Miércoles, 3 de dicembre de 2008
Alianza ruso-latinoamericana: decisión geopolítica seria
Por: Jorge Petinaud Martínez

PL, para RIA Novosti.

La gira del presidente ruso, Dmitri Medvedev, esta semana por Perú, Brasil, Venezuela y Cuba marca hoy el retorno a Latinoamérica y el Caribe del país más extenso del planeta como un gran actor global.


Es una decisión geopolítica seria. Vamos a fortalecer las relaciones con América Latina y el Caribe, reiteró el mandatario ante la prensa poco antes de partir de la mayor de las Antillas, según la página en Internet del Kremlin.

En particular, el intenso programa desarrollado en la isla caribeña en apenas 48 horas por el mandatario tiene un significado definitorio, según el doctor Vadim Teperman, subdirector científico del instituto de la Academia de Ciencias de Rusia especializado en esta zona.

Es el mensaje más claro de que la Federación rusa no es la misma de los años 90, cuando debilitada tras el derrumbe de la Unión Soviética perdió su papel de contrapeso global y se alejó de la región, sostuvo el experto.

Durante la estancia en La Habana, Medvedev fue recibido por el presidente Raúl Castro. Juntos en una fraterna plática examinaron la marcha de las relaciones bilaterales y compartieron opiniones acerca de diversos temas de interés general.

Ambos dignatarios presidieron las conversaciones oficiales que transcurrieron en un ambiente de amistad, comprensión y respeto mutuos, según los medios.

En La Habana, el jefe del Kremlin colocó sendas ofrendas florales en el monumento del prócer independentista del siglo XIX José Martí y en el Mausoleo al Soldado Internacionalista Soviético.

Acompañado del presidente Raúl Castro, también visitó la catedral ortodoxa recientemente consagrada en La Habana, a la cual donó un icono de Nuestra Señora de Vladimir.

Un momento de especial significación en la primera estancia en Cuba del mandatario ruso fue el encuentro con el líder de la Revolución, Fidel Castro, quien le recibió ante su solicitud de conversar con él. Al comentar ante los periodistas los resultados concretos de esta visita, Medvedev expresó que son muchos, pero no están atados exclusivamente a su presencia pues desde antes se venía avanzando.

Siempre sostuvimos un diálogo sistemático con Cuba, mas, en los últimos cuatro meses firmamos muchos acuerdos en materia de promoción de contactos económicos, memorandos de entendimiento y convenios conclusivos de proyectos, subrayó.

Mencionó como los sectores más promisorios la energética, transporte, comunicaciones, educación, industria médico-farmacéutica, biotecnología y turismo.

Proseguimos ahora el análisis de una serie de asuntos concretos con nuestros compañeros cubanos, dijo el estadista.

Al referirse a su estancia en Perú, Brasil y Venezuela, advirtió que se trata de estados nunca antes recorridos por dirigentes soviéticos o rusos, con los que se inicia ahora una comunicación en formato pleno con el objetivo de obtener beneficios mutuos.

Las conversaciones y protocolos rubricados abarcan la esfera humanitaria, económica, energética y técnico-militar, sin que afecten a terceros países, dañen la seguridad regional o violen tratados internacionales, según se informó.

Medvedev expresó satisfacción por los avances en las conversaciones sobre lo que denominó componente energético en todas las naciones visitadas, en particular en Brasil y Venezuela.

Los consorcios Gazprom y Petrobras evalúan proyectos conjuntos de prospección en zonas cercanas a las costas del gigante suramericano y en terceros países.

Empero, la estancia en Caracas aportó los mayores dividendos con la firma de siete acuerdos en presencia del presidente Hugo Chávez, calificados de «voluminosos y serios».

Estos abarcan una alianza entre los gigantes energéticos Gazprom y Petróleos de Venezuela, transferencia de tecnologías rusas a Caracas de construcción naval, aporte de eficiencia en el consumo de energía, desarrollo del uso pacífico del átomo e interconexión aérea.

En Caracas, Medvedev se entrevistó con dirigentes de los países de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), de la que forman parte Bolivia, Cuba, Dominica, Honduras, Nicaragua y Venezuela.

Entre las naciones asociadas figuran Ecuador, Haití, Irán y Uruguay. El jefe del Kremlin expresó la disposición de incorporar a su país en esa categoría si el ALBA se desarrolla con la idea de consolidar un mundo multipolar.

Una frase de Medvedev en breve encuentro con la prensa en el aeropuerto «Juan Gualberto Gómez» del occidental municipio cubano de Varadero resume el significado de la gira por Perú, Brasil, Venezuela y Cuba.

«América Latina es grande y estamos aquí. Hay que admitir esa realidad», resaltó.