Domingo, 15 de marzo de 2009
Venezuela: medioambiente y pescadores beneficiados con nueva ley
Por: Juan Carlos Díaz Guerrero

Caracas, (PL) La entrada en vigor de la Ley de Pesca y Acuicultura en Venezuela redundará en beneficios para la conservación de los recursos marinos y en la calidad de vida de miles de personas que viven de esa actividad.


A partir de la medianoche de hoy, la disposición, con valor y fuerza de ley, prohibirá las actividades de pesca industrial de arrastre dentro del mar territorial y la zona económica exclusiva de este país.

El Ministerio para el Ambiente (MINAMB) considera que serán invaluables los beneficios que traerá la imposición del decreto, dado el impacto negativo de la pesca de arrastre en los ecosistemas marinos y su productividad biológica.

En la diversidad biológica se encuentra las biomoléculas que pueden permitir la obtención de fármacos y material genético para superar cualquier limitación de tipo agroalimentaria, médica o industrial, explicó el director de diversidad biológica del MINAMB, Jesús Manzanilla.

Para el experto, “con un proceso racional de investigación, uso y aprovechamiento podemos poner esa diversidad al servicio de la nación y el desarrollo nacional”.

Especialistas estiman que con la medida los pescadores de pesca artesanal y la producción nacional se beneficiarán al incrementarse algunas especies marinas como la sardina, el corocoro y la catalana que con el arrastre huían hacia las profundidades.

Un impacto positivo a corto, mediano y largo plazo traerá la decisión para los miles de pescadores y sus familias, quienes mediante un conjunto de programas elaborados por el gobierno del presidente Hugo Chávez mejorarán la calidad de vida.

De la misma manera serán reivindicados reclamos nunca antes atendidos.

Entre las propuestas gubernamentales están la de crear modelos productivos socialistas que rompen los paradigmas de la pesca como negocio y otorgar pensiones a los pescadores mayores de 55 años de edad.

El presidente del Instituto Socialista de la Pesca y Acuicultura, Gilberto Giménez, informó que hasta la fecha existen 182 consejos de pescadores con unos cinco mil 500 trabajadores del mar y sus familiares incorporados, quienes participarán de forma activa en el diseño de las políticas pesqueras nacionales.

Esos consejos de pescadores, como unidades representativas del poder popular, realizarán los proyectos destinados a satisfacer las necesidades vinculadas con embarcaciones, motores, artes de pesca y áreas de frío.

Los insumos serán entregados por el gobierno mediante el financiamiento directo a los consejos y el propósito es involucrar en ese proceso a los 25 mil pescadores que se estima existen en Venezuela.

Las alternativas incluyen también la incorporación de pescadores a la empresa pesquera del ALBA, que comenzará a operar mañana con dos barcos para captura de atún y jurel y debe constituirse en una flota superior a 30 embarcaciones.

El Ejecutivo, incluso, formula soluciones para los más de mil marinos y tripulantes de las 248 rastro-pescadoras activas, los cuales propone censar y reorientar hacia otras actividades.

Estimados indican que el 70 por ciento del pescado distribuido en el mercado nacional es capturado por los pescadores artesanales, lo cual desacredita las alarmas de desabastecimiento generadas por ciertos sectores que se oponen a la medida.

Mientras, la pesca de arrastre es utilizada básicamente para la captura de camarón y el 70 por ciento de los peces atrapados son desechados.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación apoyó la decisión del gobierno venezolano al calificar la medida de positiva no sólo en el plano ambiental, sino en el social y económico.

rl/jcd
PL-159