La Asociación del Rifle de EEUU planea campaña millonaria contra Obama

Prensa latina/ inSurGente.- La Asociación Nacional del Rifle (NRA) estadounidense destinará 15 millones de dólares para hacer campaña contra el candidato presidencial demócrata, Barack Obama, señaló ayer la publicación digital The Politico.com.


Nosotros valoramos que si Obama gana los comicios generales de noviembre, pudiera utilizar su influencia para poner en peligro los argumentos defendidos por la NRA, admitió el directivo de dicho grupo Chris Cox. Según Cox, harán todo lo posible para convencer a los millones de estadounidenses que tienen pistolas, revólveres y fusiles de la inconveniencia de votar por Obama.

De acuerdo con la fuente, la poderosa organización defensora del derecho de portar armas de fuego diseminará mensajes, en los cuales -precisó- describirá al senador por Illinois como una amenaza para la Segunda Enmienda de la Constitución de este país.

El políticamente influyente grupo desplegará su mecanismo propagandístico en una quincena de territorios considerados clave para el desenlace de la batalla por la Casa Blanca, agrega.

Según el portal digital, la NRA atacará en esos lugares al legislador afronorteamericano a través de anuncios en periódicos, canales de televisión y emisoras de radio y también acudirá a llamadas telefónicas, correos electrónicos y revistas.

Nosotros valoramos que si Obama gana los comicios generales de noviembre, pudiera utilizar su influencia para poner en peligro los argumentos defendidos por la NRA, admitió el directivo de dicho grupo Chris Cox.

Según Cox, harán todo lo posible para convencer a los millones de estadounidenses que tienen pistolas, revólveres y fusiles de la inconveniencia de votar por Obama.

Expertos cuestionaron los verdaderos intereses de la NRA al hacer campaña contra el postulante demócrata, luego de considerar que éste en ningún momento ha representado una amenaza para quienes defienden el derecho de portar armas de fuego.

Por su parte, organizaciones humanitarias, sobrevivientes y familiares de víctimas de balaceras exigen al gobierno acciones concretas para frenar la violencia generada por unas 250 millones de armas de fuego estimadas en manos de civiles norteamericanos.