Lunes, 19 de Enero de 2009
Bolivia en la recta final para el referendo constituyente
Por: Waldo Mendiluza

La Paz, 19 ene (PL) Las fuerzas sociales impulsoras de la revolución boliviana y los opositores al cambio inician hoy una semana de definiciones de cara al referendo constitucional del próximo 25 de enero.


Concentraciones, caravanas, marchas, propaganda mediática y algún que otro encontronazo entre las partes caracterizarán los siguientes días, aunque la Corte Nacional Electoral (CNE) fijó este jueves como fecha límite para el trabajo proselitista.

Por los partidarios de la refundación nacional a través de la carta magna hacen campaña campesinos, obreros, mujeres, indígenas y estudiantes, liderados por el presidente Evo Morales, quien ha recorrido decenas de localidades de este país.

De acuerdo con el primer mandatario, el proyecto sometido a consulta representa la oportunidad histórica de consolidar las transformaciones emprendidas en 2006.

El texto ampara un mejor futuro para los bolivianos, al garantizarles el respeto de sus derechos humanos, el acceso a servicios básicos como salud, educación, empleo y agua potable, además de promover una nación sin exclusiones, afirmó el gobernante.

Para Morales, también sobresalen en la Constitución la defensa de los recursos naturales y la prohibición de acoger bases militares extranjeras.

A partir de tales argumentos, el jefe de Estado aseguró no tener dudas de la aprobación de la nueva Ley Suprema.

Por su parte, los opositores encabezados por los prefectos departamentales de la llamada Media Luna, Rubén Costas, Santa Cruz; Ernesto Suárez, Beni; Mario Cossío, Tarija; y Savina Cuellar, Chuquisaca, aceleran intentos de revertir el sí anticipado por todas las encuestas y análisis.

En su cruzada los acompañan cívicos, empresarios y algunos sectores sociales.

Spots televisivos, caravanas por calles de los citados territorios y el apoyo encubierto de la mayoría de los medios de prensa parecen ser las principales esperanzas de los contrarios a la carta magna.

La punta de lanza se manifiesta por campañas encaminadas a acusar al texto de enemigo de la religión, de las autonomías y de la propiedad privada, temas sensibles para la población.

Semejantes criterios llegan al extremo de colocar a los bolivianos ante el dilema de elegir entre dios (en no al proyecto) y el diablo (el sí).

Corresponde a casi cuatro millones de personas decidir por primera vez en 183 años de vida republicana el destino de este país, luego de 16 constituciones puestas en vigor y dos reformas a la misma.

Según sondeos y vaticinios de expertos, la nueva Ley Suprema de la República será respaldada por más del 60 por ciento de los votantes.

acl/wmr
PL-3