Sabado, 29 de noviembre de 2008
La Unión Europea opta por cooperar con Rusia, y la OTAN prefiere mantener distancias con Ucrania y Georgia
Por: Andrei Fediashin

RIA Novosti.

La Unión Europea (UE) y la OTAN preparan cumbres y sesiones en temporada de invierno para cerrar el período de la actual presidencia rotativa de la UE, y para evaluar la labor desarrollada por la Alianza Atlántica en el año en curso.


Primero tendrá lugar una reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN en Bruselas el 2 y 3 de diciembre próximo, y posteriormente, entre los días 11 y 12 también en la capital belga, el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy entregará la presidencia de la UE que será asumida por la República Checa.

Serán semanas de mucha tensión y trabajo para los funcionarios de ambas entidades dedicados a la preparación de las reuniones y documentos y también, para los numerosos centros de análisis y expertos dedicados a aconsejar a la UE y la OTAN sobre los asuntos que el año próximo merecen la mayor atención, y también aquellos que es mejor no tocarlos para no empeorar las cosas.

A juzgar por la opinión de políticos y analíticos, los dos asuntos que quedaron establecidos definitivamente en las agendas de sus reuniones es que la UE debe ampliar sus relaciones con Rusia y que es preferible postergar el ingreso de Ucrania y Georgia en la OTAN.

Esto último debió de ocurrir tarde o temprano. Incluso aquellos que todavía no tenían una postura clara con respecto al conflicto en el Cáucaso, ya pudieron hacer las debidas conclusiones después de la situación ocurrida durante la reciente visista a Tbilisi del presidente de Polonia Lech Kaczynski.

Exactamente, el aparatoso incidente ocurrido con cortejo de automóviles en el viajaba Kaczynski y el presidente georgiano Mijaíl Saakashvili cerca al puesto fronterizo de Ajalgori en Osetia del Sur.

La zalamera amistad que ostentan los dos políticos, y la extravagancia política de muchos de sus actos, alcanzó el mayor grado de la bufonada cuando intentaron demostrar, sin mucho éxito, de que fueron víctimas de un conato de atentado, presuntamente organizado por Rusia, durante una inocente excursión en automóvil cerca de la frontera de Osetia del Sur.

«A tal visita, tal atentado, para disparar a 30 metros contra un auto y no acertar en el blanco hay que contratar francotiradores ciegos», afirmó el presidente del parlamento polaco Bronislaw Komorowski al comentar el supuesto atentado contra Kaczynski y Saakashvili.

La opinión de que la OTAN se debe apartar de Georgia y Ucrania o más exactamente, de sus respectivos presidentes Saakashvili y Víctor Yúshenko cada vez se escucha con más frecuencia en muchas capitales de Europa e incluso, al otro lado del Atlántico.

Hasta el secretario adjunto del Departamento de Estado de EEUU para Europa y Asia Daniel Freed, responsable en la Administración Bush en promover el ingreso de Kíev y Tbilisi en la Alianza tuvo que corregir en público la postura al respecto de la Casa Blanca.

En declaraciones a la prensa, Freed dijo que las aspiraciones de los presidentes Yúschenko y Saakashvili de que sus países sean admitidos en la OTAN serán cumplidas en el plazo de «algunos años».

Un viraje más que notable porque hace menos de un mes, Freed había dicho que Kíev y Tbilisi serían invitados a participar en el Plan de Adhesión a la OTAN (MAP) en la reunión de diciembre, y la decisión sobre su incorporación definitiva en la cumbre de la OTAN prevista para abril de 2009 en ocasión del 60 aniversario de la creación del bloque atlántico.

Ahora, Freed evitó hablar del MAP y en cambio afirmó que en la reunión de la OTAN en diciembre, se «pensará una respuesta» a las propuestas del presidente ruso Dmitri Medvédev sobre la creación de una nueva estructura de seguridad en Europa.

En la opinión pública europea predomina la prudencia al considerar que es muy peligroso admitir en la OTAN políticos impredecibles como Saakashvili.

En lo que respecta a la UE la entidad comenzó a recordar a sus países miembros que es provechoso tener buenas relaciones con los países del espacio postsoviético y que estas relaciones no deben suplantar las relaciones con Rusia.

Según la revista EU Observer, la Unión Europea elaboró un proyecto de directiva de cara a cumbre de Bruselas en la que se explica la postura de la UE en relación a Bielorrusia, Ucrania, Georgia, Moldavia, Armenia, Azerbaiyán y Rusia.

Según expertos, la directiva es una respuesta a la postura de algunos países bálticos que de forma categórica se manifiestan en contra de que la UE restablezca relaciones con Rusia.

«La Cooperación en oriente debe de interpretarse como un complemento a las relaciones entre la UE y Rusia y esto incluye el diálogo con nuestro vecino común», dice el texto de la directiva citado por la revista.

Las normas sugeridas a los diplomáticos europeos indican que la Comisión Europea considera que las relaciones UE-Rusia son prioritarias en comparación a las relaciones establecidas con los países miembros del programa «Asociación del Este europeo y la UE».

Además, el documento subraya que los gobiernos de algunos países experimentan dificultades considerables al momento de desarrollar las instituciones democráticas.

Aunque el informe no menciona ningún país en concreto, los expertos opinan que se refiere a Georgia en cuanto a la censura a la prensa y las presiones contra la oposición, y Ucrania, que vive una crisis permanente entre la presidencia, el Gobierno y el legislativo.

De cara a la cumbre, la UE incluyó una carta abierta del experto Jim O´Brien nombrado recientemente asesor del presidente electo estadounidense Barack Obama y años atrás, ex director adjunto del departamento de planeación política de la Administración del ex presidente Bill Clinton.

Según la misiva de O´Brien, la construcción de una nueva arquitectura de seguridad en el Viejo Continente supone un complejo proceso que no se puede realizar en el marco exclusivo de las actuales organizaciones de interacción política en Europa como la UE, la OTAN, la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) o la Comunidad de Estados Independientes (CEI).

«La alternativa de mayor opción es redactar de nuevo la arquitectura política, de seguridad y las relaciones entre la UE y Rusia teniendo en cuenta los intereses de todas las partes y creando una comunidad de seguridad en la que Rusia quede incluida como socio equitativo», subrayó la misiva del asesor de Obama.

Si se recuerda las declaraciones del presidente ruso, Dmitri Medvédev en la cumbre Rusia-EU en Niza y en la cumbre del G-20 en Washington, sale a la vista que las tesis del Kremlin están en sintonía con las reflexiones del nuevo asesor de la Casa Blanca, una buena señal para los partidarios de la seguridad y la estabilidad.