Miércoles, 28 de Enero de 2009
Cuba-EE.UU: Las «buenas intenciones» tendrán que sobreponerse a los planes mafiosos, señala Alarcon
Por: Jean Guy Allard

El presidente del Parlamento cubano presenta el libro de Fabián Escalante y comenta:»Por buenas que sean las intenciones de algunas personas, tendrán que sobreponerse a sectores que no son débiles».


Después de 50 años de agresión norteamericana, está demostrado que «por buenas que sean las intenciones», los sectores favorables a un mejoramiento de las relaciones con Cuba en Estados Unidos, tendrán que «sobreponerse y derrotar» a los elementos que a lo largo de estos años han intentado «exterminar al pueblo cubano», señaló el viernes 23 de enero el Presidente de la Asamblea Nacional, Ricardo Alarcón de Quesada.
El parlamentario participó en la presentación del último libro de Fabian Escalante Font, Operación exterminio, 50 años de agresiones contra Cuba, en el cual el ex jefe de la Seguridad del Estado cubana recoge estas cinco décadas de guerra no declarada de Washington contra la Isla.

Alarcón recordó que en los últimos meses del año 1958, el presidente Eisenhower, el vicepresidente Nixon, el Director de la CIA, el Jefe del Pentágono, los jefes militares y el Secretario de Estado hicieron todo lo que pudieron para «impedir una victoria de Castro». Y que en este proceso el mismo Eisenhower constantemente insistió para «que no se vea la mano de Estados Unidos».

«El que tenga duda de esto —dijo Alarcón— que se lea este documento desclasificado que, cerca de la medianoche del 31 de diciembre de 1958, Christian Herkel, entonces Secretario de Estado de Eisenhower, estaba preparando para enviárselo a su embajador en La Habana.

«Es un documento amargo. Resume la frustración y el dolor del gobierno norteamericano al ver que no le ha sido posible salvar al gobierno Batista. Hace un recuento de todo lo que habían hecho por ayudarlo, desde el entrenamiento de los oficiales de las fuerzas aéreas batistianas, esas que bombardearon la Sierra Maestra, que bombardearon Santa Clara…»

COOPERARON CON BATISTA EN MATERIA DE ENERGIA NUCLEAR

En este texto, subrayó el parlamentario cubano, Herkel explica sucesivamente «que bombardearon poblaciones civiles; el entrenamiento y el asesoramiento de los principales cuerpos represivos; el entrenamiento a tropas completas; el apoyo diplomático…»

Pero el colmo ocurre, apunta Alarcón, “cuando Herkel señala —confieso mi total ignorancia antes de conocer los documentos desclasificados— la cooperación que mantenían en el uso de la energía nuclear…»

«Imagínense ustedes si hubiera algún documento que hablase, ya en la Cuba revolucionaria, de contactos nuestros con alguien para el desarrollo de la energía nuclear… ¡el escándalo que se armaría en el mundo!»

La frase «que no se vea la mano de Estados Unidos» de Eisenhower va regir durante todo este período, añadió el Presidente del Parlamento. «Y cuando triunfa la Revolución van a intentar destruirla. Pero van a tratar sobre todo de exterminar al pueblo, de aniquilarlo», a fuerza de hambre y de sufrimientos.

«Algunas expectativas, algunas ilusiones se levantan por aquí y por allá…» continuó el Presiente del Parlamento cubano. «Hay que tener en cuenta que por buenas que sean las intenciones, por buenos que sean los deseos de algunas personas, para cambiar esta política, incluso en aspectos parciales, tendrán que sobreponerse a sectores que no son débiles», que siempre hostigaron a Cuba.

Como demostración de esta voluntad de obstaculizar la normalización de las relaciones, Alarcón citó el hecho de que este 14 de enero último, la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro, decretó «clarificaciones legales» sobre los viajes a Cuba. «No para aflojarlas sino para asegurarse de que los controles serían aún más rigurosos».

«UNA GUERRA DONDE FUERON VENCIDOS»

Por su parte, al explicar la composición de su trabajo de investigación y relatar estos 50 años de lucha de los Organos de la Seguridad de Estado, Fabián Escalante subrayó cómo la CIA, en su guerra contra Cuba, llegó a disponer en Miami, en los años 60, «de una base operativa con 4 000 agentes cubanos, 400 oficiales norteamericanos, una marina de guerra, una fuerza aérea, con 100 millones de dólares al año, toda una logística».

«Fueron entonces miles de hechos subversivos, actos terroristas, intentos de alzamiento, más de 30 organizaciones contrarrevolucionarias, operaciones de todo tipo…»

«Solo en los primeros nueve meses del año 62, se realizaron en Cuba 5 780 actos terroristas, actos subversivos, intentos de asesinato, para que tengan una idea de cuál fue la violencia de aquella época, una extraordinaria guerra: una guerra donde fueron vencidos».

Precisó Escalante: «Durante aquellos años, el pueblo cubano con sus organizaciones revolucionarias, políticas, con Fidel al frente, los venció…»

En esa escalada comenzó también lo que la CIA denominó la guerra biológica, recordó. «No podemos olvidarnos de esto: solamente en esta época se introdujeron en Cuba trece plagas, entre ellas el dengue hemorrágico que afectó a 350 000 personas, entre las que murieron 1258 cubanos de ellos 101 niños…

“La peste porcina africana por dos ocasiones arraso la masa porcina del país…

«Los años 60 fueron la época —la de Nixon— donde también se apretaron las tuercas del bloqueo económico”, añadió el general de división.

«HAY ALGUIEN QUE RECIBE UN SALARIO»

Como parte de su guerra sicológica, de la subversión generalizada, a través de todos estos años, la CIA también desencadenó grandes operaciones desinformativas, para desacreditar a la Revolución cubana.

Hoy mismo, «en casi todos los principales países de este continente y del continente europeo, hay un mecanismo destinado a desacreditar a la Revolución cubana…»

«Hay alguien que recibe un salario para difamar, para engañar sobre la Revolución cubana. En esta gran campaña se crearon Radio Martí y otras muchísimas emisoras con las que van bombardeando, tratando de subvertir a la Revolución cubana.”

«Es la estrategia que han seguido hasta nuestros días», precisó Escalante para luego concluir al recordar una reunión convocada el 18 de mayo de 1961 por el Comandante Ramiro Valdés, entonces jefe de la inteligencia cubana ,donde hablo el Comandante Ernesto Che Guevara.

“Al final empezó a hablar sobre nosotros, nos explico como debíamos ser y como no debíamos ser…”, indicando que su libro contiene el texto de aquellas recomendaciones.

Publicado por la casa editorial cubana Ciencias Sociales, Operación exterminio, 50 años de agresiones contra Cuba, estará próximamente disponible en librería.