Lunes, 5 de Enero de 2009
Radio Nacional de Venezuela se hace medio del pueblo
Por, Martín Guédez

El socialismo se encuentra en forma mágica, humilde, e inocente en el pueblo. Es allí, entre los quehaceres de ese pueblo, que el apostolado revolucionario debe ir y abrevar de las fuentes inagotables de sabiduría, creatividad y dignidad.


Allí toda la cantada espiritualidad socialista se hace presente en las formas más simples, clásicas e ingenuas.

Radio Nacional de Venezuela me encomendó la tarea –o nos la encomendamos a medias- y allí nos fuimos de la mano de la dra. Melva Márquez, auténtica vocera de la dignidad de su pueblo andino. Comunicar esta experiencia es de primerísima importancia cuando nos aprestamos para concurrir a una nueva y acaso definitiva batalla por la genuina soberanía de ese pueblo. Es entre ellos y con ellos que se puede comprender la esencia de la lucha de clases, de la conciencia del deber social y la lucha histórica por la libertad y soberanía del pueblo.

Radio Nacional de Venezuela puede proclamar con legítima satisfacción que un medio del Estado se entrega y se pone al servicio de su pueblo. Regresamos luego de un importante esfuerzo apoyados con entusiasmo por Helena Salcedo y Manuel Lazo habiendo alcanzado logros prácticos para las legítimas aspiraciones de ese pueblo. Unas comunidades lideradas por voceros y luchadores legítimos hoy se aprestan a recoger los frutos de la acción de la Radio Nacional entre ellas.

La Pueblita, Los Periodistas, Los Franciscanos, Mucujepe, Fundacite y otras tantas comunidades y proyectos palpan y aprietan entre sus manos agrietadas de tanto acariciar los sueños algunas de sus más caras aspiraciones. Allí, la verdad de una comunidad socialista y con ella la respuesta de su gobierno, esencia de este ir haciendo revolución, se hizo maravillosamente presente.

En La Pueblita, Freddy Rojas, un hombre como extraído de la memoria profunda de esos Andes que vieron pasar y acompañaron a Simón Bolívar; justo a los pies del Pico El Toro, con el río Chama a su lado, defiende, lucha y se entrega. Una entrega en la cual no hay espacio para sus logros o conquistas propias sino para los de su pueblo. Está esperando que Titina Azuaje y la gente del Teleférico se acuerde de La Pueblita, de sus techos de latón y sueña con lo bonito que vería la gente esos mismos techos firmes y rojos. Allí está con sus luchas y sus ilusiones… por el acueducto, el sistema eléctrico y el asfaltado de las calles “por donde carretean los niños”, su Módulo de Barrio Adentro, su escuela nueva, su comedor para el pueblo, logros ya obtenidos del gobierno revolucionario, está para Freddy el socialismo verdadero. Por una comunidad que se desarrolle con sus propios medios. RNV estuvo allí, se hizo medio del pueblo y pronto verá la comuna realizados todos sus sueños.

Los Periodistas es todo un “homenaje” a las trapacerías de la vieja cultura adeca. Ahí han estado luchando desde hace más de diez años contra la vieja burocracia y las viejas trampas adeco-copeyanas. RNV hizo posible el contacto mágico entre esa comunidad, sus anhelos, sus luchas y el gobierno revolucionario. Este mismo martes estarán resolviendo esos tan viejos como absurdos problemas junto al gobernador revolucionario Marcos Díaz Orellana, su secretario personal y su secretario general de gobierno, Diógenes Andrade, y su “abogada del pueblo”, Teresa Mora para verle la cara de frente al Socialismo. Cuesta escribir esto y no seguir llorando ante la actitud digna, heroica y sencilla de Maritza, Segundo o la dra. María Custodia de Barrio Adentro. En pocos días esa comunidad verá de nuevo la diferencia entre la vieja política y socialismo.

En Los Franciscanos, tierra amontonada, dignidad y viviendas dignas construidas con ladrillos de solidaridad, de hermandad y entrega, nos encontramos con una mujer cuyo rostro siempre sonriente es una muestra de esa mujer venezolana que se ha apropiado de su revolución y canta de su risa el más puro socialismo. Rafaela es una fiesta. Rafaela, junto a su hijo con síndrome de down, un niño de 22 años en cuyos ojos cabe toda la alegría y el amor del mundo, y cuyo más caro sueño era poder decirle a Chávez que está feliz “po la escuela, comandante, po lo comedó, comandante, po la patria bonita, comandante, po lo quero mucho, comandante”, el mismo niño que el día 23 de noviembre no aceptó pasar a votar acompañado por nadie que no le garantizará que su voto era “po Chávez, po Pesuv”. ¡Y lo hizo!, por los micrófonos de Radio Nacional de Venezuela, ¡lo hizo!, ¡hubieran visto sus ojos y su alegría!…”gracia comandante, lo quero, comandante”. El martes serán recibidos por Marcos Díaz Orellana, por el gobierno revolucionario y las calles de Los Franciscanos serán de asfalto y tendrán “maticas, mi comandante”.

Luego de haber pasado por el populoso Mucujepe (que no se le olvide, profesor, se dice mucujepe), donde hombres y mujeres construyen su propio Supermercal “porque eso traerá gente y podremos venderle artesanías y desarrollar la parroquia”, luego de haberlos visto beberse literalmente el foro sobre la Emienda, sus alegrías y su decisión de ganar “porque no podemos perder lo conquistado”, nos fuimos a FUNDACITE. Otro espacio, otra gente, otra formación académica, la misma dignidad, la misma intensidad en la lucha. La Dra. María Helena García (Presidente de Fundacite) y el Dr. Jacinto Dávila (Director Ejecutivo de Fundacite), y una lucha heroica por “liberar el conocimiento”. Una obra magnífica de comunicación de la ciencia y la tecnología al pueblo y de la sabiduría popular a la academia. A través de Radio Nacional de Venezuela adquirimos un compromiso para iniciar la campaña “Ahora la Ciencia es de todos”. Estamos seguros de que tanto la Ministra Orihuela como el Minci darán apoyo a esta magnífica idea de hacer del pueblo ciencia y a la ciencia pueblo.

En fin, no hemos querido que esto pase así nada más y no tenga la resonancia que debe. Estamos persuadidos de que lo que hemos encontrado en Los Andes es muy similar a lo que se encuentra latente en Monagas, Anzoátegui, Trujillo, Carabobo o Petare en la gran Caracas. Es cuestión de ir llevando de la mano las buenas noticias junto a la posibilidad de ir resolviendo problemas reales y legítimos de nuestro pueblo.

Sólo el pueblo salva al pueblo.

¡CONCIENCIA Y COHERENCIA RADICAL!
Nuestras primeras necesidades.
¡VENCEREMOS!