Jueves, 26 de febrero de 2009
MOSCÚ INTRODUCE ESTRICTO CONTROL DE FLUJOS FINANCIEROS

El Banco Central de Rusia comenzó a mandar encargados especiales a los 24 mayores bancos rusos que reciben medios estatales para resolver el problema de la liquidez en el contexto de la crisis financiera mundial.


La introducción del instituto de “comisarios financieros” puede ser considerada como una de las rígidas medidas anticrisis, propuestas y plasmadas últimamente por el presidente ruso.

Los representantes especiales del Banco Central de Rusia seguirán todos los negocios de monta de los bancos controlados, el manejo de cualesquiera bienes suyos, la transferencia de medios a otros bancos y otras operaciones por una suma superior al 0,5 % de los activos. Además, pueden pedir información “no pública” a cualquier departamento del banco e, incluso, seguir la suma de gratificaciones que perciban los gerentes.

Hoy, en entrevista a Rossiyskaya Gazeta, el fiscal general de Rusia Yury Chaika informó que por encargo del presidente fue creado un grupo de trabajo interdepartamental en el que entraron representantes de la Fiscalía General, del Servicio Federal de Seguridad y del Ministerio del Interior. Con respecto al seguimiento de los flujos financieros encauzados por el Estado a los sectores bancario e industrial como medida anticrisis, se han abierto ya cerca de mil expedientes penales, dijo el fiscal general. El experto en economía Alexander Yákovlev evalúa del siguiente modo el instituto de representantes especiales del Banco Central:

Yo caracterizo esto como un intento de las autoridades de poner coto a los especuladores financieros. Era evidente que tal problema surgiría a finales del año pasado cuando el Estado propuso a los bancos a tomar prestado tanto dinero cuanto se les antojara. En el acto se supo que las buenas intenciones con que el Estado daba este dinero a los bancos no se plasmarían en realidad. Era comprensible que había que devolver este dinero, o bien colocarlo en la economía real.

Los “comisarios” del Banco Central observarán no solo que el dinero prestado a los bancos llegue a las empresas en forma de crédito. Ellos pueden ser enviados a los consejos de directores de aquellas empresas que recibieron créditos de monta. Durante la crisis el gasto de medios públicos no debe ser secreto comercial, dijo al periódico “Védomosti” un miembro del consejo administrativo de un gran banco comercial de Rusia.