Jueves, 29 de Enero de 2009
»La primera exigencia fue la seguridad de los involucrados en la liberación»

La senadora colombiana Piedad Córdoba, y mediadora del proceso de liberación de retenidos por las FARC, indicó que ya el proceso «prácticamente arrancó». Asimismo, agradeció a todos los participantes en el mismo por lograr un objetivo de interés común para las partes y para el pueblo en general, sin olvidar mencionar que este proceso de tres fases podría ser un primer paso para la paz en Colombia.


TeleSUR _ 28/01/2009
La senadora colombiana Piedad Córdoba, precisó este miércoles que lo fundamental de esta futura liberación es la seguridad de todos los partícipes de la misma, por lo que esta fue la primera exigencia para el Gobierno colombiano.

Durante una entrevista en exclusiva con TeleSUR, Córdoba, que ya tiene las coordenadas de la liberación del venidero domingo, manifestó su agradecimiento a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), a los Gobiernos colombiano y brasileño, «porque hemos logrado realmente confluir en una decisión que quería el pueblo colombiano».

A continuación, TeleSUR presenta el texto íntegro de la entrevista:

Después de la reunión con el Alto Comisionado (Luis Carlos Restrepo), el Embajador de Brasil (Valdemar Carneiro Leao Neto) y el representante del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) (Yves Heller), ¿cuáles los puntos más importantes de este encuentro y qué avances hay?

Bueno, yo pienso que lo más importante es que en mi poder ya están todas las coordenadas. Van a ser tres entregas y todo el proceso prácticamente ya arrancó, y a partir del lunes hacemos las entregas de las primeras liberaciones.

¿Usted cree que existen plenas garantías por parte del Gobierno y de todos los que están en el proceso, para que la liberación se dé con seguridad, claridad y transparencia?

Lo primero que le hemos exigido al Gobierno colombiano es que se comprometa a la seguridad de todos los involucrados en este proceso. Hemos sido muy claros y muy explícitos con el Gobierno de Brasil a quien le agradecemos y donde le hemos expresado nuestras preocupaciones. Entendemos claramente que este proceso se da en medio de los bombardeos, que son obviamente la política de seguridad democrática, pero sí solicitamos hoy que no se dieran bombardeos especiales que tengan como miras entorpecer el proceso de liberación.

Sobre todo porque hace días estuvo a punto de que Alan Jara perdiera su vida. Entonces al Gobierno de Brasil fuimos hoy muy claros al explicitarlo, se están descaracterizando las naves que se van a utilizar, es decir, la barriga de todos los helicópteros se pintan de blanco. Se van a tomar otras decisiones que tienen que ver con la logística pero que llevan implícito siempre los logos de la Cruz Roja. Es decir, confiamos en que entre el Gobierno de Brasil, la Cruz Roja Internacional y el Gobierno colombiano se den todos las garantías de seguridad.

¿Cuál va a ser la logística y cuál va ser la participación del Gobierno del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y de Colombianos por la Paz?

La participación de la gente es la que lleva la Cruz Roja Internacional, los que vayamos de Colombianos y Colombianas por la Paz, los técnicos y sobre todo la tripulación, fundamentalmente. Yo diría que somos unas 15 personas en total.

El momento que vive Colombia, ¿qué significan estas liberaciones y los caminos hacia la paz que ellas abren?

Primero que todo y antes de que se me pase, déjeme darle las gracias al Gobierno colombiano a través del Alto Comisionado (Luis Carlos Restrepo), a la Cruz Roja Internacional, al Gobierno de Brasil, y a las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), Ejército del pueblo, porque hemos logrado realmente confluir en una decisión que quería el pueblo colombiano que quiere, y pues obviamente que hemos sido muy exigentes porque nosotros no estamos simplemente cuidando esta liberación, sino que mucho más allá de esta liberación, tenemos que avanzar hacia el proceso del cambio humanitario, que creo que lo quiere todo el país y toda América Latina. Un proceso que arrancó con el presidente (Hugo) Chávez, y que lo sabe el mundo, y que nos tiene que llevar a comenzar un proceso de no retorno frente a la búsqueda de escenarios de negociación y de paz en Colombia.

¿Qué es lo que viene durante estos días antes de la liberación y qué ocurrirá después que éstas se den?

Yo creo que lo que vendrá en los próximos dos días es dedicarnos exactamente a que las cosas salgan bien. Hay una cosa que es importante, y eso fue una exigencia de Colombianos y Colombianas por la Paz, donde pues nos preocupamos mucho de salir de Brasil donde arranque el operativo. Y nos vamos es a dedicar a eso. Ya la tarea de nosotros de estar en el procedimiento de entrega, culmina ahí, y nos volveremos a preocupar ya por responder la carta que enviaron las FARC, la última. Agradecer este envío que significa, diría yo, un mensaje de paz para Colombia y para el mundo.

Además de eso, el ELN (Ejército de Liberación Nacional) ha enviado a Colombianos y Colombianas también una carta solicitando el diálogo epistolar. Nosotros a pesar de las dificultades, vamos a ocuparnos de ello y a procurar que este año, como lo hemos expresado en muchas oportunidades, sea un año de la humanización de la guerra en Colombia, y la posibilidad de construir, vuelvo y repito, la salida política y negociada del conflicto de manera definitiva.