Fidel Castro: «Jamás se ha torturado en Cuba»

«Por dolorosas que fuesen las acciones contra el pueblo de Estados Unidos el 11 de Septiembre de 2001, que todo el mundo condenó con energía, la tortura es un acto cobarde y vergonzoso que no puede ser jamás justificado», dijo Castro.

Notimex

El líder Fidel Castro dijo hoy que Washington ejerció métodos terroristas para combatir a la revolución cubana, y aseveró que «jamás» el gobierno isleño ha torturado para obtener información, ni siquiera en «momentos gravísimos».

«Por dolorosas que fuesen las acciones contra el pueblo de Estados Unidos el 11 de Septiembre de 2001, que todo el mundo condenó con energía, la tortura es un acto cobarde y vergonzoso que no puede ser jamás justificado», dijo Castro.

En un artículo en un sitio oficial de internet, el ex mandatario dijo que en Cuba, pese a los «gravísimos peligros que durante decenas de años nos han amenazado, jamás se torturó a nadie para obtener información».

Dijo que al margen de los miles de jóvenes estadounidenses muertos y heridos en Irak, «cientos de miles de vidas de niños, jóvenes y ancianos, hombres y mujeres que no tuvieron culpa alguna del ataque a las Torres Gemelas» murieron en ese país tras la invasión».

«Esa enorme masa de víctimas inocentes no recibió siquiera una mención en el discurso pronunciado por (el ex vicepresidente Dick) Cheney» el sábado pasado en el Instituto de Empresas Estadounidenses, luego del ofrecido por el presidente Barack Obama, apuntó Castro.

«Lo que caracterizó el discurso de Cheney fue la defensa de la tortura como método para obtener información en determinadas circunstancias», dijo Castro, quien estimó que «sus ataques (del ex vicepresidente) a la administración de Obama fueron realmente duros».

El líder cubano reprodujo en forma amplia el discurso de Cheney, y dijo que su narración evidencia que nadie había previsto los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Dijo que Cheney «le presta un flaco servicio al orgullo» estadounidense, al suponer que alguien encerrado en una cueva, a 15 o 20 mil kilómetros de distancia, «podía obligar al presidente de Estados Unidos a ocupar su puesto de mando en el sótano de la Casa Blanca».

Castro, de 82 años y quien no ha sido visto en público desde julio de 2006 por convalecer de una enfermedad intestinal, dijo que «el terrorismo no bajó del cielo: fue el método ideado por Estados Unidos para combatir a la Revolución Cubana».

Después reiteró anteriores acusaciones de La Habana contra las administraciones estadounidenses, comenzando con la del general Dwight Eisenhower, sobre «cientos de actos terroristas cada año» contra la nación caribeña