Domingo, 25 de Enero de 2009
El Gran Jurado para el caso Posada ha costado ya millones al contribuyente
Por: Jean Guy Allard

“El año nuevo no parece especialmente luminoso para el terrorista fugitivo”, según la especialista norteamericana Ann Louise Bardach.
Para Kaos en la Red


El Gran Jurado que sesiona en Nueva Jersey desde hace tres años, que debe examinar evidencias de la participación del terrorista internacional Luis Posada Carriles en la campaña de terror que desencadenó en La Habana en 1997, ya ha costado al contribuyente norteamericano “millones de dólares”. Sin haber llegado a resultado alguno.

Lo afirma la periodista e investigadora Ann Louise Bardach, en un análisis de las relaciones cubano-norteamericanas publicado por el diario The Washington Post, donde prevé que “el año nuevo no parece especialmente luminoso para el terrorista fugitivo”, que intentó varias veces asesinar al líder cubano Fidel Castro y “ha disfrutado de un refugio seguro en Miami”.

Bardach es la especialista norteamericana que reveló en octubre último, en un artículo publicado por el sitio web slate.com, cómo un abogado de cómplices del terrorista le confesó que esa investigación se encontraba paralizada para no dañar al ‘ticket’ de McCain, a los Diaz-Balart y a (Ileana) Ros-Lehtinen”.

La reportera hizo público, a partir de confidencias de investigadores del FBI de Miami, el hecho de que el propio jefe de esa oficina de la policía federal destruyó el expediente de Luis Posada, en el 2003, mientras lo reclamaba la justicia de Panamá donde se encontraba inculpado por terrorismo.

Según las propias admisiones de un abogado del delincuente, el dossier de Posada ha sido manejado “al más alto nivel” desde su entrada ilegal en territorio norteamericano a bordo del barco camaronero Santrina, propiedad del terrorista y traficante de armas Santiago Álvarez Fernández Magriñá, en marzo del 2005.

Posada entró a EE.UU. usando un pasaporte guatemalteco con su foto y el nombre de Manuel Enrique Castillo López que le había supuestamente conseguido quien la prensa mafiosa de Miami denominó su “Benefactor”.

DE MANIOBRA DILATORIA EN MANIOBRA DILATORIA

Por otro lado, un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de la Nueva Orleans ordenó en agosto último que Posada fuera sometido de nuevo a juicio, bajo cargos de fraude migratorio. Tres días después de que el vicepresidente de Panamá aseguró que su país reclamaría la extradición del terrorista por ser inconstitucional su indulto del 2004 en este país.

El caso penal contra Posada fue rechazado el 8 de mayo del 2007 por la jueza federal de distrito Kathleen Cardone, quien lo liberó después de valorar que un intérprete tradujo de manera equivocada al inglés las declaraciones expresadas en español por el asesino durante una entrevista ante una funcionaria de los servicios de inmigración. Se supo más tarde que Posada puede expresarse en ingles y que el uso de un intérprete fue una exigencia tramposa de sus abogados mafiosos.

La lentitud del Gran Jurado de Nueva Jersey y los procedimientos provocados por la Fiscalía federal en el caso de Texas siempre han sido interpretados, por varios observadores, como maniobras dilatorias destinadas a proveer una falsa justificación al gobierno para no extraditar al ex agente de la CIA a Venezuela que lo reclama desde el 2005.

En El Paso, el dossier Posada estuvo bajo la responsabilidad del fiscal tejano Michael Mullaney, asesorado de cerca por los fiscales federales John F. De Pue, John W. Van Lonkhuyzen y Paul Ahern, enviados especiales de la sección antiterrorista del Departamento de Justicia.

ERIC HOLDER HEREDA LA “PAPA CALIENTE”

En el curso de los dos últimos años, la interminable investigación del Gran Jurado, que se desarrolla en Newark, New Jersey, señaló la participación de dos ex directores de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), Abel Hernández, residente de Cliffside Park, y Oscar Rojas, quien fue contador de Arnaldo Monzón, fallecido millonario de Fort Lee. Otros tres cubano-americanos vinculados a la FNCA han sido llamados a comparecer en este caso descrito por el periodista Peter J. Sampson, del diario local The Record, como “un mundo oscuro de terroristas y de presuntos asesinos”.

Precisaba el reportero: “A pesar de describirlo (a Posada) como el cerebro confeso de complots terroristas y de atentados, el gobierno no lo ha declarado formalmente terrorista o acusado de algún crimen…Tal gesto pudiera revelarse embarazoso, dicen los observadores, por la larga asociación de Posada con la CIA”.

En 1997, los atentados ordenados por Posada en hoteles, restaurantes y una discoteca de La Habana, provocaron la muerte del joven turista italiano Fabio di Celmo y heridas a 11 otras personas, además de importantes daños materiales.

No se sabe qué nuevas orientaciones decidirá el nuevo Secretario de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, al heredar lo que fue calificado de “papa caliente”.

De Holder, abogado afroamericano de 57 años, se dice que es conocido por su lucha contra la corrupción como fiscal.

El nuevo Secretario de Justicia tendrá también la delicada tarea de valorar el dossier de Los Cinco antiterroristas cubanos acusados de “espionaje” y luego condenados a escandalosas sentencias de prisión, por el solo hecho de haber infiltrado redes terroristas cubanoamericanas protegidas por el FBI de Miami.

Desde hace diez años, Los Cinco, hoy encarcelados en cinco cárceles distintas del territorio norteamericano, son privados de visitas regulares de sus familiares (y en dos casos de visita alguna de sus esposas) y expuestos a los graves riesgos de la detención en medios conocidos por su alto nivel de violencia.

Estos malos tratos, precedidos por 17 meses de detención en celdas de castigo bajo condiciones infrahumanas, han sido formalmente denunciados por un panel de juristas de la ONU que exigió, sin éxito, su liberación.