Martes, 17 de marzo de 2009
LA CARENCIA DE AGUA DULCE SE TORNA PROBLEMA MUNDIAL
Fuente: The Voice of Russia

El V Foro Mundial del Agua que se inauguró hoy en Estambul debate cuestiones del uso racional del agua dulce y de la solución a largo plazo del problema de su carencia. En el encuentro participan políticos, economistas, científicos, empresarios de diversos países.


La delegación rusa está encabezada por el titular de Recursos Hídricos y Ecología Yuri Trútnev. A Estambul llegaron asimismo los jefes de Estado y de Gobierno de varios países, interesados en solucionar el problema del déficit de agua dulce. Según pronósticos de la UNESCO, para el año 2030 cerca de la mitad de la población del orbe experimentará escasez de agua dulce. Pero ya hoy más de un mil millones de habitantes del planeta no tienen acceso a recursos hídricos. Entre las regiones más desfavorables en este sentido figuran África y Cercano Oriente, lo que no propicia la estabilidad en estos “puntos candentes”. El déficit de agua dulce se torna uno de los desafíos globales más peligrosos. En opinión de muchos expertos, este problema puede desembocar en causa de futuros conflictos militares. Como se supone en la ONU, en el mundo existen ya cerca de dos mil zonas peligrosas en este sentido, señaló a nuestra emisora Igor Davidenko, hidrogeólogo rudo.

El problema del agua potable puro se plantea muy agudamente. En los últimos 50 años su consumo se ha duplicado, mientras que el número de fuentes casi no ha aumentado. Hoy el precio de agua potable se acerca al de la gasolina. Por esto, dentro de poco muchos estados no tendrán dinero para su adquisición. ¿Cómo resolver este problema? Nosotros proponemos construir un acueducto Baical-Asia-Europa, porque en este lago se encuentra el 20 % de la reserva mundial de agua dulce. El valor del agua del Baical expresado en dólares es mayor que el de todos los minerales útiles de las entrañas de Rusia. Además, es un “capital” renovable. Por esto, hay que hacer de Baical la idea nacional de Rusia, estima el científico.

El agua para Rusia puede convertirse en recurso estratégico nacional, a la par del petróleo, gas y bosques, que le brindan importantes ventajas competitivas a la luz de los cambios que se observan en el mundo. Como quiera que en el mundo aumente la demanda de agua dulce, Rusia no solo puede sino que debe formar la demanda de ella, estima el presidente de la Duma de Estado Boris Gryzlov, que hace poco propuso efectuar en este otoño, en Moscú, un foro global del agua para resolver dichos problemas.