Viernes, 9 de Enero de 2009
La Indiferencia de Occidente
Por: Níkolas Stolpkin

El Ocaso de una farsa llamada “Israel”
El presente artìculo es la continuaciòn de los Capìtulos:

-Nubes negras sobre Medio Oriente
-Masacre israelí en Gaza


(Nota del Autor: El siguiente artículo que les presento es la parte de un Todo, para de algún modo no querer cansar al lector. Considero el artículo muy extenso como para que esté dentro de medios que requieren cierta agilidad. No encontré manera alguna para acortar el texto. Considero que todo lo expuesto debió ser necesario. No acostumbro a escribir por escribir. El texto íntegro lo dejo dentro de mi blog personal http://stolpkin.blogspot.com/)

La Indiferencia de Occidente

La masacre israelí desgraciadamente no ha podido ser frenada. Occidente sólo se ha limitado en gestos verbales de condena hacia el actuar israelí. Nada han podido concretar para poder frenar la masacre hacia el pueblo palestino. Israel, en cambio, está decidido a poder alcanzar los objetivos fijados al coste que sea necesario.

Todos los esfuerzos “diplomáticos” que se están llevando a cabo, por órganos “internacionales” que amparan a las naciones dominantes, tales como la UE; por iniciativas “bondadosas” como la del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy; o las diversas iniciativas de representantes para la ONU, se tratan de jugadas distractivas para poder prolongar el sufrimiento y el dolor de todos los palestinos. Muy bien pueden frenar el conflicto, como representantes de naciones soberanas, con medidas tan sencillas como el rompimiento de relaciones comerciales con Israel; expresar un verdadero malestar expulsando a los embajadores israelíes de sus respectivos países como también retirar a los suyos de Israel; o, incluso, retirar todos los productos de origen israelí que se venden en nuestros países de la misma manera como cuando se decidió sacar los productos “made in china” por tener dudosa calidad o porque estaban producidos con sustancias “prohibidas”. Pero en el mundo Occidental nadie hace nada. No basta con expresiones de condena, se requieren acciones resueltas contra Israel.

América Latina no debería hacer las mismas jugadas que caracterizan a las grandes potencias. Debería dar muestras de decisiones firmes e independientes. Y quienes mejor deberían hacerlo son precisamente los gobiernos denominados como “progresistas”. Podemos de buena manera aceptar sus “condenas”, pero el pueblo palestino necesita más que una condena. Necesita decisiones firmes contra el Estado de Israel. Y ejemplo latinoamericano a imitar es la decisión firme del presidente venezolano Hugo Chávez de expulsar al embajador de Israel del suelo venezolano, Shlomo Cohen, y a parte del personal de la embajada, este pasado 06 de enero. Cortar relaciones económicas con Israel muy bien podría ser otro paso que habría de llenar de orgullo a cualquier latinoamericano.

Latinoamérica Bolivariana espera más respuestas enérgicas de quienes claramente han dejado entrever su posición a favor de la revolución Bolivariana y así dar un claro ejemplo, al pueblo latinoamericano y al mundo, de Solidaridad Combativa para con el pueblo heroico palestino. Y mientras más fuerte sea la respuesta, mucho mejor.

Sabemos bien que no se podría actuar como se actuó contra Serbia o contra Afganistán e Irak, pero muy bien que se podría actuar al ejecutar ciertas “presiones”. Venezuela o Mauritania son ejemplos para el mundo. Pero la nula capacidad de ciertas “potencias” para llevar a cabo determinaciones contra Israel, hablan de un Occidente que está siendo cómplice de una matanza contra el pueblo árabe y palestino, y por tanto una afrenta al mundo musulmán.

El mundo observa la parcialidad explícita de una comunidad “internacional” que da respuestas rápidas y contundentes cuando se trata de una nación ajena a los intereses de Occidente, pero que se queda de brazos cruzados cuando una nación, que sirve gustosamente a los intereses de Occidente, se empeña en llevar a cabo acciones contra todo “derecho internacional”.

El mundo sólo está acostumbrado a ver estructuras “internacionales” actuar resueltamente cuando el imperio norteamericano da su total apoyo. Sin el apoyo de EEUU nada dentro de las estructuras “internacionales” puede tomar un curso “justiciero”. Todo lo que vaya en contra del capitalismo internacional o de los intereses de EEUU, está condenado a fracasar.

Las instituciones “internacionales” acostumbran a utilizar un doble discurso cuando ven obstaculizados el curso natural de su caudal “justiciero” para de alguna forma mantener un cierto estatus ante la opinión pública. Dicha actitud la podemos ver reflejada en las innumerables “condenas” al actuar desproporcionado del ejército de Israel; y, por otro lado, del mismo discurso, vemos avalar el actuar de Israel, ya que, según estas mismas instituciones, Israel tiene todo el “derecho y obligación de proteger a sus ciudadanos” o tiene el derecho o el deber a poder “defenderse”.

Distinto es el caso cuando las instituciones “internacionales” se encuentran a su paso sin ningún obstáculo. Cuando los vientos soplan a su favor, el discurso siempre será uno y no habrá nadie que los “detenga”, ya que, al ser instrumentos que sirven a los intereses de las potencias dominantes, obtienen todo para ser respaldados. ¿Quién pudo “frenar” a la ONU cuando impuso sanciones económicas y culturales a Serbia en 1992? ¿De qué manera se actúa cuando las resoluciones de la ONU son respaldadas por potencias dominantes como EEUU y sus fieles aliados de Europa? ¿Les refresca en algo lo que pasó con Afganistán o Irak? ¿Se actúa realmente porque existe una “resolución” de una estructura como la ONU que representa todas las “naciones mundiales”? Y cuando estructuras como la ONU no reciben el respaldo de alguna potencia dominante, como la de EEUU ¿cuál es el alcance práctico de sus famosas “resoluciones”?

Mienten, además, cuando una potencia como la de EEUU expresa desconocer las jugadas sucias del Estado de Israel en contra del pueblo palestino. EEUU e Israel mantienen poderosos intereses interconectados que en el mundo musulmán difícilmente podría haber alguna diferencia entre el uno del otro, ya que se les ve como un solo enemigo a favor de los oscuros intereses sionistas.

(Nota 1: EEUU proporciona dinero –3,000 millones de dólares anuales– y armas a Israel, que, a su vez, sirve de “sucursal” (Israel), dentro de la región, para vender armas a países políticamente hostiles a las políticas estadounidenses. Y para que Israel pueda tener “licencia para masacrar” al pueblo palestino u otro pueblo que se manifieste en contra de las políticas sionistas, EEUU siempre lo habrá de apoyar cuando se requiera vetar alguna iniciativa del Consejo de Seguridad de la ONU que ambicione frenar sus oscuras “iniciativas”).

El pueblo palestino hoy día está siendo masacrado con armas de fabricación estadounidenses y apoyado con tecnología avanzada “made in USA”. Ello es una constante que difícilmente pueda ser borrado de la memoria de un pueblo como el palestino, que ha venido soportando más de medio siglo todo tipo de injusticia israelí.

Hamás no lucha contra los estadounidenses o contra los europeos, lucha en tierra palestina contra el enemigo israelí que les arrebató el hogar a millones de palestinos. Sin embargo podemos observar a Hamás dentro de la lista de “terroristas” que manejan los EEUU y la UE (Unión Europea). ¿Acaso Hamás ha interferido en los intereses de EEUU y la UE? Y si Hamás es elegido democráticamente por el pueblo palestino, como sucedió en las pasadas elecciones parlamentarias de Enero del 2006, obteniendo 76 escaños del parlamento o Consejo Legislativo Palestino frente a los 43 escaños obtenidos por Al Fatah y con una participación del electorado del 77% (3) ¿están señalando que esa mayoría palestina está apoyando al “terrorismo” y por tanto hay que asfixiarlos (bloqueo a Gaza) o eliminarlos (incursión militar israelí) como actualmente se está haciendo? La actual agresión… ¿Se trata de alguna actitud revanchista por haber quedado en el papel la denominada “Hoja de Ruta” que aspiraba, principalmente, desmantelar a la organización Hamás y a otras organizaciones de resistencia palestina? (4) ¿Tiene esta nueva agresión israelí intereses ocultos, como por ejemplo atacar al Líbano y así poder vengar su pasada humillación de 2006? ¿Espera Israel que Hezbolá defienda al pueblo palestino con acciones combativas en la frontera con Israel?

¿Por qué EEUU, la UE e Israel deben alinearse y canalizar recursos y apoyo diplomático (después de haber Hamás tomado control de Gaza), hacia una organización que cada día es más impopular entre los palestinos como lo es Al Fatah? (5) ¿Por qué se debe reconocer “internacionalmente” a un líder tan impopular como lo es el “presidente” Mahmoud Abbas (Abu Mazen)? (6)

Mahmoud Abbas no tiene ni vergüenza en codearse con los cómplices de Israel y sus carniceros, y, a su vez, promover “esfuerzos de paz”. Para los palestinos, hoy, ese señor es un colaborador de Israel y traidor de la causa palestina; que ni se inmuta en mandar a reprimir a los palestinos que quieren expresar su rechazo contra la masacre de su propio pueblo. Su único interés es poder ver a Hamás doblegado y así poder controlar la Franja de Gaza, con el auspicio de la comunidad “internacional” y los altos poderes sionistas. Y la comunidad “internacional”, que se jacta hasta el tuétano con sus “Democracias” y la promoción de estas, apoya a un perdedor, indiscutible, de las pasadas elecciones democráticas, que dio como legítimo vencedor a las políticas de Hamás.

Protestas en el mundo contra el actuar israelí

Ni las protestas masivas en el mundo han podido persuadir a sus respectivos gobiernos para que puedan detener la carnicería israelí. Cientos de miles y miles de personas han venido llenado las calles para de algún modo expresar el rotundo rechazo hacia el actuar desvergonzado del ejército israelí frente a un pueblo que a duras penas ha venido soportando un bloqueo económico implantado por Israel en complicidad con Egipto y que ahora se ve enfrentado a esto. De rabia e impotencia se han llenado las calles por el débil actuar de la comunidad “internacional”.

Lamentablemente las protestas que se den en Occidente no van a poder persuadir a los líderes o grandes estructuras Occidentales para que Israel detenga la masacre en la Franja de Gaza.

Muy distinto sería el caso de las protestas que se sigan dando en el mundo musulmán, ya que son protestas donde se identifican sinceramente con el pueblo palestino y que no sólo únicamente se “solidarizan”, como bien son las protestas en Occidente. Muchos están dispuestos, incluso, a morir por defender al pueblo palestino. Y gustosamente irían a morir luchando contra el enemigo israelí. Hay que estar muy atentos a lo que suceda por aquellos lados. Las embajadas israelíes son objetivos valiosos que no deberían ser descartados por el mundo musulmán para poder frenar a Israel. Todos los medios para poder frenar al Estado asesino de Israel deben ser responsablemente utilizados.

http://stolpkin.blogspot.com/