Jueves, 12 de marzo de 2009
DE LA COLABORACIÓN RUSIA-EEUU DEPENDEN MUCHAS COSAS EN RELACIONES INTERNACIONALES
Feunte: The Voice of Russia

El Presidente Dmitri Medvédev y miembros de la Comisión Norteamericana Independiente de Estudio de la Política de EEUU respecto a Rusia se pronunciaron por el mejoramiento de las relaciones bilaterales que han empeorado en los últimos años.


El líder ruso recibió en Moscú una delegación estadounidense encabezada por el ex senador demócrata Gary Hart. Comenta Víctor Enikéev.

El encuentro en la capital rusa, tanto por su espíritu como por su contenido, bien corresponde al ambiente que ha comenzado a formarse en las relaciones uso-norteamericanos tras la llegada al poder de Barack Obama. Aun cuando el Kremlin hace tiempo y reiteradamente ha manifestado su disposición a normalizar las relaciones entre los dos países. Sin embargo, estas señales de Moscú han sido oídas por la nueva administración demócrata.

La gama de problemas de interés mutuo es bastante amplia. Por esto el Presidente Medvédev compartió muchas tesis expuestas en el informe de la comisión sobre la reducción de armamentos y la lucha contra el terrorismo. Es de todos conocido que Moscú y Washington se manifiestan por la no proliferación de armas de destrucción masiva y por esfuerzos comunes a fin de superar la crisis financiera y económica global. A juzgar por una serie de declaraciones el Presidente Obama y su entorno, la nueva dirigencia de EEUU está dispuesta a discutir los planes de creación del escudo antimisil en Europa con Rusia que no los acepta categóricamente. Ayer vino de Washington el comunicado de que el Congreso estadounidense dará ya este año pasos para anular la enmienda de Jakson-Vanik que, a partir de 1974, impone limitaciones discriminatorias al comercio con Rusia y Kazajistán. De ello informó el congresista Sander Levin a los periodistas.

En otras palabras, las señales positivas que intercambian Moscú y Washington en los últimos tiempos, infunden la esperanza de que Rusia y EEUU puedan elevar las relaciones bilaterales a un nivel que responda a los intereses de los pueblos de nuestros países y de toda la comunidad internacional. Pues, por muy banal que se parezca, pero sin la participación de Rusia y de EEUU hoy no se puede resolver ninguno de los graves problemas internacionales. Desde esta vertiente, la conversación de Dmitri Medvédev con los miembros de una influyente comisión independiente norteamericana ha colocado una piedra más en el cimiento del futuro de las relaciones ruso-estadounidenses. De su construcción se ocuparán al más alto nivel los Presidentes Medvédev y Obama en su encuentro del 1º de abril en Londres.