Miércoles, 14 de Enero de 2009
EEUU INICIA EL ARMAMENTISMO EN EL ÁRTICO

La región ártica del planeta fue declarada zona de intereses estratégicos especiales de EEUU. Esto se dimana de la directiva presidencial sobre la seguridad nacional hecha pública ayer en Washington.


A juzgar por su espíritu, EEUU se propone actuar en el Ártico independientemente de otros países, imponiendo así el armamentismo en esta área hace poco aún tranquila.

Se trata de la disposición de EEUU a garantizar allí sus intereses que incluyen: la defensa antimisil y el aviso temprano, el despliegue de sistemas navales y aéreos de disuasión estratégica, operaciones de seguridad y libertad de navegación y tráfico aéreo. Se podría comprender las exigencias de EEUU si se tratara de la seguridad de navegación civil en la zona del Cuerno de África, donde se desmandan los piratas. Pero, ¿qué peligro le acecha en el vértice de nuestro planeta?

La directiva revela este aspecto. Se dice sin rodeos que frente a la creciente demanda de recursos energéticos, el Ártico desempeñará un papel importante porque se supone que allí se encuentre el grueso de los yacimientos petrolíferos todavía no descubiertos. Por esta razón Washington se apresuró, como se dice en el documento, a asegurar su presencia y mostrar su potencial naval en esta extensa región.

Pese a que en la directiva se habla mucho del desarrollo de la colaboración entre todos los países adyacentes a la zona ártica, su componente marcial despierta muchas dudas. Baste notar que además de EEUU, allí concurren los intere4ses de Canadá, Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega, Rusia y Suecia. Por lo demás, EEUU y Canadá ni siquiera tienen una frontera marcada en el Mar de Beaufort. Rusia, entretanto, no se propone ratificar el tratado sobre fronteras marítimas con EEUU concertado en 1990 que afecta sus intereses nacionales.

Los expertos suponen que se debe hallar un mecanismo internacional de cooperación en latitudes boreales. Sobre este punto llamó la atención en entrevista a La Voz de Rusia el politólogo Alexander Jramchijin:

Con anterioridad, las cuestiones de quién domina el Ártico y cuál de los sectores pertenece a alguien tenían un carácter meramente teórico. Ahora allí comenzaron a derretirse los hielos debido al calentamiento global, razón por la que se vuelven prácticas la navegación comercial y militar, y la extracción de minerales útiles. Comienza un reparto real del Ártico. Rusia también hizo patentes sus intereses en esta zona. En consecuencia, ahora todos los países que tienen salida al Océano Glacial Ártico empezarán a hacer otro tanto.