Jueves, 11 de dicembre de 2008
Enfrenta gobierno boliviano ataques mediáticos de opositores

La Paz, 11 dic (PL) El gobierno boliviano enfrenta hoy ataques de sectores radicales de la oposición que utilizan medios de prensa para intentar desprestigiar el proceso de cambio impulsado por el Movimiento al Socialismo (MAS).


Acusaciones de corrupción divulgadas por periódicos, montajes de videos y presentaciones públicas de supuestas estructuras delincuenciales integradas por miembros del ejecutivo caracterizan una parte del panorama mediático de este país en los últimos días.

La pretensión de la ultraderecha es desviar la atención sobre la masacre de campesinos en el departamento de Pando, denunciada por organismos internacionales, así como de los procesos seguidos a cívicos involucrados en hechos violentos, aseguró el senador del MAS Ricardo Díaz.

De acuerdo con el legislador oficialista, sólo se trata de una cortina de humo para tapar sucesos en los cuales tienen responsabilidad, además de buscar ganar tiempo.

Están desarticulados y sin brújula política, por tanto acuden a acciones desesperadas, advirtió.

Otros congresistas consideraron que al lanzar imputaciones de corrupción contra el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, y el propio primer mandatario, Evo Morales, quieren desacreditar la nueva Constitución, sujeta a referendo el próximo 25 de enero.

Según el jefe de la bancada del MAS en la Cámara de Diputados, César Navarro, algunos opositores esgrimen calumnias a través de medios privados de comunicación para debilitar al gobierno de cara a la consulta popular sobre una carta magna destinada a refundar la nación andina.

Este miércoles, la televisión estatal presentó a la opinión pública los nexos de esos medios de difusión con partidos opositores, latifundistas y círculos de poder económico interesados en mantener sus privilegios.

Al final es eso lo que tanto temen, perder sus ventajas, afirmó el diputado Gustavo Torrico.

Entre los nombres de accionistas de la prensa manejados por el canal 7 está el del cívico santacruceño Branco Marincovich, sospechoso de organizar sabotajes. acl/wmr

PL-7