Viernes, 27 de febrero de 2009
Venezuela, Bolivia y China rechazan informe de derechos humanos emitido por Estados Unidos
Prensa web YVKE, MPPRE, RNV

El Gobierno Bolivariano denunció el “contenido falso, malintencionado e injerencista” de un informe presentado por el gobierno de Barack Obama y su Secretaria de Estado, Hillary Clinton. También lo hicieron otros gobiernos, movimientos sociales y dirigentes políticos del mundo


El ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro Moros, manifestó que el informe emitido por el gobierno de Estado Unidos en torno a la supuesta violación de los derechos humanos en varios países de la región, está “plagado de mentiras” y “está siendo repudiado en el mundo entero”.

Asimismo, indicó que diversos gobiernos, movimientos sociales, dirigentes políticos a lo largo y ancho del planeta están rechazando el carácter injerencista y malintencionado de dicho informe.

Entre ellos, China emitió esta mañana una declaración a través de portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Ma Zhaoxu, exigiendo a Estados Unidos dejar de considerarse el “guardián” de los derechos humanos del mundo. El gobierno de Bolivia también hizo lo propio a través del viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Sacha Llorenti, quien declaró que el informe presenta una visión inadmisible de la realidad nacional y que el texto es “una simplificación grosera de la realidad nacional que está políticamente motivado y que tiene un análisis parcializado”.

Maduro: Ningún gobierno puede imponerse sobre los demás

El canciller Maduro destacó que ningún gobierno del mundo puede pretender hacer un informe para inmiscuirse, juzgar o calificar situaciones de otros Estados, aún menos en un planeta cada vez más multipolar, y particularmente con una reconstituida soberanía en la región, hoy no se acepta que ningún gobierno pretenda imponerse por encima de otros.

Previamente la Cancillería de la República, en nombre del Gobierno Bolivariano, rechazó el “contenido falso, malintencionado e injerencista” de un informe presentado por el gobierno de Obama, “cuyos alegatos carecen de fundamentos”. El contenido del comunicado puede encontrarse al final de esta nota.

De igual modo, el ministro Maduro apuntó que se le realizó un llamado a la actual administración norteamercana para que cese los ataques contra el pueblo de Venezuela y que culmine la injerencia en la realidad interna de América Latina, además de que se detengan estas prácticas imperiales que golpean y obstaculizan las posibilidades de que se establezcan en el hemisferio nuevas relaciones políticas entre los gobernantes estadounidenses y los gobiernos soberanos de Latinoamérica.

Precisó que el presidente Hugo Chávez ha sido muy claro con la nueva administración de Estados Unidos para que finalicen estas actitudes imperiales. Agregó que ningún gobierno de la región está dispuesto a aceptar este tipo de calificaciones. El ministro Nicolás Maduro expresó que el Gobierno Nacional desconoce y rechaza este informe, refirió que, en todo caso, los asuntos internos de Venezuela se discuten y analizan entre los venezolanos, en el momento apropiado y en las condiciones adecuadas.

Comunicado emitido por Venezuela

República Bolivariana de Venezuela
Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores
Comunicado

El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, en defensa de la soberanía del pueblo venezolano, rechaza de la forma más categórica y firme, la publicación por parte del Departamento de Estado de los Estados Unidos, de un informe en el cual se pretende evaluar el estado general de los Derechos Humanos en diversos países del mundo, entre ellos Venezuela.

El Gobierno venezolano encuentra inadmisible esta práctica recurrente de la burocracia de los Estados Unidos, según la cual funcionarios al servicio del estado con el más oscuro record de violaciones y atropellos a la dignidad humana en la historia contemporánea, pretenden erigirse, sin mandato ni legitimidad alguna, en jueces de otros estados.

El gobierno bolivariano de Venezuela rechaza el contenido falso, malintencionado e injerencista del informe en cuestión, cuyos alegatos carecen de fundamentos y constituyen la expresión de las opiniones antivenezolanas difundidas por sectores que, dentro y fuera de nuestro país, se rehúsan a aceptar que el pueblo venezolano sea dueño de su destino.

El gobierno del presidente Hugo Chávez exige a las autoridades de los Estados Unidos que pongan fin a estas prácticas que siguen lesionando las relaciones entre nuestros estados, las cuales deben tener como base el respeto, la igualdad y la no injerencia en asuntos internos, principios fundamentales que siempre defenderá, a nombre de nuestro pueblo, el gobierno soberano de la república bolivariana de Venezuela.