Lunes, 12 de Enero de 2009
EN ESTONIA LES SALIÓ EL TIRO POR LA CULATA
Fuente: The Voice of Russia

La absolución de los líderes del movimiento Vigilancia Nocturna representa una sentencia acusatoria contra los que ultrajaron la memoria de los caídos y reescribir la historia.


La declaración ha sido emitida por la Cancillería rusa a raíz de la absolución por un tribunal estonio de los defensores del Soldado de Bronce. Ellos son Dmitri Linter, Maxim Reva, Mark Sirik y Dmitri Klenski.

El monumento al Soldado Libertador, junto a una fosa común en Tallin, fue retirado en abril de 2007 por disposición de las autoridades estonias. Tal hecho fue acogido por la población rusohablante de la república como un acto de injuria contra los combatientes que en la II Guerra Mundial liberaron a Estonia de los fascistas alemanes. Tuvieron lugar manifestaciones de protesta y la policía se ensañó con los manifestantes. Más de 1200 personas fueron detenidas y el ciudadano ruso Dmitri Ganin, asesinado.

Entonces el primer ministro estonio Andrus Ansip exigió someter a juicio a las personas que, tal como dijo, organizaron los disturbios. Lo que el Gobierno intentaba era traspasar su responsabilidad por los hechos a los líderes de la organización social. Se buscaba también convertir el juicio en un castigo contra los disconformes con la interpretación de la guerra pasada, que da el gobierno estonio, que busca la rehabilitación del fascismo, y que se distingue sustancialmente de la admitida universalmente. De ahí el vejamen a la memoria de quienes, con las armas en las manos, lucharon contra la peste nazista. De ahí los honores que se rinden a los colaboracionistas que combatieron del lado de la Alemania hitleriana. En esta misma hilera se encuentra el desmantelamiento al Soldado Libertador.

El juicio comenzó en enero de 2008 y su desenlace no fue el que esperaban las autoridades estonias. El tribunal no encontró delito alguno en el proceder de los acusados y los absolvió. La justicia histórica ha sido restablecida, mas eso no significa que la oprobiosa historia iniciada por las autoridades estonias pueda considerarse cerrada –estima el parlamentario ruso Konstantín Kosachov.

-“Esta historia no ha terminado y no terminará hasta que no se presenten disculpas oficiales a todos los ofendidos por el acto de traslado del Soldado de Bronce o hasta que no dimitan las autoridades letonas, que son las responsables de lo ocurrido”.
Según el Comité Antifascista de Estonia, la revisión de la historia, el nacionalismo y la difusión del neonazismo, obtuvieron lo que se merecen: la evaluación jurídica de la justicia estonia.