Lunes, 09 de marzo de 2009
LA CRISIS MUNDIAL VISTA POR ESPECIALISTAS
Fuente: The Voice of Russia

En La Habana concluyó el XI encuentro internacional de economistas dedicado al tema: Globalización y Problemas del Desarrollo. Mil quinientos participantes de 45 países, entre ellos Premios Nóbel, jefes de Estado, representantes de instituciones financieras internacionales y profesores universitarios, debatieron las consecuencias de la crisis mundial y las vías de salida de ésta.


Nuestro colega Guennadi Sperski ha preparado una sinopsis sobre sus resultados que ofrecemos a su atención.

En el encuentro habanero mostraron su cualidad profesional los economistas latinoamericanos. Su conclusión es: el detonador del presente colapso mundial es el derrumbe del sistema hipotecario de EEUU. Como señaló la argentina Rita Cevallos ésta no es solo una crisis financiera, sino también la económica, que golpea directamente el sector real de la región, la producción y los bolsillos de la clase media y de los pobres. Según el experto del Banco Central de Brasil Joao Bernal, a consecuencia de la declinación de la producción en EEUU y en otros países, muchos migrantes latinoamericanos perdieron empleo. Como resultado, han disminuido mucho las remesas dinerarias que enviaban a sus familiares. El colaborador del Sistema Económico Latinoamericano Amado de la Concepción puso en evidencia que la caída en EEUU ha motivado una crisis alimentaria. Actualmente la población más pobre de América Latina gasta el 80 % de sus ingresos en compra de alimentos.

El profesor de la Universidad Autónoma de Sinaloa, México, Armando Javier Sánchez asocia los infortunios de su pueblo con el modelo neoliberal adoptado bajo la presión del FMI. Lo que ha conducido a la desindustrialización del país, a la pérdida de cientos de miles de plazas de trabajo y al incremento del mercado informal. Según datos de Sánchez, ahora la mitad de la población mexicana se debate en la pobreza. Al propio tiempo, las ramas estratégicas pertenecen a los monopolios y oligopolios, y el 15 % de las familias más ricas son amos y dueños del país.

En grado notable la actual crisis obedece a las especulaciones financieras, que es un “nuevo genocidio”, dijo en el encuentro habanero el Presidente de la República Dominicana Leonel Fernández. La crisis testimonia la quiebra del sistema financiero mundial. “Es un sistema que ha puesto en riesgo la estabilidad económica mundial, la paz social de los pueblos y la política de las nacionales”, resaltó Leonel Fernández. Su colega hondureño, Manuel Zelaya, criticó mordazmente al FMI. “El FMI no es mi padre, ni mi madre para venir a decirme lo que tengo que hacer”. Las recomendaciones y recetas del FMI, dijo, son obsoletas y solo han contribuido a incrementar la pobreza en Honduras y otros países.

Muchos participantes del encuentro internacional de economistas hablaron de la necesidad de crear una nueva arquitectura financiera teniendo presente los intereses de las naciones en desarrollo. El canadiense Robert Mandell, Premio Nóbel, propuso, en vez del dólar, pasar a una unidad monetaria mundial. Pues justo la sobrevaloración del dólar originó la crisis. Los latinoamericanos, al igual que países asiáticos, propusieron primero introducir una divisa regional.

Una fila de participantes del encuentro llegó a la conclusión de que, en vez de “inyecciones monetarias”, para salvar los bancos que se han venido abajo, es indispensable encauzar el capital a la economía real. El principal papel de los financieros es sostener la economía nacional, orecer créditos para su desarrollo y no darse a especulaciones. A fin de estabilizar el sistema financiero y neutralizar las consecuencias de la crisis es preciso nacionalizar los bancos en quiebra. Es característico que este punto de vista sea compartido por el Presidente de Brasil Luis Inacio Lula da Silva.

En el contexto de la crisis global, considera el director del Banco Central de Argentina Arturo O’Connel, las naciones en desarrollo han de guiarse por una nueva estrategia económica, haciendo hincapié en el desarrollo de la demanda interna. En la práctica esto significa la unión de la economía con la solución de problemas sociales. Muchos participantes de del encuentro han exhortado al afianzamiento de la integración regional frente a la crisis que puede agudizarse en los próximos meses. Como supone el profesor mexicano Jaime Estay, la crisis debe servir de trampolín para un avance sustancial hacia la integración sobre bases renovadas. En el criterio de Estay, esto se puede ver en el ejemplo de la Alternativa Bolivariana para las Américas.

Hemos informado sobre el XI encuentro internacional de economistas dedicado al tema: “Globalización y Problemas del Desarrollo” que acaba de terminar en La Habana. La información ha sido preparada por el comentarista de La Voz de Rusia, Guennadi Sperski.