Jueves, 12 de febrero de 2009
AFGANISTÁN 20 AÑOS DESPUÉS
Fuente: The Voice of Russia

El 15 de febrero se cumplen 20 años de la “guerra afgana” con participación de un contingente limitado de tropas soviéticas, guerra que en cierta medida ha quedado poco clara, enigmática, misteriosa.


Desde entonces crecieron varias generaciones, para quienes los sucesos de aquellos años son historia lejana. Así lo ha dicho a La Voz de Rusia el teniente general, Héroe de la Unión Soviética y presidente del Comité para los asuntos de los combatientes internacionalistas adjunto al Consejo de jefes de Gobierno de los países de la Comunidad de Estados Independientes, Ruslán Áushev.

Pero la campaña militar, que se prolongó por espacio de 10 años, 20 años después de su conclusión sigue planteando una enorme cantidad de cuestiones. ¿Quién y por qué necesitaba eso? En opinión del héroe de la guerra afgana, Ruslán Áushev, ha llegado la hora de hablar francamente de las verdaderas causas de la guerra en Afganistán. La Unión Soviética entonces fue arrastrada a un juego geopolítico por servicios secretos extranjeros –estima Ruslán Áushev. “Por cierto que ha sido un juego y consistía en lo siguiente –dice Ruslán Áushev. En 1975 los norteamericanos terminaron la guerra en Vietnam. EEUU estaba extenuado y necesitaba debilidad a la Unión Soviética. Había que idear una operación militar para organizarle a la URSS “su propio Vietnam”. Incluso no puedo imaginarme cómo nuestros políticos y servicios secretos cayeron en semejante trampa. La introducción de tropas soviéticas en Afganistán tenía por objetivo arrastrarnos a nosotros también en una prologada y extenuante campaña militar. Y eso resultó”.

Afganistán se vio envuelto en una serie de operaciones bélicas durante largos años y sin pausas: la revolución, la entrada y salida de las tropas soviéticas, la llegada al poder de los talibanes, la introducción de las tropas de la coalición, el narcotráfico, los conflictos internos y las contradicciones políticas… Al comparar la misión de las tropas soviéticas en Afganistán y de las actuales operaciones en ese país de los militares norteamericanos y de la OTAN, Ruslán Áushev destacó que los objetivos y tareas de la URSS y de la OITAN son totalmente diferentes. Diferente es también la actitud hacia el país, hacia su gente. Pero lo principal es que el problema afgano no se puede resolver por medio de la fuerza –asegura Ruslán Áushev. “El problema puede resolverse mediante otros medios. Por ejemplo, la diplomacia. Aunque claro está que la Unión Soviética debía defender de alguna manera sus intereses. Cabe remarcar que la introducción de tropas soviéticas en Afganistán era simplemente glorificada. Incluso hoy muchos de aquellos extremistas que combatían contra nosotros están revisando su actitud hacia los rusos. Ellos tienen la posibilidad de cotejar las operaciones de las fuerzas de la coalición con las del contingente soviético. Y la balanza se inclinó totalmente a favor nuestro. Cuando en 2005 estuve en Afganistán, los afganos me decían que fue un gran error combatir entre nosotros. Era necesario resolver todos los problemas de otra manera: por medio de la diplomacia, de los órganos de seguridad, del desarrollo de la economía”.

Pues bien ¿a qué conclusión se puede llegar después de todo lo dicho? La conclusión cae de madura: nadie y nunca podrá resolver el problema afgano por medio de la fuerza. Ha llegado la hora de que la comunidad internacional comprenda una simple verdad: con los afganos es mejor llegar a acuerdos y resolver todas la cuestiones de forma pacífica. De otra manera, Afganistán seguirá siendo el “gatillo” de las pasiones mundiales.