Martes, 03 de Marzo de 2009
El Presidente de la República del Ecuador, Rafael Correa, condenó las declaraciones del ministro de Defensa de Colombia, Juan Manuel Santos, quien una vez más, justificó la incursión armada que su país realizó hace un año en territorio ecuatoriano.

Por: VTV/Agencias

No se meta con Ecuador, no cometa ese error. Si su criterio es perseguir y atacar terroristas en cualquier lugar, le puedo dar algunos libros para que sepa dónde comenzar persiguiendo algunos terroristas y narcotraficantes para que empiece por casa», recalcó el Mandatario ecuatoriano durante una ceremonia policial.

El ministro de Defensa colombiano indicó en una entrevista que «golpear a terroristas, que sistemáticamente están atentando contra la población de un país, así estos no se encuentren dentro de su territorio, es un acto de legítima defensa y una doctrina cada vez más aceptada por la comunidad y el Derecho Internacional».

En este sentido Correa manifestó que Santos «no ha entendido que en América Latina ya no hay lugar para aspirantes a emperadorcitos» y le recordó que en la reunión del Grupo de Río que se realizó en República Dominicana, el año pasado, el Presidente Uribe pidió disculpas por el bombardeo que su país ejecutó en la zona ecuatoriana de Angostura.

«Precisamente lo que se hizo fue rechazar por unanimidad estas prepotentes doctrinas atentatorias al Derecho Internacional y sobre todo al Derecho Interamericano (…) Si el Gobierno (colombiano) continúa, pese a las disculpas públicas, con las doctrinas enunciadas por su ministro de Defensa, esta vez nos encontrarán preparados, no nos engañarán más, sabemos bien con quienes estamos tratando», indicó el presidente ecuatoriano.

De igual manera, ante la versión de una alta fuente del Gobierno colombiano según la cual «hoy la provincia de Sucumbíos es el más grande santuario de narcotráfico de las FARC», Correa respondió: «A quien quieren engañar, ¿es que el mundo entero no conoce dónde se encuentra el mayor problema de narcotráfico a nivel mundial? ¡Qué insulto para nuestros policías que arriesgan su vida en un conflicto que no es nuestro, qué insulto para una Policía que tiene los mejores indicadores de lucha contra el narcotráfico en toda la región suramericana y particularmente en la región andina».