo de la fundación conservadora alemana sería fomentar la cooperación de los centros de formación de aquellos partidos. En vista de las próximas elecciones se deberían reforzar las gestiones para nominar a un “candidato de unidad del sector opositor”

En otro informe de Eickhoff , publicado el 11 de junio en alemán en la página de Internet de la fundación, el demócrtacristiano ataca duramente al gobierno venezolano. Con Faqueline Farías, el presidente Chávez habría instaladao en el área metropolitano de Caracas a una “comisaria del Reich”, escribe Eickhoff, que con esta descripción compara el cargo administrativo de Farías con la ocupación de Europa del Este por parte de los fascistas alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

Y añade: “bandas de matones chavistas asaltaron y ocuparon instalaciones estatales”. Además se observaría una “radicalización del Chavismo” y un “cotidiano ataque a la constitución y el estado de derecho”. Venezuela estaría al borde de derivar en el “militarismo, una economía de comando y una cultura cotidiana fascistoide”.

El demócratacristiano Eickhoff, quien estuvo a punto de ser procesado por un escándalo financiero en su país de orígen, tampoco escatima críticas contra el presidente Chávez. Chávez estaría perdiendo popularidad, estaría “nevioso” y “actúa en forma desafortunda”. En público se burlarían del presidente y se harían “también preguntas serias sobre el estado interno del régimen”. Aparte, Venezuela se estaría hundiendo en una “criminalidad violenta desenfrenada”, reseña el informe del 11 de junio.

En un artículo de la estatal oficina alemana “Central para la Formación Política”, se describe el trabajo de las Fundaciones de los partidos: “Ellas pueden desplegar actividades, difícilmente asumibles por instituciones estatales (com o por las representaciones diplomáticas de la República Federal). En casos individuales, eso podría ser visto como la intromisión en los asuntos internos (de otros estados)”.