Lunes, 22 de dicembre de 2008
Alcalde de Caracas debe detener construcción de Sambil en La Candelaria

El Presidente Chávez ordenó a Jorge Rodríguez revisar las obras del centro comercial en la zona capitalina, una de las más concurridas por sus conjuntos residenciales y comerciales. Hay que expropiar ese terreno, advirtió el jefe de Estado e instó a usar ese «espacio del pueblo» para hacer una escuela o una universidad.


El Presidente de la República, Hugo Chávez, ordenó al Alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, «revisar la construcción del Centro Comercial Sambil que se está llevando a cabo en La Candelaria (centro de Caracas)». Así lo afirmó este domingo durante la transmisión del Aló Presidente número 323 que se realizó desde El Valle. «Me tendrán que sacar de Miraflores para que haya un Sambil en La Candelaria», sentenció Chávez.
«Ahí en La Candelaria, donde no cabe un alma, van a abrir un Sambil», dijo Chávez. «No, no y no», enfatizó el jefe de Estado, rechazando con fuerza la construcción del espacio comercial que se ejecutó a pesar de las diversas protestas de vecinos y transeúntes de esa concurrida zona capitalina. A la fecha, las obras están casi culminadas, con una estructura que se logró levantar en un par de años.
«Cómo vamos a hacer el socialismo entregando los espacios al Sambil», denunció Chávez y ordenó a Rodríguez detener las obras, «expropiar ese terreno y hacer una escuela o una universidad» para el uso del pueblo.

La cadena de centros comerciales Sambil es la más grande de Venezuela, con unos 8 espacios dedicados al comercio y entretenimiento. Las principales ciudades del país cuentan con un Sambil: Valencia, Caracas, Maracaibo, San Cristóbal y Barquisimeto. En Paraguaná (estado Falcón) está uno en construcción.

El mandatario también ordenó a Rodríguez iniciar investigaciones sobre los terrenos que algunas chiveras, areneras, estacionamientos de recuperadoras de seguro y cementerios de autobuses que ocupan de forma inescrupulosa valiosos espacios de Caracas, restándole razón social a la propiedad. En ese sentido, aclaró Chávez que el Gobierno Nacional respeta la propiedad privada, pero la que tenga razón social y utilidad para el pueblo.