Viernes, 30 de Enero de 2009
Desarrollo de aviones sin piloto marca la era de la guerra robótica aérea
Por: Iliá Kramnik

RIA Novosti. La exposición de aviones sin piloto de uso múltiple UVS-Tech-2009 celebrada en estos días en Moscú demostró la creciente importancia de este tipo de tecnología para los ejércitos modernos.


El tema de los aviones sin piloto acaparó el interés de los expertos después de la guerra de los cinco días entre Rusia y Georgia y la operación militar de Israel en el sector de Gaza.

En ambos conflictos se utilizaron este tipo de aparatos. Después del conflicto ruso-georgiano representantes de las Fuerzas Armadas de Rusia plantearon las posibilidades de comprar ese tipo de aparatos a Israel.

Los aparatos volantes sin piloto (AVPS) o ´drones´ durante mucho tiempo fueron artilugios militares exóticos al alcance de algunos países ricos, pero actualmente, con el desarrollo de las tecnologías han adquirido mucha popularidad y demanda entre muchos países por sus evidentes ventajas.

Los AVPS se perfilan como la única alternativa a los aviones de combate convencionales muy costosos, que exigen pilotos altamente calificados y también infraestructura de tierra, que encarece aún más su utilización.

A diferencia de cazas y bombarderos, los ´drones´ además de carecer de pilotos se distinguen por sus dimensiones y costos reducidos, su mantenimiento no es complicado y tampoco necesitan de infraestructuras complejas.

La mayoría de los modelos que están en uso, el instrumental necesario para su funcionamiento (equipos y combustible) se puede transportar en uno, máximo dos vehículos, lo que amplia sus posibilidades de aplicación en condiciones donde es imposible utilizar aviones de guerra por falta de espacio, carencia de pistas de aterrizajes, torres de control, hangares de almacenamiento y combustible y otras instalaciones.

Al ser aparatos totalmente automáticos, los AVPS son aptos para cumplir misiones de alto riesgo, reduciendo al mínimo la posibilidad de pérdidas de especialistas altamente calificados como son los pilotos de aviones de combate.

Estos y otros factores condicionaron un salto en la demanda de ´drones´ y como consecuencia, un notable aumento de los países y empresas dedicados a su diseño, fabricación y venta. Entre los países líderes en este campo figuran Estados Unidos, Japón, algunos países de la Unión Europea, Rusia e Israel.

Un segundo grupo de países que desarrollan y ofrecen modelos interesantes de AVPS con muy buenas perspectivas en el mercado son China, India, Irán y África del Sur.

Algunos ´drones´ pueden despegar desde las manos de un operario o desde plataformas compactas instalados sobre vehículos incluso de turismo. Una vez en vuelo, desarrollan velocidades de entre 100 y 200 kilómetros por hora transportando carga útil de varios centenares de gramos hasta una decena de kilogramos.

Por lo general, la carga útil que transportan los AVPS son cámaras de video, radio trasmisores, instrumentos de navegación, localizadores, goniómetros (para medir ángulos) y otros instrumentos.

De esta manera, los AVPS suministran valiosa información táctica y de reconocimiento, lo que aumenta las posibilidades operativas en el caso del avance de grupos de tropas, incluso poco numerosos y sin mucho armamento de apoyo.

Los AVPS se utilizan para patrullar durante tiempo prolongado regiones en conflicto, sus instrumentos permiten la trasmisión y recepción de información en tiempo real y la utilización de materiales de cubrimiento especiales los convierten en “invisibles” a los radares.

Con su ayuda se pueden efectuar operaciones de combate complicadas como, por ejemplo, rectificar el fuego de artillería o instalaciones de misiles múltiples en momento de atacar en tiempo real objetivos ocultos, misiones que antes no se podían efectuar sin la ayuda de comandos de reconocimiento.

Entre los AVPS más eficaces en misiones tácticas y de reconocimiento cabe resaltar los ´drones´ de clase pesada estadounidenses Global Hawk.

Provistos con modernos instrumentos y radares ópticos y electrónicos estos aparatos pueden desarrollar tareas destinadas a aviones de reconocimiento o espías todavía más costosos, sin los cuales, no se puede realizar ninguna operación militar moderna.

Sus características de baja detección ante radares y la posibilidad de permanecer en vuelo continuó durante decenas de horas convierte a estos aviones en elementos de aplicación universal en cualquier tipo de acción de guerra.

Entre los AVPS de primera categoría figuran los aparatos en capacidad de atacar o ´drones asesinos´ con ayuda de armas, cargas explosivas o y proyectiles inteligentes.

Este tipo de ´drones´ cumplen simultáneamente dos funciones, detectan objetivos enemigos y los destruyen. Estos artilugios son especialmente eficaces para neutralizar objetivos de alta movilidad en capacidad de cambiar rápidamente su posición tras ser detectados, digamos por aviones espías.

No obstante, debido a limitaciones de peso, estos ´drones´ tienen posibilidades de ataque muy reducidas y hasta el momento, en lo que respecta a la destrucción de objetivos, los aviones convencionales tienen muchas ventajas sobre los AVPS.

A parte de las aplicaciones anteriormente descritas, los´drones´ pueden desempeñar otras funciones clave, como servir de instrumento de comunicación y coordinación a las diferentes agrupaciones militares que participan en operaciones bélicas, también pueden vigilar objetivos altamente protegidos y pueden participar en las misiones de búsqueda de pilotos de aviones y helicópteros abatidos.

Desafortunadamente por ahora, el Ejército ruso no aprovecha los ´drones´ en la forma en que lo hacen otros países desarrollados.

Los comandantes rusos de batallones y agrupaciones de avanzada no tienen más opción que soñar en el momento cuando podrán utilizar AVPS para corregir en tiempo real los ataques de artillería o de la aviación contra blancos específicos como ya lo hacen los militares de EEUU e Israel.

Actualmente, el Éjército ruso sólo puede utilizar los ´drones´ tipo “Pchela” para misiones de reconocimiento en el campo de batalla y en la retaguardia inmediata del adversario, pero para otro tipo de tareas de guerra estos aparatos son insuficientes.

Como otros armamentos modernos, y a pesar de su sencilla apariencia externa, los ´drones´ son artilugios tecnológicamente complicados por los instrumentos que transportan a bordo cuyo funcionamiento a veces requiere de equipos instalados en tierra.

En cuanto a las posibilidades de los AVPS para corregir los ataques de artillería en tiempo real hay que tener cuenta la necesidad de diseñar y construir los equipos correspondientes para que los artilleros puedan gobernar el trabajo de los ´drones´. Esto se refiere más que todo a equipos de comunicación moderna, navegación y posicionamiento por satélite y otros aparatos. En este sentido, la exposición UVS-Tech- 2009 mostró las grandes posibilidades que existen en este campo.

Países pequeños como Georgia u otros similares, en cierta medida pueden solucionar problemas operativos de sus Fuerzas Armadas con la compra de cantidades reducidas de ´drones´, pero las FFAA de países como Rusia necesitan cantidades muy considerables de ´drones´ de diverso tipo y también un amplia gama de equipos e infraestructura complementaria.

La creación de esa flotilla de ´drones´y su infraestructura de apoyo requiere varios años y una inyección importante de inversión. La compra de algunos modelos a Israel para el estudio de esa tecnología es una labor útil pero no dará el efecto necesario. Rusia debe desarrollar su tecnología propia de AVPS.