Jueves, 26 de febrero de 2009
AMENAZA DE QUIEBRA EN PAISES DE LA UE

Las pérdidas que sufre la Unión Europea a causa de la crisis financiera y económica mundial adquieren proporciones cada vez más amenazantes.


En 16 países comunitarios el déficit presupuestario de este año, según las previsiones, superará al 4% del producto interno bruto. Esta cifra en alguna que otra parte puede ser superior. Por ejemplo, en Irlanda se espera un déficit anual del 14%. Además, con mayor frecuencia se expresan temores de que algunos países de Europa pueden declararse en quiebra.

El vicedirector del Instituto ruso de EEUU y Canadá, Víctor Supián, dice al respecto: “En una difícil situación se han visto no sólo las compañías de muchos de los grandes países del mundo, sus bancos y su sistema financiero en general, sino los propios Estados y, sobre todo, los eslabones más débiles de la economía mundial. La crisis afecta más que nada a los países del Báltico y de Europa del Este, lo cual, a su vez, representa una amenaza para la estabilidad de la Unión Europea”.

Por cierto que difícilmente la UE permita que los países que la integran se declaren en quiebra –señaló Víctor Supián. Pienso que dado que la UE ayuda a sus compañías, más aún ayudará a los propios Estados, lo cual, dicho sea de paso, ya se está haciendo: el Banco Central Europeo prometió ayuda financiera a toda una serie de países del este de Europa. Mucho dependerá de cuán rápidamente la crisis financiera y económica toque fondo –subrayó el experto ruso.

El ministro de Finanzas de Alemania, Peer Steinbrück, ha declarado que los Estados relativamente estables de Europa deberán salvar de la quiebra a los socios más pobres. Entretanto, a los gobiernos de los países europeos les resulta cada vez más difícil colocar nuevas emisiones de títulos de deuda. En Italia los miembros del gabinete dicen que si no se colocan nuevas emisiones de títulos no habrá con que cubrir los gastos públicos.

No hace mucho entraron en circulación papeles especiales de valor CDS, que aseguran contra una posible quiebra al emisor, que puede ser incluso un Estado. En las últimas semanas, el valor de los CDS en las deudas públicas de los países europeos crece indeclinablemente. Además baten récords no sólo los niveles de los CDS de los países de Europa del Este, sino también de los pilares de la Unión Europea como Francia o Alemania. Esto prueba que los corredores de Bolsa contemplan seriamente la posibilidad de quiebras estatales en el Viejo Mundo.