Caracas, 03 Mar. ABN.-

Las últimas declaraciones del ministro de Defensa de Colombia, Juan Manuel Santos, constituyen una amenaza a la estabilidad y soberanía de los países de la región, sostuvo este martes un comunicado emanado del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores de Venezuela.


A continuación el comunicado completo:
“El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, ve con suma preocupación y rechaza las irresponsables declaraciones del Ministro de Defensa de Colombia, Juan Manuel Santos, las cuales constituyen una amenaza a la estabilidad y soberanía de los países de la región.

Es repudiable la actitud prepotente del Ministro Santos, quien nuevamente demuestra su desprecio por el derecho internacional al aseverar que atacar fuera de sus fronteras a fuerzas irregulares, “es un acto de legítima defensa y una doctrina cada vez más aceptada por la comunidad y el derecho internacional”.

El Ministro Santos incurre en un grosero desconocimiento del consenso alcanzado de forma unánime en la región tras la firma de la Declaración de los Jefes de Estado y de Gobierno del Grupo de Río el pasado 7 de marzo de 2008 en Santo Domingo, que expresa: “…el territorio de un Estado es inviolable y no puede ser objeto de ocupación militar ni de otras medidas de fuerza tomadas por otro Estado, directa o indirectamente, cualquiera fuera el motivo, aún de manera temporal”, en donde los Presidentes de la región ratificaron la doctrina de defensa de la soberanía de nuestros países.

Por tal razón, el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, denuncia categóricamente estas declaraciones que son una agresión a la relación de convivencia y respeto que deben tener nuestros países, y constituyen una amenaza a la agenda de cooperación y paz que los presidentes Hugo Chávez y Álvaro Uribe definieron en las reuniones bilaterales realizadas recientemente.

El gobierno del Presidente Hugo Chávez ratifica su voluntad de avanzar en esa agenda positiva con el gobierno de Colombia sobre la base del estricto respeto al derecho internacional y a la sagrada soberanía de nuestra patria”.