Sábado, 07 de marzo de 2009
LAS ENSEÑANZAS DE LA OPOSICIÓN
Por: José A. Rangel A

Lo negativo puede ser enriquecedor. Puede fortalecer nuestros conocimientos. Todo depende de la conciencia que le pongas. Sobre todo cuando oímos y observamos a la oposición venezolana.


Da verdadera lástima ver aquellos compatriotas, que sin ser dueños de un alfiler, piensan como capitalistas. Eso es el resultado del trabajo de la oposición y sus medios de distorsión de la realidad.

Crean en los compatriotas incautos, esclavos de conciencia. Son esclavos de ellos, porque creen sin entender y defienden lo que se les afirma a través de sus opiniones mal intencionadas. Simplemente siembran abiertamente en la mente de nuestros compatriotas incautos, lo que a la oposición le viene en gana.

Para los que creían que no existía la lucha ideológica, aquí la tenemos vivita y coleando. Es más, en su forma más furibunda, agresiva y llena de odio hacia el pueblo venezolano, a quien considera ignorante por votar por Chávez.

Se sabe de personas que enfermaron hasta coger cama, porque ganó el SI. Creían estas desafortunadas personas que el mundo se acabaría. Cuando en verdad el mundo lo está acabando el sistema capitalista mundial. Ya ha pasado un tiempo que ganó el SI. Se olvidaron de su enfermedad. Ahora ansiosos ven y leen los medios distorsionantes donde la oposición frustrada, manifiesta sus análisis, esperando una nueva implantación de ideas.

Pues esto de lavar conciencias es el oficio fúnebre de la oposición venezolana, que por cierto, está tan fragmentada y sin horizontes, que se deja llevar de la mano por un triste canal de distorsión.

La oposición al haber perdido el poder político y el poder económico del estado, hace mal uso de lo único que le queda a la mano: la libertad expresión.

En Venezuela gracias a la libertad de expresión, debido a que es un socialismo ampliamente democrático, la oposición hace mal uso de la lucha ideológica gracias a esa amplia libertad de expresión, no conocida antes en la historia patria y quizás en el mundo.

Ante esta amplitud democrática, antes esta libre expresión de la ideas, debemos preservar nuestra conciencia, haciendo el esfuerzo de verificar lo que nos afirman, de comprobar lo que oímos.

Todo lo que venga de la oposición, principalmente, debe ser verificado, consultado, indagado y comprobado. Todo debe ser pesado y medido, como dice un refrán. Eso nos hará ricos en conocimientos. Hagan la prueba y se sorprenderán.

Jarach16@hotmail.com (020309)

José A. Rangel A.