Martes, 24 de marzo de 2009
EE.UU. embarca a OTAN y UE en guerra contra Afganistán y Pakistán
Prensa Web YVKE, Agencias

El representante especial de EE.UU. para Afganistán y Pakistán, Richard Holbrooke, se reunió este lunes con los representantes de la OTAN y de la Unión Europea, para insistir en la demanda de que acompañen a Estados Unidos en su guerra contra la insurgencia talibán en Afganistán y en Pakistán, ante la cumbre de la OTAN de la próxima semana.


El representante especial de EE.UU. para Afganistán y Pakistán, Richard Holbrooke, hizo este lunes un nuevo esfuerzo para implicar al máximo a la OTAN y la UE en la futura estrategia estadounidense para derrotar a la insurgencia en los dos países asiáticos.

Ha sido el tercer alto funcionario enviado a Bruselas en menos de un mes por el presidente estadounidense, Barack Obama, para preparar el terreno para la Cumbre de la OTAN de principios de abril.

En dicha cita se presentará una nueva estrategia para superar los numerosos problemas con los que se enfrentan las misiones internacionales para ganar la guerra contra los insurgentes en Afganistán y Pakistán.

Como hicieran la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, Holbrooke defendió que los 17.000 nuevos soldados que EE.UU. va a mandar para las elecciones de agosto deben ser acompañados por un esfuerzo adicional civil y militar del resto de los países concernidos.

Holbrooke celebró primero una reunión con los veintiséis embajadores aliados ante la OTAN y su secretario general, Jaap de Hoop Scheffer, y a continuación con una representación de la Unión Europea en la que se encontraba el Alto Representante, Javier Solana.

Según la portavoz de Solana, Cristina Gallach, la UE se ha comprometido con el estadounidense a acompañar el incremento militar en Afganistán con un esfuerzo civil para el entrenamiento policial, la buena marcha de las elecciones, y la ayuda a las estructuras del estado y el desarrollo sostenido del país.

Este domingo Obama recalcó que quiere una estrategia «exhaustiva» para Afganistán que incluya un plan de salida y no se limite únicamente a los aspectos militares de la misión.

Fuentes diplomáticas han asegurado que Holbrooke ha puesto especial énfasis en Pakistán, y en la necesidad de hacer «todo lo que se pueda» para mejorar su estabilidad, incluido aumentar las ayudas económicas desde la UE.

También ha considerado un «fracaso total» el resultado hasta ahora de las políticas contra el narcotráfico, y, por tanto, ha incidido en la necesidad de replantearlas.

Además, ha afirmado que EE.UU. quiere que las elecciones presidenciales de agosto sean «lo más abiertas y libres» que sea posible, y ha aclarado que no tienen intención de apoyar o dejar de apoyar a nadie, en referencia al supuesto descontento con el actual presidente afgano, Hamid Karzai.

Holbrooke se ha reunido también con la comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, con la que ha mantenido un «intercambio general sobre la situación en Afganistán», según la portavoz comunitaria Christiane Hohmann.