Mata Hari margariteña
Por: Jorge Mier Hoffman

Petronila Mata es hoy por hoy un personaje inmerso en la quimera de un recóndito pasado, porque ha sido descrito con pinceladas de leyenda y el color de la injusticia, no obstante de ser una digna mujer margariteña, cuyo testimonio de abnegación, sacrificio y heroicidad, sólo pueden ser juzgados por el dolor de una madre, que en aras de la libertad de su Patria, sufrió el dolor inefable de ver morir a su hijo recién nacido, y aún así no traicionar el juramento de lealtad dado al Libertador Simón Bolívar.


El 28 de noviembre de 1794 nacen en el pintoresco caserío de Santa Ana del Norte, en la isla de Margarita, Petronila de la Concepción de Mata Romero, mejor conocida como Petronila Mata, quien usará sus encantos de mujer bella y agraciada, para infiltrase en las tropas enemigas, y encubierta como una margariteña más de las mujeres pueblerinas que transitaban libremente por los polvorientos caminos de la isla, vigilaba, escuchaba y anotaba los movimientos de los españoles, cuya información hacía llegar a su esposo, el coronel Francisco Esteban Gómez, que a la postre lo convertirá en el héroe de la batalla de Matasiete, cuando el 31 de julio de 1817 derrotará al invencible ejército español de Pablo Morillo, y cuya fecha se conmemora como día de júbilo insular.

Petronila Mata era como Mata Hari, la famosa bailarina holandesa que nació el 7 de agosto de 1876, cuyos encantos atraía la atención de los aliados, que inmersos en su sensualidad, confesaban secretos que la exuberante mujer llevaba a los alemanes durante la Primera Guerra Mundial.

Petronila Mata tenía 22 años de edad, ya casada con Francisco Esteban Gómez, cuando Simón Bolívar, proveniente de Haití, se hospedó en la casa de sus padres, ubicada frente a la iglesia de Santa Ana del Norte, donde el 6 de mayo de 1816 sería proclamado como Jefe Supremo del Ejército Libertador

A partir de ese momento, la vida de Petronila y la de su esposo estarían entregadas a la Revolución Bolivariana. Así como Mata Hari obtenía información vital para asentar duros golpes a las tropas francesas, Petronila Mata se infiltraba en las tropas enemigas, logrando obtener datos claves para los golpes certeros que propiciaba el ejército de su marido a los españoles.

¡..Cien años..!
Separaban a Petronila Mata de Mata Hari

En 1916 los franceses interceptan un mensaje cifrado de los alemanes que señalan un depósito de 5.000 dólares en el Banco Comptoir d’Escompte; en enero Mata Hari llega a París para hacer el retiro; y sin percatarse que estaba siendo vigilada por el servicios francés de contraespionaje, es detenida el 13 de febrero a las siete de la mañana en el numero 103 de la avenida de los Campos.

En 1816 los españoles interceptan una nota con información referida al movimiento de tropas españolas, que sería entregada a una persona en Playa Moreno, donde capturan a Petronila Mata. El 19 de octubre es llevada al castillo San Carlos de Borromeo en Pampatar y de allí conducida al Cuartel de Cumaná donde estuvo diez meses para luego ser enviada al castillo de La Guaira. Para el momento en que fue detenida, Petronila Mata estaba embarazada. En prisión dio a luz un niño que padeció la falta de alimentos, por cuanto Petronila no lo podía amamantar, y sólo pescado salado y tortas de maíz, era lo que le arrojaban a la mazmorra. El cronista de Margarita, el Dr. Ángel Féliz Gómez, en un extraordinario trabajo investigativo sobre la vida de Petronila Mata, escribió:

“Podemos imaginarnos la angustia de una madre al ir viendo morir de hambre a su hijo, sin posibilidad alguna de salvarlo, dadas las terribles e inhumanas condiciones en que se encontraba en un calabozo de un castillo en Cumaná. Si es doloroso que una madre vea nacer muerto a su hijo, tal como le ocurrió a Luisa Cáceres de Arismendi cuando estuvo detenida en el castillo de Santa Rosa en La Asunción, de qué magnitud sería el sufrimiento de Petronila Mata”

En diciembre de 1816 Bolívar está de regreso en Santa Ana del Norte, comandando su Segunda Campaña Libertadora desde Haití. Al conocer de la captura de Petronila Mata, dirige una carta al General Santiago Mariño donde le dice “Recomiendo a usted, muy particularmente a la ciudadana Petronila Mata, mujer del ciudadano Coronel Gómez, para que procure canjearla por cualquier persona y particularmente por cuatro o cinco señoras que están aquí y que son esposas, o pertenecen a españoles”. Mientras Petronila sufría la tortura de estar prisionera, su esposo Francisco Esteban Gómez, al mando de trescientos margariteños, derrotaba en Matasiete a tres mil aguerridos soldados españoles.

Francisco Esteban Gómez murió el 6 de agosto de 1853 en una de las habitaciones de la casa colonial que hoy ocupa la Asamblea Legislativa Regional del Estado Nueva Esparta. Un poco más de un año le sobrevivió Petronila Mata a su esposo, cuando una epidemia de cólera azotó la isla. Petronila murió el 5 de octubre de 1854 en La Asunción y fue enterrada en el cementerio llamado “El Blanco” en las inmediaciones de los terrenos que hoy ocupa la Gobernación del Estado Nueva Esparta, sin que se sepa donde están sus restos; tal cual ocurrió con Mata Hari, quien fue ejecutada por un pelotón de fusilamiento en la mañana del 15 de octubre de 1917. Tenía 41 años. Sobre los detalles de este episodio circularon muchas leyendas: se dice que antes de morir vestía un abrigo de piel, del cual se despojó para persuadir a sus ejecutantes, o que los propios soldados tuvieron que ser vendados para no sucumbir a sus encantos. Su cuerpo, que no fue enterrado, se empleó para el aprendizaje de anatomía de los estudiantes de medicina. Su cabeza embalsamada, que tenía el pelo teñido de rojo, como atestiguan quienes la vieron, permaneció en el Museo de Criminales de Francia hasta que en 1954 desapareció seguramente robada por un coleccionista.

EPITAFIO PARA DOS “MATA”

Así como Mata Harí ha sido estigmatizada por su manera vulgar de conquistar a los enemigos para obtener información, también Petronila Mata es victima de la sociedad beata margariteña, cuya religiosidad exacerbada, tabú pueblerino y costumbres prejuiciosa, vetan su nombre de cualquier monumento público