Martes, 16 de dicembre de 2008
RUSIA, EEUU Y LA ESTABILIDAD ESTRATÉGICA

Rusia y EEUU reanudaron hoy el diálogo sobre cuestiones de la estabilidad estratégica. En el centro de la atención está el previsto despliegue de EEUU de su escudo antimisiles en Europa, el futuro del primer Tratado de Desarme Nuclear y los problemas de la no proliferación de las armas de exterminio. Seguidamente un comentario del analista Víctor Enikeiev.


A Moscú viajaron, simultáneamente, dos delegaciones norteamericanas. Un grupo de expertos lo encabeza el subsecretario interino de Estado John Rood. La otra, de carácter parlamentario, la legisladora Helene Toushner. La parte rusa estará encabezada en las conversaciones, respectivamente, por el viceministro de Exteriores Serguei Riabkov y, por el presidente del Comité parlamentario para Asuntos Internacionales, Constantin Kosachov.

Moscú está contento de debatir materias tan importantes, sin embargo, no comprende, por qué EEUU estuvo por largo tiempo sin reaccionar ante los continuos llamados de nuestro país a continuar el diálogo sobre los asuntos de la estabilidad estratégica. En un comienzo, Washington dio largas a la concretización de sus propuestas orales en el formato de las conversaciones de los titulares de Exteriores y de Defensa de uno y otro país. Y cuando hizo llegar su variante escrita, resultó que diferían, fundamentalmente, de los acuerdos pactados antes, de palabra. Esto concierne tanto a los planes de EEUU de creación de bases de su sistema global antimisiles en Polonia y en la R. Checa, como a la suerte del primer Tratado de Defensa Nuclear, cuya vigencia expira en diciembre de 2009.

EEUU prometió tomar en consideración las inquietudes de Moscú y formular nuevas propuestas que las elimine. Caso contrario, Rusia se verá obligado a desplegar sus sistemas de cohetes “Iskander” en la región de Kaliningrado. Aunque, todo parece indicar que ninguna de las partes cifra grandes esperanzas en un progreso súbito en los debates sobre estabilidad y seguridad estratégicas. Así fue planteado en la víspera en la Cancillería de Rusia. El embajador de EEUU en Moscú, John Bayerly, declaró a la agencia Interfax que, es poco probable el logro de un acuerdo sobre este problema antes de que expire el mandato presidencial de George Bush.

Para Moscú y Washington es importante ahora crear la base para un diálogo productivo con la nueva administración de Barack Obama. Mas aun que el presidente electo ha planteado mas de una vez el propósito de ponerse de acuerdo con Rusia en el problema de la seguridad estratégica. El Kremlin, por su parte, ha manifestado hasta el cansancio estar presto a un diálogo constructivo con el nuevo inquilino de la Casa Blanca.