Jueves, 26 de febrero de 2009
Israel roba tierras palestinas al construir su muro y reprime a quienes protestan
YVKE Mundial (Luigino Bracci Roa), con información de Ma’an y StopTheWall

La aldea palestina de Jayuus, Cisjordania, ha sido picada en dos por el muro de la vergüenza, separando las casas de las tierras cultivables y dejándolos sin fuentes de trabajo. Construyen asentamientos israelíes en las tierras “tomadas”. Los palestinos manifiestan todas las semanas, pero videos muestran la represión y allanamientos de soldados israelíes en su contra.


Los terribles hechos ocurridos entre diciembre y enero en la franja de Gaza han dejado en un segundo plano a Cisjordania, la región de Palestina que se encuentra en el norte de Israel.

La aldea de Jayyous o Jayyus, ubicada cerca de Qalqiliya, tal vez no ocupe mucho centimetraje en los periódicos o se le dedique tiempo en los noticieros de televisión, pero la situación allí sigue siendo preocupante. En las últimas semanas, la pequeña aldea agrícola, donde viven unas 3 mil personas, ha sido víctima de numerosas redadas, allanamientos e intimidaciones por parte de las fuerzas israelíes debido a las firmes protestas que han hecho sus habitantes contra el “Muro del Aparteid”.

Un muro que cambió completamente su modo de vida

La aldea vivía principalmente de la agricultura, pero el muro los dividió: dejó de un lado las viviendas y del otro el 75 por ciento de las tierras cultivables (ver mapa al final de este artículo). Además, unas 558 hectáreas fueron confiscadas para la construcción del muro. De acuerdo al periódico The Finantial Times, 50 por ciento de los aldeanos de la alguna vez próspera aldea agrícola de Jayyous hoy dependen de ayuda internacional, debido a que el muro ha dificultado o imposibilitado el acceso a los sembradíos.

Para que los palestinos puedan llegar a las tierras, tienen que usar alguna de las dos alcabalas disponibles. Explica Wikipedia que “en junio de 2005 las alcabalas estaban cerradas la mayor parte del tiempo, lo que provocaba protestas de los aldeanos en las mismas. Para febrero de 2007, las puertas se abren sólo 3 horas al día: una hora en la mañana, una al mediodía y una al anochecer”.

El sitio web de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA) explica que Jayyous está ubicada seis kilómetros tierra adentro de Cisjordania, bastante alejada de lo que debería ser la frontera entre ese territorio e Israel, según los tratados de 1949. Sin embargo, el muro israeli viola este tratado y se adentra en Cisjordania, aislando a Jayyus y Qalqiliya de sus tierras cultivables.

Explica UNRWA: “Cuatro mil árboles fueron talados y 125 acres de tierra fueron aplanados para construir el muro”. La barrera aísla unas 900 hectáreas, entre el 75 y el 90 por ciento de la tierra fértil. También aísla unos 120 invernaderos pertenecientes a Jayyous y Falamyeh, junto a seis pozos de agua. “Jayyous se vio forzada a usar un pozo ubicado entre esa aldea y Azzun, compartiéndolo entre ambos, pero el pozo no cubre ni el 50 por ciento de sus necesidades, por lo que el agua tiene que racionarse a 2 horas diarias durante el verano”.

La agencia Ma’an informa que unos 277.000 metros cuadrados (27 hectáreas) de tierra están siendo aplanados y usados para la nueva ruta del muro, con un total de 5.585.000 metros cuadrados (558 hectáreas) que serán confiscados permanentemente cuando el muro esté terminado.

UNRWA también informa que los agricultores palestinos son víctimas de “varias formas de maltrato” al pasar las alcabalas, incluyendo tener que quitarse las franelas y vestimentas, no poder llevar herramientas para el campo ni fertilizantes e intimidación apuntándole los fusiles. El obtener una tarjeta magnética que les facilite el ingreso tiene un costo alto, que no les garantiza su obtención.

Amedrentamiento por protestar

Desde 2002, movimientos palestinos e internacionales han acudido al área donde han protestado con los afectados en contra del muro. Hay que reconocer que Israel ha sido flexible, permitiendo el acceso de estos grupos y de la prensa, pero a pesar de eso los hechos no han trascendido a los medios de comunicación masivos, con muy contadas excepciones.

Sin embargo, eso no ha impedido que los habitantes de Jayyus hagan protestas todas las semanas en contra del Muro, que no han frenado su construcción. Sin embargo, este mes de febrero las fuerzas militares israelíes han realizado varios operativos de amedrentamiento, allanamientos, detenciones e interrogatorios contra los habitantes de Jayyus, de los que no se ha salvado ni el mismísimo alcalde del poblado

Este miércoles 18 de febrero, unos 65 palestinos de Jayyus fueron trasladados a una escuela para ser interrogados, y docenas de casas fueron allanadas supuestamente buscando armas. El operativo duró unas 15 horas. Un operativo similar se realizó el pasado 6 de febrero.

Explica el sitio web Stop The Wall:

La operación comenzó justo después de medianoche, cuando 25 jeeps y 75 soldados a pie entraron en la aldea y comenzaron a entrar en las casas cercanas a la puerta Sur. Tres jóvenes fueron arrestados en sus casas en esta parte de la aldea, que es el punto focal de las manifestaciones semanales de Jayyous contra el Muro.

Después de pasar por todas las casas cercanas a la puerta Sur, las fuerzas de Ocupación se movieron para entrar en la casa perteneciente al alcalde de Jayyous. Le tomaron una foto al alcalde y después arrestaron a su hijo. Luego los soldados empezaron a registrar las casas por toda la aldea, disparando bombas sónicas dentro de las casas antes de entrar en ellas a punta de fusil y aterrorizando a las familias. Desde esta mañana, sobre 50 personas han sido arrestadas, incluyendo el comité juvenil de la Campaña Stop the Wall, que hizo la mayor parte del trabajo de movilización para las manifestaciones semanales. Los jóvenes arrestados han sido rodeados y encerrados en una de las escuelas de Jayyous, y han permanecido allí detenidos durante horas.

Además de los arrestos, las fuerzas de Ocupación también destruyeron las pertenencias de las familias, incluyendo retretes, almohadas y colchones, con el pretexto de buscar armas durante su incursión casa por casa. Los soldados golpearon a cualquiera que intentara detenerlos para entrar en sus casas, incluyendo al menos una anciana. Tomaron fotos de los residentes, y amenazaron con más brutalidades si continuaban con su resistencia. Dos personas se desmayaron como resultado del shock y de la ansiedad, y tuvieron que ser evacuados al hospital.

Después de sus incursiones, los soldados trajeron un buldózer para sellar las dos entradas de la aldea con montículos de escombros y piedras. Entonces empezaron a gritar a través de altavoces por toda la aldea que Jayyous había sido puesta bajo toque de queda. Los residentes habían sido confinados en sus casas, y a nadie se le permitía ni entrar ni salir de la aldea bajo ninguna razón.

Después de esto, vinieron más soldados, hasta completar el número de 100. estos entraron a la fuerza en diez hogares ubicados en los puntos más altos de la aldea. Ubicadas en el sur, en el centro y en el Norte de Jayyous, estas casa s fueron ocupadas por los soldados, que agitaron banderas israelíes en los tejados para molestar a los vecinos. Mientras escribimos esto, los soldados aún están ocupando las casas y se han posicionado en los tejados, que les sirven de puntos clave de vigilancia y posiciones de disparo.

Informó la agencia Ma’an a través de su página web que “la escuela fue dañada gravemente. La entrada fue abierta a la fuerza y todas las puertas fueron sacadas de sus uniones. Hubo interrogatorios masivos allá adentro”, dijo Ulrika Lundquist, voluntaria sueca del Movimiento de Solidaridad Internacional presente en el lugar.

“Israel intenta intimidar cualquier forma de resistencia popular contra el Muro del Apartheid ilegal”, dijo Lundquist. El alcalde de Jayyous, Taher Jaber, aseguró que las acciones israelíes tienen como propósito “hacernos abandonar nuestras tierras”. La casa de Jaber también fue allanada en la incursión.

El que el Movimiento de Solidaridad Internacional haya subido a Youtube varios videos con lo ocurrido en estos días, nos ha motivado a escribir este artículo. Le instamos a verlos y darse cuenta de cómo es el día a día en Cisjordania y cómo las tropas israelíes combaten la resistencia a un muro cuyo propósito final, al parecer, es forzarlos a irse de lo que los israelíes consideran su tierra prometida.

Terrenos se usarán para asentamientos israelíes

La organización “Stop the Wall” asegura que partes de las tierras palestinas que les fueron arrebatadas con el muro israelí serán usadas parta construir una nueva aldea israelí, llamada Zufim Norte. “La construcción de infraestructura para el nuevo asentamiento israelí conocido como ‘Zufim Norte’ ha empezado, con la construcción de una red eléctrica que permitirá la construcción de nuevas casas” para los israelíes. Afirman que las construcciones están a cargo de la compañía Leader, propiedad del multimillonario Lev Leviev, el 210 hombre con más dinero en el mundo, quien ha amasado una fortuna de 6.500 millones de dólares gracias al negocio de los diamantes y los bienes raíces.

Leviev, nacido en lo que hoy es Uzbequistán, ha acumulado su riqueza con la explotación de los diamantes de Angola y Namibia, por medio del holding Africa Israel Investements; actúa en el area petrolera con Alona-FINA (es dueño de 1.700 estaciones de gasolina en Estados Unidos) y en el sector inmobiliario internaciónal con Danya Cebus y AFI. También es dueño de la fábrica de trajes de baños Gottex, distribuidora (a través de una licencia) de ropa del grupo español Inditex, particularmente de las marcas Zara, Pull and Bear y Massimo Dutt, razón por la cual algunos grupos pro-palestinos piden el boicot de estas marcas. También es dueño de numerosas propiedades en Nueva York, entre ellas el edificio del New York Times.

¿Acabará en algún momento el ataque contra los palestinos en Gaza y en Cisjordania? SU resistencia continúa, pero también dependen de las acciones del resto del mundo para seguir adelante.