Sábado, 10 de Enero de 2009
Dijo el Presidente de Ecuador durante conferencia magistral
Por: Aida Calviac Mora y Miriela Fernández Lozano

“América Latina tiene un pasado común, es hora de buscar nuestro destino común para poner las cosas en su lugar”, afirmó este viernes Rafael Correa, Presidente de Ecuador, durante una conferencia magistral que impartió en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, a la que asistió José Ramón Machado Ventura, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros.


El mandatario señaló que se necesitan nuevas formas de integración y esta es una oportunidad para sentar las bases de algo distinto: el socialismo del siglo XXI, alternativa radicalmente democrática basada en la equidad, la justicia social y el humanismo.

Se trata de una propuesta en constante reformulación y construcción, que hereda conquistas del socialismo tradicional, pero enfrenta con sentido crítico los dogmas y rechaza las recetas generalizadoras y las estandarizaciones porque reconoce las especificidades de cada sociedad y cultura.

El socialismo del siglo XXI proclama la supremacía del trabajo humano como fin mismo de la producción, por encima del capital, puntualizó.

Se pronunció, además, por no pagar la deuda externa de los países pobres señalando que es ilegítima y corrupta, además de solicitar sanciones para quienes la contrajeron a espaldas de los pueblos y pidió constituir el Banco de Desarrollo y el Fondo de Reservas Regionales.

Sostuvo, igualmente, que con la entrada de Cuba al Grupo de Río, formalizada en la cumbre de Salvador de Bahía, Brasil, comienza a tomar forma definitiva el proceso de integración regional, que debe transformarse en acción concreta a favor de nuestros pueblos.

Tras destacar los nexos históricos que unen a Ecuador y a la mayor de las Antillas, Correa ponderó el triunfo de la Revolución cubana como el referente más importante para el movimiento social en el área.

Administrar por 50 años una economía sitiada, en beneficio de las mayorías, es no solo un acto heroico, sino una reserva moral para todos los pueblos. Cuba tendrá muchos más logros económicos y sociales de los que ya tiene cuando ya no exista ese bloqueo absurdo, expresó.

Concluida su disertación, el jefe de Estado ecuatoriano dialogó con estudiantes y profesores de ambas naciones, y Rubén Zardoya, rector de la Universidad de La Habana, le hizo entrega de la placa conmemorativa por el aniversario 280 de la casa de altos estudios.

Participaron también Ricardo Alarcón, presidente del Parlamento, y Ricardo Cabrisas, vicepresidente del Consejo de Ministros.