Viernes, 13 de febrero de 2009
Tenemos el privilegio de vivir una etapa crucial
Por: Luis Alberto Matos

“Por amor, vamos todos y todas el 15 de febrero a votar SÍ”
Hugo Rafael Chávez Frías

Hábito de años, concluyo el desayuno y leo la prensa local antes de iniciar la jornada diaria. Los titulares me confunden; no logro entender esta vez hasta donde podrá llegar la desidia.


Veo otro diario y nada cambia. Busco la fecha y es la correcta. Es del día de hoy: jueves 15 de febrero del año 2018. ¡Este Leopoldo, en sólo cinco años, ha sido capaz de tirar todo por la ventana!. ¿Cómo es posible que haya llegado a Miraflores?

Parece que su único Proyecto fué ver que hacíamos antes para cambiarlo todo y ponerlo exactamente al revés.

Petróleo y economía
Cuando subió la gasolina, todos los precios se dispararon. El transporte nos quitó un enorme porcentaje de nuestros ingresos, porque subieron los fletes y los pasajes. Entonces nos dijeron que eso estimulaba la economía y el empleo. ¡No estoy seguro! No hay más buhoneros porque el impuesto que le agregan al precio, les tumbó la clientela.

Además, en relación a la gasolina, el Ministro de Leopoldo declaró que el Estado no podía vendernos el combustible más barato que en el exterior. Eso y que era sano. Además, formaba parte del acuerdo que habían firmado en inglés.

De inmediato surgieron compradores internacionales y PDVSA fué finalmente rematada, por partes y secciones, al mejor postor en cada operación y área. Ya no hay refinerías venezolanas, ni mucho menos complejos petroquímicos. Privatizaron los tanqueros y los volvieron a bautizar como las Misses.

Nos salimos de la OPEP y eliminaron Petroamérica, Petrocaribe, Petrosur y Petroandina. Los ingresos petroleros vuelven a ser según el impuesto y la regalía; y no influimos en los precios del crudo. Los fijan según el Brent, el Mar del Norte y el West Texas Intermediate. Nos prohibieron hablar de la Cesta.

No hubo más Pdvalitos y Mercal no pudo seguir vendiendo alimentos subsidiados al pueblo. La comida tomó el camino del libre mercado. Y atrás se fueron los servicios médicos. Los seguros no pudieron pagarnos consultas ni medicinas a todos y las pólizas se hicieron impagables. Privatizaron la educación; escuelas, liceos y universidades cobran lo que quieren.

De vivienda mejor ni hablo. No más política habitacional. Los alquileres se liberaron; los contratos son por tres meses no renovables y tienes que compartir el baño y la cocina, porque te alquilan por habitaciones. Comprar es una ilusión, pero nos convencieron que es obligatorio para mantener la economía.

Quitaron el PVP y eliminaron Indepabis. Por supuesto, todos los precios subieron. Lo peor no es la inflación, sino los bajos sueldos. Ya no existe el salario mínimo y la pensión de vejez volvió a ser tan ridícula como hace medio siglo.

Banca y divisas
El bolívar ya no es fuerte. Tanto así, que libremente venden en dólares y en euros. ¡No está penalizado!. Como no hay control de cambio, ni CADIVI, ni dólares preferenciales, el precio fluctúa según el libre mercado.

Atrás se fueron las tasas de interés y regresó aquello que llamaban cuota balón para vivienda y vehículos. Nadie sabe realmente cuánto le vá a costar el carrito ni el apartamento. Y como ya no existen instituciones financieros del Estado, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional son quienes dictan las reglas.

Uno de los Ministros de Leopoldo dice, según leo en el titular de primera página, que nos van a ayudar con el ALCA. En letra pequeñita, sin embargo, mencionan las cosechas de unos centenares de miles de hectáreas a cambio del favor.

Riquezas y socialismo
Pero no fué sólo la industria petrolera la única privatizada. SIDOR ya regresó al grupo que la tuvo antes; nuestro hierro deja de ser venezolano en cuanto sale de las minas y el cemento volvió a cantar mariachis. Lactuarios y laboratorios hablan inglés y holandés.

Detuvieron drásticamente, por tercera vez en la historia venezolana, los planes ferrocarrileros que siempre creímos ideales para el transporte de carga. Como tampoco hay aerolíneas públicas y CANTV ya no termina en “V”, prácticamente no hay personal técnico en las nóminas del Estado.

¿Médicos? A los cubanos los echaron hace un lustro, en cuanto llegó Leopoldo. Los entrenadores los acompañaron en los viajes de regreso.

Votaremos por el SÍ
Pero no es sólo Caracas. Al establecer la descentralización, se crearon cuerpos policiales nacionales, estadales, distritales, municipales y hasta parroquiales. Montaron peajes en todas partes. El tránsito está peor que nunca. ¡Y eso que pusieron dos días de parada a la semana!

Dicen que más atrás viene la partición final del territorio patrio. Aunque esta ya comenzó. El Estado Amazonas y la mitad del Estado Bolívar fueron declarados parte de la “Zona Amazónica Libre” bajo el control directo de las “Naciones Unidas” e indirecto del G-8. Ya no ondea allá la bandera venezolana, que dicho sea de paso: volvió a tener siete estrellas.

Hablan de “sus” reservas de agua que, por nacer allá, somos sólo usuarios y que nos la van a cobrar.

¿Y la soberanía? ¿Y la defensa? ¿y la seguridad? ¿Donde está la fuerza armada bolivariana? ¡Ya me acuerdo! Leopoldo y su Congreso (ya no es Asamblea Nacional) aprobaron su eliminación porque no estamos en guerra.

¡Y nadie dice nada! Yo tengo que escribir esto. Cojo el celular y llamo al Director de TEMAS. Tenemos que denunciarlo. Oscar responde y me dice calladito: “Luis, tu celular está pinchado. TEMAS no está saliendo” ¿y mis artículos? ¿y las ilustraciones de Rúkleman?

Oscar me responde: “A Rúkleman se lo llevaron preso. Está pintando grafitis en Yare. Cuídate, Luis” y trancó.

¡Y ahora que hago! grito. “Despiértate. Tienes una pesadilla”, oigo a Maglene. “Tomate este vaso de agua. Estás sudando.”

Sí.. estaba soñando. Abro los ojos y le digo: “Hoy es domingo 15. Vámonos rapidito a votar SÍ. Ahora, después de esta pesadilla, es cuando realmente veo lo que nos puede pasar”
jaquematos@cantv.net