Martes, 20 de Enero de 2009
GAS RUSO CRUZÓ FRONTERA OCCIDENTAL DE UCRANIA

Gazprom ha reanudado los suministros de gas ruso a Ucrania y a Europa. Tal es el resultado principal de las largas negociaciones que mantuvieron Moscú y Kíev. El contrato ha sido firmado por 10 años.


Tanto el precio del gas para Ucrania como el precio de su tránsito a Europa para Rusia serán de mercado.

Conforme a los acuerdos alcanzados, este año Ucrania pagará por el gas al precio europeo, pero con un descuento del 20%, lo que supone 360 dólares por mil metros cúbicos. Por otra parte, la tasa del tránsito será para Rusia la misma que en 2008: 1 dólar y 70 céntimos por mil metros cúbicos y cien kilómetros de trayecto. Los analistas destacan la importancia del acuerdo duradero entre Moscú y Kíev. Esto permite confiar en que el problema del gas no surgirá más. Con esto está de acuerdo el experto en petróleo y gas, Guennadi Krasovski. “Puede considerarse que los acuerdos firmados representan un paso adelante hacia la estructuración de relaciones económico-comerciales más abiertas y transparentes en el área del gas entre Rusia y Ucrania. El hecho de que el contrato ha sido firmado para los próximos 10 años y el precio se corresponde con los precios mundiales de mercado del hidrocarburo constituye, sin duda, una base más objetiva para las relaciones económicas y la contabilidad” –señaló Guennadi Krasovski.

El primer ministro ruso Vladímir Putin subrayó que la concertación de un contrato directo entre Gazprom y Naftogaz de Ucrania es un aspecto importante de los acuerdos. Del esquema de las cuentas por el gas suministros ahora se excluyen los intermediarios. Según los expertos, esto, junto con la fórmula europea del precio, permite que el tratado entre las partes sea totalmente transparente y previsible, y que las relaciones entre Ucrania y Rusia en la esfera del gas sean de mercado. El grupo de expertos de gas de la Unión Europea ha reaccionado en el acto a la suscripción del tratado. En Bruselas ha manifestado la esperanza de que se haya puesto punto final a las irregularidades en los suministros del combustible al Viejo Mundo y de que en adelante Moscú y Kíev se guíen estrictamente por los acuerdos alcanzados.