Miércoles, 04 de Marzo de 2009

Iniciamos, o mejor retomamos, nuestro cuento de la semana. Esta vez está a cargo del ministreto de defensa, Juan Manuel ‘La Hiena’ Santos que ha salido a agraviar a los países hermanos de Ecuador y Venezuela con el cuento de la ‘legítima defensa’.

Por: Domínico Nadal, Noti Colombia Pres’s

Lo de ‘legítima defensa’ es un cuento por cuanto ni la República de Ecuador ni la República Bolivariana de Venezuela han agredido o atacado a Colombia. Si tropas de las dos repúblicas hermanas hubieran realizado ataques al interior del territorio colombiano se justificaría la ‘legítima defensa’, pero ¿cómo se puede justificar la violación de la soberanía nacional del Ecuador porque en este país se encontraba el comandante guerrillero de las FARC, Raúl Reyes? ¿Acaso las fuerzas militares del Ecuador no están capacitadas para perseguir a la guerrilla colombiana que entre a su territorio? ¿Acaso no había ‘colaboración’ entre Bogotá y Quito?

Evidentemente que sí. Lo que sucede, pasa y acontece es que el ataque al campamento de Raúl Reyes pretendía, además del asesinato del líder guerrillero, provocar lo que provocó. La regionalización del Plan Colombia, pretensión aplazada por la renuencia de los países limítrofes a involucrarse en la guerra que adelantan los gobiernos de Colombia y Estados Unidos en la pobre Colombia. Ese ataque fue un acto de guerra simple y llanamente.

Los gringos y los gobiernos narco-para-oligárquicos colombianos pretenden que los países hermanos y limítrofes actúen como ‘yunque’ contra la guerrilla de las FARC, en tanto los 3.000 asesores gringos y las casi 500.000 unidades de las fuerzas estatales colombianas actúan como el’martillo’. Lo largamente buscado es que los otros países entren a ayudar a solucionarle el conflicto interno colombiano, inmiscuyéndose en una guerra que no es de ellos pero que sí soportan sus ‘efectos colaterales’ (desplazamiento de campesinos e indígenas que cruzan las fronteras huyendo de la guerra y los bombardeos).

Por estas razones el ministreto de defensa, ‘La Hiena’ Santos, quién tiene sangre en el ojo porque ni la revolución ecuatoriana ni la bolivariana de Venezuela han picado el anzuelo de sus pretensiones, además de su consabido odio a la revolución bolivariana y al presidente Chávez, sale ahora después de su visita a Washington a publicitarse como el ‘candidato presidencial’ más arrodillado, lacayo y cipayo de la narco-para-oligarquía colombiana.

¿Ya recibió ‘La Hiena’ Santos los órdenes que tiene que cumplir para volverse la ‘carta’ predilecta del gobierno de USAmérica? ¿Ya comenzó a mostrarse como el ‘verdadero’ amigo de USAmérica? ¿Ya le ganó la salida del partidor automático al resto de competidores narco-para-oligárquicos?

Todo parece indicar que sí. Por ello la patraña de estos días, que estaba tan preparada que como casi inmediatamente la cúpula de las fuerzas militares más asesinas de América sale a exigirle al narco-paramilitar presidente Uribhitler una reunión urgentísima del Consejo de Superior de Seguridad y Defensa para que analice la ‘amenaza de las FARC’. Claro que en esto hay ‘mano negra’ como se evidencia por las declaraciones del procónsul gringo Brownfield. (A propo, no era que las FARC estaban derrotadas, comiendo raíces?)

Como se prevé, las relaciones diplomáticas entre Colombia y Ecuador y Venezuela están lejos de distensionarse, por culpa de los lacayos narco-para-oligarcas colombianos, que prefieren que los gobiernos de USAmérica continúan tirándoles las migajas del 5% de los recursos para el Plan Colombia -Colombia sufraga el 95% del financiamiento del Plan Colombia con los impuestos de los colombianos-, a mantener erguida su dignidad.

Pero así es el cuento con la narco-para-oligarquía. Su máxima es: ‘Las migajas antes que la dignidad de hombres libres’.