Jueves, 26 de marzo de 2009
POR LA CONSTRUCCIÓN DE LA NUEVA CONCIENCIA SOCIALISTA
Por: José A. Rangel A

La contrarrevolución nunca dejará de atacar. El intento de llamado a huelga entre los maestros, es un intento de salirse del marco donde quedó reducido después de la huelga general de diciembre del 2002, que fue su principal fracaso.


La contrarrevolución ha quedado reducida a la lucha desde la ideología. Observemos su actitud antes y después de las medidas anticrisis propuestas por el gobierno nacional. Todo giraba alrededor de lo ideológico.

La lucha ideológica que lleva a cabo la contrarrevolución, está dirigida a la Conciencia. Como en la práctica objetiva no puede hacer nada, opta por la práctica subjetiva, que es el campo de la lucha ideológica, aunque sea con mentiras, calumnias y manipulaciones. Esto le dio un éxito a la contrarrevolución en el referéndum a la reforma constitucional el 02 de diciembre del 2007. Porque ideológicamente intimidaron a la conciencia social.

Si estamos de acuerdo que esto es así, también lo estaremos en la necesidad de la construcción de la nueva conciencia social. Si construimos la red ferrocarrilera, el metro, las misiones, ¿por qué no proponerse la construcción de la nueva conciencia?

No digo que no se esté haciendo algo al respecto. Chávez cada vez que habla lo hace y así otros medios. Pero este tema tan central en la lucha ideológica contra la aristocracia, como es el de la conciencia, debería tomarse sobre ejes muy bien definidos. Como la de crear un ministerio o instituto que estudie los mecanismos para su ejecución. Asumirlo como algo particular y especial para el momento que vivimos.

Creo que el problema de la conciencia no debería estar diluido en el mecanismo de la creación de la nueva sociedad socialista en Venezuela, que a la vez es inédita. Eso urge definirlo.

José A. Rangel A. (250309)

Jarach16@hotmail.com