Qué dirá ahora el narco-paramilitar J. M. Santos
domingo, 27 de julio de 2008

El régimen narco-paramilitar está cada día hundido en el ‘chiquero’* de sus acciones. Por sus delitos y desafueros. Los cercanos ‘colaboradores’ del narco-para-presidente están o en la Picota o próximos a caer en ella. Y la cárcel espera a más personajes de las ‘alturas’.


ANNCOL

Las listas de los ‘cocotudos’ -como los llaman en Radio Café Stéreo- están al escrutinio de quien lo quiera hacer. Todos son ‘uribistas’, liberales o conservadores. Todos pertenecen al ‘establishment’. Todos son narco-paramilitares. Todos son corrompidos.

Y los que están a la espera de que la Corte Suprema los llame a rendir indagatoria están temblando como nunca se ha visto en Colombia. Tiemblan como lo cobardes que son. Que son muy ‘chachitos’ cuando de mandar a matar campesinos e indígenas, obreros, estudiantes y mujeres, sindicalistas y líderes de izquierda. Pero cuando tienen que mostrar valentía ante el tribunal que los juzga por sus crímenes, ahí sí, la ‘valentía’ se les esfuma o se les esconde en el sitio más abominable que tiene el ser humano.

Y eso que la Corte Suprema apenas los juzga por ‘concierto para delinquir’. Pero siempre nos hemos preguntado: ¿De las 143.000 víctimas de estas bandas de asesinos -militares y narco-paramilitares-, ninguna de esas muertes ha sido ‘ordenada’ por ninguno de los narco-para-políticos uribistas? ¿En cuántas muertes ha tenido que ver los Mario Uribe, Rubén Darío Quintero, Miguel de la Espriella, Maloff, los Ramírez, los García Orejuela, etc, etc? Mire usted no más, amable lector, la lista que hizo el periodista Daniel Coronell en un exceltente artículo llamado «Los nada que ver».

O ¿será que los narco-para-políticos se horrorizan al ver sangre y actúan como dijo Salvatore Mancuso que actuó Fachito Santos, que dijo que él «no servía para esas cosas»? Pero no sirve para ‘esas cosas’, ¿pero si sirve para las ‘otras cosas’: mandar asesinar, masacrar, desaparecer, ejecutar sumariamente, desplazar, es decir, cometer todos los crímenes que cometen los militares-narcoparamilitares?

El régimen narco-paramilitar de Uribhitler no tiene forma de esconder más sus asesinatos, sus violaciones de derechos humanos. Pero como no puede esconderlos,recurre a una estratagema. Arma una polvoreda a nivel interno y externo. ‘Pesca en río revuelto, ganancia de pescadores’, parece ser la consigna. Inventa la farc-política, que para eso tienen a la Fiscalía, e involucra en ella a reconocidas figuras de la izquierda en Colombia porque dizque aparecen en los blindados computadores de Raúl Reyes. ¿Y quién o quiénes no aparecen en ellos? Si estas personalidades han hecho bien su trabajo, con seguridad aparecen en uno, diez, quinientos, correos electrónicos. Máxime si -como dicen los mismos funcionarios estatales, las FARC tienen contactos con todo el mundo en todo el mundo- son proclives a una búsqueda de la paz que no resiste ver el narco-paramilitar régimen porque le da ‘terronera’.

Pero a nivel externo, vemos a los funcionaritos armando ‘películas’ sobre que ‘viajaron 6 miembros de las FARC’ a entrevistarse con el presidente constitucional y legal de Nicaragua, Daniel Ortega, como si una entrevista entre un presidente de un país y las FARC, en territorio de ese país, fuera un delito, y para lo cual aplican extraterritorialmente las ‘leyes colombianas’. Ahora bien, nos preguntamos: ¿Qué es lo que les preocupa tanto? ¿Que las FARC obtenga misiles tierra-aire, como reseña el diario El País de Cali? Eh, Ave María, ‘dejémonos de vainas’. Nosotros creemos que -cuando las FARC vaya a tratar de conseguir esos misiles -si no los consiguió ya-, cree no va a ‘ensuciar’ un aliado y más bien lo consigue en el ‘mercado negro’ en donde parece que hay muchos de esos ‘jueguitos’ moviéndose de aquí para allá.

Y en esa polvoreda, llama la atención que gobiernos socialistas aún se dejen maniobrar del desprestigiado y criminal régimen narco-paramilitar de Uribhitler con el ‘cuento del gallo capón’ de los computadores o de ‘ataques terroristas’ a sus embajadas, como lo ocurrido en Suiza. Porque siempre hemos sabido y leído en ANNCOL que las FARC tienen una política de fronteras en la cual se ha comprometido solemnemente a no realizar acciones militares en el extranjero. Y, que nosotros sepamos, ha sido fiel a su palabra empeñada.

Por el contrario, todo el mundo tiene que tener claro que los criminales, que los practican el Terrorismo de Estado en Colombia son precisamente personajes que están en las altas esferas del gobierno y en las bajas, también. Ya hemos visto que los detenidos por la narco-para-política y la yidis-política son todos, toditos todos, de los partidos uribistas. Ya hemos visto que el partido del ministro de defensa, Juan Manuel ‘La Hiena’ Santos, tiene comprometido hasta el presidente del partido, que fue también presidente del Congreso. Y esa situación ha llevado al ‘partido de la U’ -que ahora si está bien ‘partido’- al más completo ‘descuadernamiento’.

Por tal razón volvemos y nos preguntamos: ¿Cuando va Uribhitler y su camarilla narco-paramilitar a renunciar? ¿Cuándo va a desocupar la ‘silla eléctrica’ presidencial? ¿Cuándo van a dejar la ‘silla eléctrica’ los congresistas corrompidos y narco-paramilitares?

Porque la verdad es que el pueblo colombiano merece una Nueva Colombia en paz, con justicia social, democracia, libertad, pluralismo, independencia y soberanía nacional. Ya ahora la oligarquía no puede decir nada. Sus delitos la condenan.

—–

* Chiquero: Colombianismo. Porqueriza de mala muerte en donde se crían los marranos sin las más mínimas condiciones para su adecuada explotación, casi siempre toda empantanda.

ALP