Desmontando Tretas ; cartas a El País y otros diarios de España
Juan Vicente Gómez Gómez

Caracas, 20 de agosto de 2001.
Señor Don Jesús Ceberio
Presente


No está de más iniciar la presente misiva, afirmando que tengo 25 años siendo lector de El País; periódico al que tengo entre de los 10 más importantes del mundo.
Enmarcado dentro de una tendencia Social Demócrata, sus contenidos reflejan inquietudes y vivencias que comparto. Y hoy gracias a Internet puedo leerlo a diario, cosa esta que antes se me dificultaba, por las razones que señalé en la carta que escribí y que Uds. publicaron a raíz del vigésimo quinto aniversario del periódico.

En varias oportunidades les he manifestado el desagrado, que como venezolano y lector, me producen las crónicas que desde Caracas firma la periodista Ludmila Vinogradoff. Ellas son un irrespeto a la normas que El País tiene establecidas en su “Manual de Estilo” y constituyen así mismo una violación a los principios éticos que deben regir la profesión del comunicador social. Cada una de las crónicas que remite son un ejemplo de falta de objetividad, por lo cual no me cuesta decir que la información que suministra, no es una información veraz. Con lo que también violenta los preceptos a los que se refieren los artículos 20, literal ‘d’ de la Constitución Española, y 58 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Pero este domingo con el artículo “Una cubanización imposible” se excedió; veamos por qué.

1)
Para corroborar la afirmación de que los venezolanos prefieren Miami, antes que La Habana, sostiene:
Un sondeo hecho por Internet para medir la reacción de la visita que le organizó Chávez a Fidel Castro al sur de Venezuela con motivo de su 75º cumpleaños, del 11 al 13 de este mes, retrata la percepción que se tiene de Cuba: ‘El 91% de los venezolanos no quiere nada con Fidel y nada con el régimen cubano’.

Un sondeo hecho por Internet no representa el sentir del pueblo venezolano. A Internet sólo tienen acceso un limitado número de venezolanos, los cuales en su mayoría son quienes perdieron sus privilegios a raíz de la llegada de Chávez al Gobierno. Pero así mismo, y no me cuesta nada afirmarlo, esas encuestas no tienen credibilidad alguna, ya que gran parte de las respuestas llegan de venezolanos radicados en Miami o en otros lugares de los EE UU, en los que ellos están viviendo su “exilio dorado” y disfrutando del dinero que robaron cuando fueron gobierno. El emigrante venezolano no se puede equiparar al inmigrante ecuatoriano, que llega a España. Los ecuatorianos en España realizan cualquier trabajo, por vil que él sea, para poder sobrevivir. Los emigrantes venezolanos salen del país con “containers” llenos de sus pertenencias y viven en Miami en casas cuyo costo no es inferior a los 100.000 dólares. En el Condado de Weston (que ya en los EE UU están llamando Westonzuela) las casas tiene un valor promedio de 500.000 dólares. Y se calcula que ya hay viviendo en el Estado de Florida más de 100.000 venezolanos. En Miami ya hay dos periódicos de venezolanos, el “The Miami Herald” (www.miami.com/herald) y “el Nuevo Herald” (www.miami.com/elnuevoherlad), dedicados a desacreditar el proceso que se inició en Febrero de 1999. Y déjeme decirle que lo que en ellos escribe Daniel Soher, entre otros, muy poco difiere de lo que escribe Ludmila Vinogradoff para El
País.

2)
Cuando ella sostiene: El 67% de la población cree que el Gobierno protegió al ex asesor de seguridad peruano en los siete meses que vivió en Venezuela.
¿Sobre qué bases estadísticas confiables fundamenta su aseveración? Lo que si no señala es que toda la organización que arropó a Montesinos durante los ocho meses que se ocultó en Venezuela, estaba directamente conectada con gente vinculada a los gobiernos de Jaime Lusinchi y Carlos Andrés Pérez o miembros de los cuerpos de seguridad del Estado que ellos controlaban; así como gente de reconocida militancia en Acción Democrática. El abogado Gonzalo Pérez Mena es un ejemplo de lo que le señalo; persona que por lo demás fue compañero mio de promoción. Su fortuna se la debe a los tejemanejes que el tuvo con gente del Gobierno y del Poder Judicial, que estuvo dominado por el abogado David Morales Bello (quien dominara al Poder Judicial a través de la “Tribu de David”), el mismo que en la tarde del 4 de Febrero de 1992 gritó en el Congreso ¡Mueran los golpistas!; aunque durante la madrugada del mismo día quien estaba muerto del miedo era él, por lo que no dudó en buscar refugio en la embajada de Canadá.

3)
Fundamenta toda su argumentación en base a los testimonio de: Fernando Ochoa Antich, general retirado, ex ministro de Defensa y ex canciller; el ex izquierdista Américo Martín; Leopoldo Puchi, secretario general del Movimiento al Socialismo, aliado del Gobierno; Douglas Bravo, de 68 años, ex guerrillero de la lucha armada.

De estos cuatro personajes Leopoldo Puchi, es quizás el menos antichavista de todos; aunque siempre ha tratado de desvincular al M.A.S. de la órbita de la coalición de partidos de izquierda que acompañan al presidente Chávez. No ha asumido la ruptura puesto que sabe que ella le condenaría al ostracismo. El pueblo respalda al gobierno, ya que por primera vez está recibiendo atención médica decente, educación gratuita y ve como poco a poco se está desarrollando una política habitacional, que le habrá de permitir acceder a una vivienda decente. El primer paso de este proceso es saldar la deuda social acumulada durante cuarenta años de malos gobiernos. El estallido social del 27 de febrero de 1989 fue un aldabonazo. De allí los intentos golpistas de febrero y de noviembre de 1992, y el posterior enjuiciamiento de Carlos Andrés Pérez. Caldera interpretó el malestar del pueblo en su discurso del 4 de febrero de 1992 en el Congreso, en el que no condenó la insurrección militar. Después rompería con COPEI, partido que él mismo creo, y eso le permitió alcanzar su segundo mandato, puesto que el pueblo creyó que sin ataduras partidistas podría emprender las reformas que el pueblo reclamaba. No lo hizo. Por lo cual Chávez hoy está en el poder. Pero entrevistar a los otros personajes, equivale a entrevistar a Carlos Andrés Pérez, Jaime Lusinchi, Rafael Caldera o Luis Herrera Campins. Hasta diciembre de 1998 Acción Democrática sostenía que había 1.800.000 venezolanos inscritos en el partido, mientras que COPEI censaba a 1.400.000 inscritos. ¿Qué fue de ellos el 6 de Diciembre de 1998 cuando 3.700.000 venezolanos le dieron a Chávez la más alta votación que jamás haya obtenido presidente alguno?

4)
Afirma: Chávez intenta implantar en Venezuela el modelo cubano con un convenio petrolero. Parte de la factura energética – de unos 360 millones de dólares anuales- es pagada con el envío de médicos, maestros y entrenadores deportivos cubanos, que por ahora suman 1.000 profesionales y técnicos prestando su servicio en Venezuela.
Médicos y entrenadores deportivos sí han llegado a Venezuela, lo que es una falsedad es lo de los educadores. La Federación Venezolana del Magisterio es quizás el último reducto de Acción Democrática, y hasta el día de hoy no hay una sola noticia de prensa que recoja una queja de esa central, denunciando la presencia de maestros cubanos en Venezuela. De haber habido un solo maestro cubano en Venezuela, el escándalo se hubiese escuchado hasta en el Vaticano. En relación con los médicos cubanos ellos están trabajando en lugares del interior en los que los venezolanos no quieren desempeñarse. El estudiante de medicina no puede graduarse, si antes no cumple con un año de medicina rural. Después de lo cual busca colocarse en clínicas privadas o en hospitales situados en las grandes ciudades del país. El interior, hasta hoy, estaba en las manos de brujos, curanderos y comadronas; es decir en las manos de Dios. Esas carencias vinieron a ser cubiertas por ellos. Como las carencias en materia hospitalaria, que aún las hay, se suplen mandando enfermos a Cuba, en donde reciben una atención médica que el Estado venezolano no puede suministrarles. Allí sí hay un pago retributivo por el petróleo que a precio preferencial se le vende a Cuba. Lo mismo sucede con los entrenadores deportivos, que vinieron a sembrar una disciplina deportiva de la que Venezuela siempre careció. Los resultados están a la vista, no más anteayer Venezuela, por primera vez en su historia, conquistó en Polonia la medalla de bronce en el XI Campeonato Mundial de Voleibol Juvenil. Mientras que en Atletismo, en el último año, se han establecido media docena de nuevas marcas nacionales, algunas de las cuales tenían más de 20 años de vigencia.

5)
Reseña: Pese a la frialdad con que fue recibido, Castro le sacó partido a la generosidad de su amigo anfitrión (como la ampliación del convenio petrolero a las áreas agrícolas y turísticas), además de llevarse la promesa de que Chávez le construirá un tendido eléctrico para dar luz a La Habana desde Caracas.
Esto no parece ser escrito por un periodista serio; y por ende no merece haberse publicado en El País. ¿En qué mente, medianamente sensata, cabe tal dislate? ¿Un tendido eléctrico construido sobre el mar Caribe? ¿En dónde se habrán de apoyar las torres? ¿Sobre boyas? ¿Cuándo en Caracas ha habido una central hidroeléctrica, que pueda generar energía? La mayor central hidroeléctrica del país se encuentra en el Estado Bolívar, por lo cual de allí (si fuera posible el absurdo al que me refiero) es de donde debiera partir el tendido eléctrico que suministrara luz a La Habana.
Pero no contenta con esto, remata: Será igual al que inauguró el día de su cumpleaños, el lunes pasado, con el presidente brasileño Fernando Henrique Cardoso, en Santa Elena de Uairén, al sur de Venezuela, en el extremo inferior del Estado de Bolívar, que tiene por objetivo alumbrar a la ciudad brasileña de Bõa Vista, del Estado de Roraima.

Con este párrafo la hubiesen reprobado en cualquier examen presentado en una escuela de Ciencias de la Comunicación. Yo sin ser periodista lo hubiese redactado de esta manera: Será igual al que fue inaugurado en la población fronteriza de Santa Elena de Uairen, al sudoeste del Estado Bolívar, por los presidentes de Venezuela y Brasil el pasado lunes 13 de agosto; acto al que fue invitado Fidel Castro, quien ese mismo día cumplía 75 años. Tendido eléctrico que tiene por finalidad suministrar energía a la Entidad Federal brasileña de Roraima. Humildemente creo haber reseñado en forma coherente y veraz, lo mismo que Ludmila Vinogradoff convirtió en un galimatías, con el agravante de que falsea la verdad al afirmar que Santa Elena de Uairen está ubicada ‘en el extremo inferior del Estado de Bolívar’. La única población de haberla, ya que no la hay, situada en el extremo inferior del Estado Bolívar, sería una que se encontrase situada a 75 kilómetros al sudoeste del río Paragua, el cual se encuentra a 150 kilómetros al sudoeste de Santa Elena de Uairen. He aquí otra venezolana que desconoce la geografía de su país. ¡Y mire que los hay!

Don Jesús, quien esto escribe no es un radical de extrema izquierda. Sólo es un venezolano a quien le duele su país. Un abogado con 33 años de graduado que hace ya 12 años tuvo que renunciar al ejercicio de la profesión, para no tener que profanar sus principios éticos. Fotógrafo ( con un archivo de más de 50.000 imágenes, tomadas durante más de 30 años, y en las cuales se registra el desastre que cometieron, quienes hoy se rasgan las vestiduras), profesor de fotografía a nivel de Universidad, crítico fotográfico, columnista, conferencista y comisario de innumerables exposiciones fotográficas. Un venezolano que en 1968 votó por Rafael Caldera, quien fuera mi profesor de Derecho del Trabajo, al que le reconocía su talla intelectual, pero que lamentablemente terminó defraudando la confianza puesta en él. Y para más señas, nieto del General Juan Vicente Gómez (dictador en Venezuela de 1908 a 1935), en cuyo gobierno y con toda seguridad hubiese estado preso.
Como verá esta extensa misiva la escribo, no con la intención de que ella me sea publicada, pero sí para que tenga en cuenta los planteamientos que en ella se formulan; y que para que El País siga siendo (por los años que aún me queden por vivir) el periódico en el que mis inquietudes y vivencias tengan cabida.

Sin otro particular al que hacer referencia, me suscribo de Ud.
Atentamente,

Martes 14 de agosto de 2001.
Cuánta ignorancia, usía .

Respuesta al periodista Alfonso USSÍA

Y eso que usía intitula su artículo “Coherencia”. Habrá en él coherencia sólo en la intención de desacreditar a Fidel Castro, y por mampuesto a Hugo Chávez Frías; lo que lo sitúa en la misma acera de aquellos que sin rubor doblan la cerviz y se hincan de rodillas ante los designios del Imperio. Actitudes como las que asume usía, si bien no las comparto, al menos las comprendo, ya que cada quien es digno de pensar y de actuar como bien le plazca.

Lo que no puedo aceptar de usía, es su crasa ignorancia.

Castro no celebró su cumpleaños en Caracas, Ciudad Bolivar está bien lejos de ella; consúltese un mapa (cosa que usía no se tomó la molestia de hacer) para corroborar lo que afirmo.

Castro no fue condecorado con la más alta distinción venezolana. El Gran Collar del Congreso de Angostura es una condecoración regional, con la que el Estado Bolivar distingue a alguien que cree digno de ella; siendo impuesta por el Gobernador de la entidad regional, y no por el Presidente de la República. Aunque a usía no le plazca, creo que Fidel la honra; lo que no puedo decir de Carlos Andrés Pérez o de Jaime Lusinchi, a quienes también les fuese conferida.

Venezuela no fue llamada así por los españoles, como usía con tanta ligereza o ignorancia lo afirma. Un genovés, Cristóbal Colón, el 2 de agosto de 1498 llegará a la península de Paria, y habrá de denominar a lo que hoy tenemos por Venezuela, como “Tierra de Gracia”. En 1499 un florentino, Américo Vespucio, llega al Golfo de Maracaibo, penetra en la Laguna de Sinamaica y allí consigue a indígenas viviendo en palafitos. En carta a Lorenzo Pier Francesco de Médici, fechada el 18 de julio de 1500, le relata este hecho y señala que el lugar le pareció una pequeña Venecia; de allí el apelativo Venezuela. Oficialmente Venezuela se comenzará a llamar así a raíz de la firma de la Real Cédula contentiva de la “Capitulación para la explotación, poblamiento y gobierno de la Provincia de Venezuela” firmada por un 50% español, es decir Carlos V, y la Casa Welser de Augsburgo; hecho que se sucede el 24 de Marzo de 1528.

Por ende todo lo demás que usía afirma pierde credibilidad. Sólo he de recordarle a usía, que cuando los pueblos se cansan de sus tiranos, acaban ajusticiándoles en la plaza pública. ¿Acaso lo que los rumanos hicieron recientemente con Ceausescu no confirma lo que afirmo?.

Caracas, Martes 02 de agosto de 2000.
Copia del texto del E-Mail enviado al diario “El Mundo”, sección “Cartas al Director”.
Estimado señor:

Por este medio deseo hacerle llegar el profundo desasosiego que me produjo el artículo publicado ayer, primero de agosto, firmado por la periodista Silvia Román.
Entiendo que cada cual tiene derecho a expresar sus opiniones y las mismas estarán marcadas por las creencias filosóficas, políticas y sociales de quien las exprese. Puedo estar en desacuerdo con los conceptos expresados por ella, por Rafael del Naranco, Alfonso Rojo o en la pagina editorial en la que se analiza el resultado de la Megaelección venezolana del 30 de julio pasado; pero debo respetar dichas opiniones. Lo que considero realmente indignante es que la periodista dé por cierta una situación que es totalmente falsa. Aquí ya estamos en el campo de la ética del periodismo, en el campo muy específico de lo deontológico. Cómo es posible que afirme sin prueba alguna, únicamente basándose en, cito: “…según aseguran los medios de comunicación estadounidenses”, que el Presidente Chávez ordenó detener a dos columnistas de la prensa escrita por haberlo criticado. No es ético afirmar algo que no haya sido comprobado. No es ético escudarse tras una fuente que no se identifica, ¿ en qué medio estadounidense se publicó semejante infundio, era acaso prensa escrita, radio o televisión? A Hugo Chávez Frias se le podrán achacar muchos errores, se le podrá criticar su forma de confrontar los problemas venezolanos o a sus adversarios; pero de lo que no se le puede acusar es de haber cercenado la libertad de expresión. Conoce muy poco la realidad venezolana quien esto afirme. En Venezuela se acaba de dar una situación que debería ser objeto de estudio por parte de las principales escuelas de Comunicación Social del mundo y de centros de estudios sociológicos. En Venezuela acaba de ganar las elecciones un candidato que ha tenido en su contra a la alta jerarquía eclesiástica, a un gran sector de la patronal empresarial, a toda la clase alta de la sociedad (sus candidatos fueron derrotados en todos los Municipios en los que vive la clase acaudalada venezolana) y a todos (entiéndase bien A TODOS) los medios de comunicación social, ya sean estos radiales, televisivos y prensa escrita. Será acaso que quienes votamos por Chávez somos todos analfabetas, sordos y ciegos…no lo creo, ya que ser ese el caso no estaría escribiendo esta nota.

Venezuela no estaba acostumbrada a una campaña en la que se confrontara abiertamente conceptos, ideas y actores políticos, por eso anteriores campañas eran un ejercicio retórico hueco, causa por la cual el país iba de mal en peor. Sólo importaba alcanzar el poder y para ello había que complacer a quienes sin tener el poder político ponían a éste a sus pies. En Venezuela se clamaba por un cambio de la estructura política. Lusinchi en 1984 creó la Comisión para la Reforma del Estado, la que nada hizo. Rafael Caldera, el 4 de febrero de 1992, en el Congreso, justificó el golpe de estado de Chávez. Caldera ganó las elecciones y Venezuela esperaba que fuera él quien emprendiera la tarea pospuesta. No lo hizo y con ello le abrió las puertas del palacio presidencial a Hugo Chávez.

El triunfo de Chávez no es fortuito. Su promesa electoral se basó en dotar a Venezuela de una nueva Constitución. Una vez electo le pidió al Congreso que convocara a referéndum consultivo para aprobar la Asamblea Nacional Constituyente. El congreso no lo hizo y el 2 de Febrero de 1999 fue Chávez quien después de juramentarse firmó el Decreto. De allí en adelante ya sabemos lo que ha sucedido en las cuatro consultas electorales. El venezolano, un gran sector del país, sabía que no se podía emprender un proceso de cambio, si no se cambiaba la concepción del Estado. Los partidos políticos le habían usurpado el poder de decisión al ciudadano y éste reclamaba que su voz fuera oída. Un gran sector del país quería ser oído y atendido, no quería que su voto sirviera para que unos pocos se beneficiaran descaradamente y unos muchos siguieran padeciendo.

El venezolano estaba consciente que debería esperar un tiempo prudencial para que la situación social y económica del país mejore. Una de las virtudes de Chávez es que no anunció milagros, señaló dónde están los problemas y que los mismo no se pueden resolver de la noche a la mañana. En ello se basa la credibilidad que de él tiene el pueblo. En el editorial de ayer se señala que nada se ha hecho con los recursos provenientes del incremento del precio del barril del petróleo. Se han utilizado para comenzar a paliar parte de la deuda social. El presupuesto del Estado se está haciendo partiendo de un precio de 10$ por barril, lo demás se destina a un fondo de estabilización macroeconómica. Esta es la primera vez que ello sucede en Venezuela. Carlos Andrés Pérez sentenció en 1974 “Administraré la abundancia con criterio de escasez”, vea lo que sucedió. La abundancia se administró con criterio de derroche y el país quebró, 32 mil millones de dólares de deuda externa ratifican lo afirmado. ¿Qué han cerrado empresas? ¡Sí! ¿Pero a qué se dedicaban…? ¿Dónde está la agroindustria y la industria productiva? Venezuela es un país que importa casi el 80% de sus productos alimenticios. Absurdo mayor imposible, en un país en el que abundan tierras fértiles improductivas y con una condición climatológica que nos permite tener dos cosechas al año. Gobierno y empresariado llegaron a decir que gracias a la política de sustitución de importaciones en Venezuela se estaba fabricando el 85% de las partes de los automóviles. El 18 de Febrero de 1983, conocido con el “Viernes negro”, fue el día en que el venezolano supo el tamaño de la mentira, supo que el país estaba quebrado y, que poco o nada se producía en el país y que dependíamos de lo que se importaba. ¿Cree usted, señor Director, que sería lógico utilizar estos recursos extraordinarios para volver a situaciones pretéritas…?

Todo esto ha dado lugar a la confrontación que estamos viviendo en los actuales momentos. Las crisis muchas veces deben dar lugar a un espacio para la confrontación. ¿Acaso en estos momentos España no está viviendo una confrontación por causa del problema de Euzkadi?. Confrontación necesaria ya que hay que resolver un problema que causa muertes e inestabilidad social y política. ¿Quién lo duda? Aquellos que no desean la confrontación son los mismos que provocan la situación que da lugar a la confrontación, es decir el PNV y EA. Aquí en Venezuela también es necesaria la confrontación, ya que a diario mueren cientos de personas por falta de asistencia médica y la pobreza es causa de inestabilidad social y política.

Perdone Ud., señor director, la extensión de esta misiva, pero creo necesario que también se tenga una versión distinta de un mismo hecho social. Debo igualmente decirle que con esta carta no tengo deseos de protagonismo. Le pido que se reserve la confidencialidad de su autor. Mi único deseo es hacer llegar, por su intermedio, mi reclamo a la periodista Silvia Román. En el caso de que Ud. deseara utilizar algo de lo señalado en esta carta, disponga de lo que considere pertinente pero, eso sí, refiérase a mí como “un lector de Venezuela”.

Agradeciendo su atención, me suscribo de Ud.

Caracas 14 de junio de 2001.
Una reacción destemplada
Publicado en “El País” y en “Venezuela analítica”

Para participar en un foro promovido por la Democracia Cristiana venezolana fueron invitados la ex candidata presidencial peruana Lourdes Flores, y Carlos Iturgaiz, ficha del Partido Popular español. La primera una solterona que no entusiasma ni a solteros, ni a votantes; mientras que al segundo aún le debe estar doliendo la vergüenza, tantas venias y reverencias que algunos miembros del Gobierno español desplegaron ante George W. Bush.

Este diario informó, que en él la peruana había afirmado, cito: que el fujimorismo pasó de tener un gran respaldo popular a liderar un régimen ‘autoritario, tramposo y corrupto, que, además, no resolvió ninguno de los problemas del pueblo peruano, y eso, precisamente, es lo que está pasando en Venezuela’.

De inmediato el presidente venezolano reaccionó destempladamente, de más está reconocerlo. Su irritación no fue causada por el hecho de que lo hayan comparado con Fujimori, como tendenciosamente lo afirma la prensa nacional y extranjera. De comparaciones Chávez está curado en salud; ya que hasta hay por allí un infeliz, tratando de conseguir un símil entre los discursos de Hitler y los de él.

Lo que sí irritó al gobernante, y a unos cuantos millones de sus gobernados, es que aseverara que el régimen de Chávez es autoritario, tramposo, corrupto y que no le está resolviendo ningún problema al pueblo venezolano. Suponiendo que todo ello fuera cierto, ¿quién es ella, para inmiscuirse en asuntos internos de un país en el que no tiene ni arte ni parte? A ella y a sus anfitriones lo que les interesa es armar ruido y que el mismo tenga eco en otras latitudes, para tratar de desestabilizar un Gobierno. Por lo cual están atentando contra la voluntad soberana de un colectivo que en siete oportunidades, y democráticamente, ratificó su voluntad de poner en marcha un cambio, impostergable por lo demás. Y dentro de ese colectivo me incluyo.

En el 78 los españoles refrendaron una Constitución, los venezolanos lo haríamos 21 años después. La del 78 no es la Constitución de Juan Carlos I, así como tampoco la del 99 es la de Chávez, como algunos pretenden señalarlo.

Aznar hoy tiene mayoría en las Cortes, como Chávez la tiene en la Asamblea. ¿Quiénes así lo decidieron? ¿Por qué entonces afirmar que los diputados de aquí se arrastran ante el presidente? ¿Sería pertinente afirmar que los diputados españoles, se arrastran ante Aznar?

Con independencia de otros queremos forjar un futuro. Respetamos a quienes labran el suyo, aunque difiramos de los instrumentos que empleen para ello. Por lo cual, si respetamos, exigimos respeto. Y el Presidente está en el deber de hacer que se respete, lo que el colectivo quiere, lo que el colectivo cree. Por lo tanto bienvenido sea quien quiera aportar algo, ya sea con su acción o con su crítica constructiva; que no habrá de serlo quien venga a perturbar, a entrabar el proyecto que deseamos construir en sana paz.

Por mandato Constitucional, son derechos irrenunciables de la Nación la independencia, la libertad, la soberanía, la inmunidad, la integridad territorial y la autodeterminación. Por ende el presidente es el garante de esos derechos, y debe de actuar contra quienes, nacionales o extranjeros, pretendan desconocerlos.

Caracas 13 de Febrero de 2001.
¿Delenda est Chávez?
Publicada en “El País”
Por una vez leo un artículo y, a pesar de la indignación que él me produjo, preferí diferir la respuesta. Me refiero al suscrito por Juan José Aznares, del domingo 11 de febrero y titulado “EE UU sospecha que Chávez intenta exportar su proyecto bolivariano”

Fue sabia la decisión. Ayer (12-02-01) se escribieron dos artículos en la sección “Opinión” que en parte le dan respuesta; como lo son el de Ignacio Ramonet “El consenso de Porto Alegre” y el de Rafael Díaz-Salazar “Neoliberalismo y cinismo en la política de cooperación”
Pero vamos por partes.

¿En qué consiste el “Proyecto Bolivariano de Chávez”? Pues simple y llanamente en promover la integración de Iberoamérica. Entiendo que la idea puede resultar inquietante para nuestro gran vecino del Norte, quien ha perdido el control que ejercía sobre Europa en virtud de la consolidación de la Unión Europea; que aún tiene que vérselas con la oposición de la “Pérfida Albión”. ¿Será ello mera casualidad? Para EE UU sería preferible que los estados situados al sur del Río Grande permanecieran desunidos. Ellos en su conjunto representan una masa poblacional de cuatrocientos cincuenta millones de seres y con una tasa de natalidad que supera la de EE UU. Pero además son dieciocho millones y medio de kilómetros cuadrados, contra los diecinueve millones cuatrocientos mil que suman EE UU y Canadá.

Mientras que EE UU y Canadá saben con exactitud lo que hay en cada centímetro cuadrado de su territorio, por estos lados estamos aún descubriendo lo que en él se encuentra oculto. Mientras que EE UU y Canadá cuentan con un mercado fijo y estable, por estos lares el mercado está por hacerse. Tenemos una masa poblacional que requiere de alimentos, productos, bienes y servicios primarios; lo que favorece un desarrollo industrial, hasta ahora en manos de nuestro gran vecino, que de consolidarse lo desplazaría del mercado Iberoamericano. Nuestra independencia pasa por dejar de ser dependientes de los bienes y servicios que consumimos; por manufacturar las materias primas que exportamos; por crear tecnología en lugar de importarla.

En menos de dos años Chávez ha recorrido el mundo denunciando el “Neo Liberalismo Salvaje”; en ello su mensaje es coincidente con el del Papa Juan Pablo II, con el de Ignacio Ramonet y con el de tantos otros intelectuales que se oponen a la globalización como instrumento de destrucción de la dignidad humana, como instrumento de consolidación de la injusticia social en el tercer mundo. En el área subregional Venezuela promueve un acercamiento con Brasil y Colombia. Sabemos que esto debe asustar a nuestros vecinos del norte. Estos tres países suman ellos solos diez millones quinientos cincuenta mil kilómetros cuadrados y albergan a 216 millones de seres. Pero también estos tres países tienen salidas naturales al Atlántico Norte y Sur, al Caribe y al Pacífico. El esfuerzo de acercamiento de Venezuela a Brasil, es una puerta abierta al Mercosur. Siendo Venezuela miembro del Pacto Andino entenderemos entonces la importancia de ese acercamiento y por ende lo que él representa a escala subregional. ¿Será una casualidad que se haya puesto en marcha el “Plan Colombia?

Señala Ignacio Ramonet: “El nuevo siglo empezó efectivamente en Porto Alegre. Y los fanáticos de la globalización saben que las cosas probablemente ya no serán como antes. Porque se ha comenzado a entrever que otro mundo es posible” Porto Alegre está en Brasil. Brasil es parte de Iberoamérica. Desde Iberoamérica se está predicando un nuevo concepto de integración, que va más allá de sus fronteras y apunta hacia una unión Sur-Sur, que a muchos inquieta. Creo que al mismo Aznar, si nos atenemos a lo que sostiene Rafael Díaz-Salazar: ” Con todo descaro, se pretende subordinar nuestra política de cooperación a la promoción de los intereses económicos de las empresas españolas en los países del Sur, al incremento de nuestro comercio exterior, y al reforzamiento de los objetivos políticos gubernamentales en América Latina, Asia y África” Que en definitiva no es otra cosa que lo que han hecho los EE UU con aquellos países situados al Sur del Río Grande.

El asunto no es acabar con Chávez, él no es más que uno de los muchos que andan por allí pregonando un nuevo orden mundial, sino que lo diga Ignacio Ramonet: “Mientras un Davos fortificado y militarizado apareció sumido en la mala conciencia y en la culpabilidad, el éxito festivo de Porto Alegre salta a la vista. Unos 12.000 participantes (sólo se esperaba a 5.000), 120 países representados, 1.600 periodistas acreditados, más de 800 ONGs, 400 talleres de reflexión, decenas de intelectuales de talla internacional (de Samir Amin a Armand Mattelart, de Eduardo Galeano a Walden Bello, de Ariel Dorfman a Tarek Ali…)”
¿Delenda est Chávez?

Por lo cual mi indignación con el artículo de J.J. Aznares, ya que él mismo no me hubiese extrañado leerlo en “El Mundo” o en el “ABC”, pero nunca en “El País”

Caracas 05 de febrero de 2001.
La “Revolución Cultural” de Chávez
Carta para el “ABC”
Con verdadero desagrado leí el artículo de J.J. Armas Marcelo “Revolución cultural”
Qué fácil, desde Madrid y de oídas, pronunciarse sobre una serie de hechos que tienen más de una década de gestación. Qué fácil, desde Madrid y de oídas, minimizar un proceso y reducirlo a un lugar común. Qué fácil, desde Madrid y de oídas, opinar sin saber casi nada sobre lo que se está opinando.

El 27 de febrero de 1989 el mundo vio consternado lo que en Venezuela sucedió. El “Caracazo” o ” el día en que bajaron los cerros” fue un hecho que no pasó desapercibido. Pero aquí sólo unos pocos artistas dejaron constancia de él. Tan pocos que sobran los dedos de una mano para contarlos. Para esa fecha el sector cultural se había desentendido de la realidad social del país. Con ella no se vende arte. Nuestra alta burguesía (que es la que consume arte) cierra los ojos ante la realidad, lo social, el compromiso. Exige un arte “Ligth”.

Desde hace más de diez años el arte “Ligth” invadió los museos, que en Venezuela son financiados por el Estado. Ante la carencia de recursos públicos (el desbarajuste de las finanzas públicas minimizaba los aportes para cultura, educación y sanidad) los museos buscaron financiamiento privado. Firmas vinculadas con la moda, la industria automotriz, la banca y los licores, patrocinarán exposiciones y salones. El arte será visto como una serie de objetos con valor comercial. Nada de cuestionar lo que se muestra, hay que publicitarlo y venderlo. Desaparece la crítica de arte, siendo sustituida por gacetillas de prensa laudatorias de lo que se expone.
El público que acude a los museos es el mismo que llena las galerías de arte, es decir un muy selecto público que habrá de convertir una exposición en un “Visón/party”, como genialmente ha llamado Francisco Umbral al desfile de famosos.

Esa es una realidad que Armas Marcelo no entra a analizar, puesto que la desconoce. Como esta otra. En los museos los cursos que se dictan lo son para damas menopausicas de alto coturno, que no saben que hacer con sus días, cobrados a precio de oro. Durante estos últimos cuarenta años los dineros del Estado fueron para el disfrute de unos pocos; por lo cual el mundo de la cultura no podía ser extraño a tal predicamento.

Hoy se ha emprendido un proceso de reordenación social del hecho cultural.
Sofía Imbert será recordada como una gran promotora cultural. El Museo de Arte Contemporáneo de Caracas (con sus virtudes y defectos) es su obra. Nadie se lo habrá de negar. Al frente de él se encuentra ahora una persona formada por ella. Al frente del Vice Ministerio de la Cultura, Manuel Espinoza. Artista plástico, promotor cultural, ex director de la Galería de Arte Nacional y director fundador del Instituto Universitario de Artes Plásticas “Armando Reverón”. El antiguo Consejo Nacional de la Cultura (CONAC) un ente divorciado de las políticas educativas del Estado, quedó fundido en el ministerio de Educación Cultura y Deportes. Y así con las demás instituciones. ¿Entonces? ¿Revolución o reordenación?

Quizás lo que más incomode a algunos es que a partir de muy poco, las salas de los museos se verán recorridas por gentes de color oscuro, provenientes de los estratos bajos de la sociedad; los cursos les dará privilegio a ellos y serán además gratuitos.

Le recomiendo al señor Armas Marcelo que se dé una vuelta por Venezuela y constate, lo que yo como docente universitario constato a diario. Que el 97% del alumnado carece de ortografía. Que el 90% ignora quien fue Pablo Picasso. Que el 85% desconoce la nacionalidad de García Márquez. Y que el 98% desconoce quien fue el primer presidente de Venezuela. Si para revertir ese cuadro se requiere de una revolución, entonces ¡Qué viva la Revolución!
Regresar

Caracas 19 de enero de 2001.
Leyendo a Felipe González

Venezuela y Latinoamérica toda no pueden ocultar, ni deben hacerlo, su origen hispano. España e Hispanoamérica están indisolublemente unidas en el tiempo y en buena parte somos lo que somos por nuestra herencia española. Por lo cual muchas de las cosas, buenas o malas, que nos han sucedido, no son casuales; son el producto de dicha herencia. ¿Entonces por qué no pudieran sucederles a quienes nos sembraron con su herencia cultural?

Esta reflexión surge de la lectura del artículo de Don Felipe González “Llueve sobre mojado”. En él manifiesta temores por las funestas consecuencias que pudieran llegar a tener ciertas políticas aplicadas por Don José María Aznar López.
Cuanta razón tiene al señalar el peligro que supone el control del poder económico, medíatico y financiero por una nueva oligarquía vinculada con quienes detentan el poder.
Venezuela sabe algo de ello.

Durante el siglo XIX vio como se extinguía la oligarquía colonial. Será a partir de 1900 cuando comience a surgir una nueva oligarquía, siendo sustituida en 1958 por otra novísima. Ésta financiará a los factores políticos y ellos anularán cualquier competencia que la perjudicara; se producirán monopolios, oligopolios y carteles, beneficiando a unos pocos en detrimento de los más. El Estado, instigado por ella, comenzará a privatizar a diestra y siniestra; llegándose al extremo de plantear la privatización de la seguridad social y, escúchese bien, de las cárceles.
El poder financiero se consolida a la sombra del político. El uno halaga al otro y éste cierra los ojos, no les cobra impuestos, relaja los mecanismos de control y les permite fijar políticas financieras que minimizaron al “Banco Central de Venezuela” como ente regulador. En 1982 quiebra el “Banco de los Trabajadores de Venezuela”, entidad financiera dependiente de la Confederación Venezolana de los Trabajadores; perjudicando al trabajador que había confiado en él, mientras que los grandes caimanes huían. Y en 1994, tras la quiebra del Banco Latino (presidido por Pedro Tinoco, ex Ministro de Hacienda de Carlos Andrés Pérez), se derrumba el sistema financiero.

Los medios, como lo decía en carta publicada en esta misma sección el 16 próximo pasado, vivían a expensas del Gobierno. En los medios escritos saturación de propaganda oficial y por ende críticas muy veladas al Gobierno de turno. Y por supuesto nula comprobación de las declaraciones de impuesto sobre las rentas. ¡Sí te sales de la raya ordeno una inspección fiscal! Por el lado de los radioeléctricos la situación era aún más patética. Por Ley la República es dueña de las frecuencias y las otorga como concesiones a particulares. ¿Quiénes las obtenían? ¡Sólo amiguetes del gobierno! En los canales privados ni un minuto dedicado a la cultura. Eso sí culebrones eternos y entrevistadores postrados ante ministros y jerarcas del antiguo “Status”, qué no del nuevo. Algo así como dicen que fue la “autoentrevista” que se hizo Don José María en Antena 3.

Tomen pues muy en serio las advertencias de Don Felipe González, que no son hipótesis, son realidades. Tan reales que ya han sucedido y vean en el follón en el que Venezuela está metida. Con la única diferencia de que por estos lares se practican de manera rústica; mientras que por aquellos con mucho “savoir faire”. No por nada Ignacio de Loyola y José María… Escrivá de Balaguer han hecho escuela.

Caracas 14 de enero de 2001.
La pantaleta del abogado
Con sorpresa leo hoy en esta sección la carta enviada por Dorindo Burgos Arias. Digo sorpresa por cuanto Dorindo Burgos pide, como un favor que se le debe a la democracia y a la libertad de expresión, que se publique el artículo de marras. El País le complace y está bien. Pero yo tengo la obligación de señalar algunas cosas al respecto.

1.- Si en algún lugar la libertad de expresión no está constreñida, ese lugar es Venezuela.

2.- Aquí el 90% de los medios de comunicación social están, de manera frontal y abierta, en contra del presidente Chávez.

3.- Que Chávez en su programa radial se defienda de las críticas que los medios le formulan, debe ser entendido como un derecho a réplica consustancial a la libertad de expresión.

4.- Que a los medios les moleste que “la criada les haya salido respondona” es un problema sólo inherente a ellos. Estaban acostumbrados a decir y escribir lo que les venía en gana, sin obtener respuesta alguna y eso cambió. Estaban acostumbrados a que el Gobierno comprase sus favores y eso cambió.

5.- La carta de marras fue publicada en la sección “Cartas” del diario “El Nacional”. Por lo cual pregunto ¿Cual libertad de expresión fue vulnerada?

6.- Quien quiera que revise, vía Internet, la prensa venezolana encontrará a diario en ella, cien artículos mucho más virulentos que él de marras.

Es cierto que el Abogado y Profesor de la Universidad de Carabobo, Pedro Aure Sánchez fue detenido por la Dirección de Inteligencia Militar. Esa forma de actuar fue repudiada de inmediato por quienes creemos y defendemos el Estado de Derecho. Así mismo soy de los que considera que el Ministro de la Defensa debería ser destituido, ya que el arresto del ciudadano Aure Sánchez y su sometimiento a la Jurisdicción Militar, es un atentado a su fuero civil. Ese es un exabrupto cometido hasta la saciedad en Venezuela, contra el que nos hemos revelado quienes desean un real cambio en nuestro país.

Pero es igualmente cierto que de inmediato la Fiscalía General de la República y la Defensoría del Pueblo intervinieron y en menos de 48 horas Aure Sánchez se encontraba en la calle mostrando su mejor cara de “perseguido político” del “Autócrata Chávez”, quien tiene todas las intenciones de “eternizarse en el poder”, para consolidar “una dictadura” de corte “Castrocomunista” con signos “Franco-Nazi-Musoliniana”, para decirlo en términos utilizados por muy sesudos intelectuales criollos.

Ahora, eso espero, deberá comparecer ante la Jurisdicción Civil. No para rendir cuenta de su “brillante creación intelectual”, sino para aclarar si él no hace parte de un movimiento “Cívico-Militar” que anda por allí haciendo circular un vídeo que se remite, junto con un folleto y una pantaleta, a militares activos para que se levanten en armas y depongan a un presidente que hemos elegido el 70% de los venezolanos.

Igualmente me gustaría saber si los fondos que financian esa campaña no han salido de los Ciento Cincuenta Mil Millones (¡así cómo se escribe!) de dólares que muy honestos patriarcas, defensores de una muy sui generis democracia, tuvieron la previsión de poner a buen resguardo en bancos de los EE UU. Y que son quienes están detrás de esta y otras campañas que no buscan consolidar una sana democracia, pero sí restablecerlos en los privilegios perdidos.
Regresar

Caracas 04 de Enero de 2001.
No es el primero
Escribe JORGE EDWARDS, refiriéndose a Pinochet: “El ex general y senador vitalicio ya fue privado de su fuero parlamentario por la Corte Suprema, hecho enteramente inédito en la historia chilena y latinoamericana”

Entiendo su entusiasmo, que compartimos todos los Iberoamericanos que creemos en la democracia, al señalar que por fin un tirano ha caído en manos de la justicia. Pero su afirmación es incierta. El general panameño Noriega, eso sí gracias a una invasión armada a Panamá, purga condena en los EE UU. Podría decirse que eso no vale. Pero lo que sí vale es la destitución y enjuiciamiento de Carlos Andrés Pérez en Venezuela.

Él, en virtud de una disposición constitucional, gozaba del doble fuero de Senador Vitalicio y Presidente de la República. Por lo cual el Congreso hubo de pronunciarse sobre sí había o no méritos para enjuiciarlo por malversación de fondos públicos. Al hallarse indicios de su culpabilidad se procedió a su desafuero, siendo destituido el 20 de Mayo de 1993. Posteriormente será sentenciado a dos años de prisión, los que habrá de cumplir en arresto domiciliario debido a su edad, tenía más de 70 años cuando se dicta la sentencia. Según el Código Penal venezolano quienes sobrepasan de esa edad están exentos de cumplir penas de prisión en instituciones penitenciarias.
Por lo cual a Venezuela le cabe ese dudoso honor, que reclama para Chile el brillante Premio Cervantes.

Caracas 06 de Diciembre de 2000.

El contrapeso de Chávez

Recientemente di respuesta al editorial “Excesivo Chávez” y hoy debo hacerlo con “Chávez, sin contrapesos”.

Miente el editorial cuando afirma que el referéndum del domingo era para acabar con la Confederación Venezolana de Trabajadores (C.T.V.). Miente el editorial cuando afirma que Chávez está proponiendo un sindicato único plegado a sus intereses políticos. Miente el editorial al afirmar que es inconstitucional el referéndum. Veamos porqué.

1.- El contenido de la pregunta del referéndum no es si se está de acuerdo en acabar con la CTV. Planteaba si se está de acuerdo en que la actual dirigencia sindical siga al frente de ella. Tienen 20 años al frente del sindicato sin haberse re legitimado y fueron impuestos allí por las cúpulas política de los partidos desplazado, por el pueblo venezolano, en siete consultas electorales.

2.- El país y por ende la clase trabajadora, está clamando por sindicatos que representen los legítimos intereses del trabajador. Hasta hoy la dirigencia sindical ha sido la única favorecida, ella se ha cansado de venderse a los intereses patronales en detrimento de los derechos de los afiliados. Ella vive en mansiones, se traslada en coches que no pueden ser adquiridos por profesionales universitarios y percibe sueldos equiparables a los de un presidente de banco. Mientras que el trabajador tiene que subsistir con sueldos inferiores a los 300$ mensuales, carece de un sistema de salud eficiente y sus pensiones son inferiores al salario percibido, quedando reducidas al salario mínimo que es de 200$.

3.- El artículo 70 de la Constitución establece que el referéndum es un medio de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía. Mientras que el artículo 72 señala que todos los cargos y magistraturas de elección popular son revocables por vía de reférendum. ¿Entonces en dónde está la inconstitucionalidad del referéndum? Y en lo que se refiere a su legitimidad. No señala el mismo editorial que en Venezuela no hay más de un millón y medio de trabajadores sindicalizados. Pues bien basta con que se hayan pronunciado un millón de electores para que su legitimidad sea plena.

Miente igualmente el editorial al afirmar: “Junto con la Iglesia católica y algunos medios informativos, la Confederación forma uno de los escasos focos de oposición al impulsor de la “revolución bolivariana”. Veamos porqué.

1.- La iglesia católica no está opuesta a Chávez. Es una parte de la alta jerarquía quien lo está. La que no acepta el aborto y que condenó que no haya sido proscrito del texto constitucional. La que no acepta desprenderse de los privilegios que en materia de educación le habían conferido gobiernos anteriores. La que anduvo genuflexa ante Cecilia Matos y Blanca Ibañez, queridas de Carlos Andrés Pérez y Jaime Lusinchi.

2.- No son “algunos” medios informativos los que hacen oposición a Chávez, son “todos”. Todas las frecuencias radioeléctricas fueron otorgadas por Acción Democrática y Copei a sus amigos. El 90% de los medios impresos están en manos de ad lateres de esos partidos. Hoy están pagando los favores recibidos.
El contrapeso de Chávez está en el pueblo, ya que un 20% del electorado, es decir 2.200.000 venezolanos podemos dentro de dos años desalojarlo de la presidencia, por la vía de un referéndum, si es que él nos defrauda.

A “golpe de urnas”, como lo dice el editorial, no se construye un caudillo; se consolida una democracia.

¿Gavilán o paloma?

Y van dos editoriales: “Chávez y el petróleo” y “La amenaza del crudo”. En ambos Chávez y la OPEP son los malos de la película.

En el primero se daba a entender que Chávez tiene sueños o delirios de grandeza, queriendo convertirse en líder del Tercer Mundo y usará el petróleo para ese fin. Hoy presentan a Chávez cual halcón dispuesto a arrojarse sobre inocentes palomas. Hoy se nos dice que los países productores, con excepción de Arabia Saudita, están produciendo al 100%, por lo que el precio del barril difícilmente podrá bajar de los 31$. Hoy se dice que la OPEP es responsable de los desajustes económicos que se presentan en las economías de los países consumidores.

¡Un poco de seriedad señores! El precio de la gasolina que se consume en el primer mundo es alto porque, en promedio ponderado, un 54% de él se corresponde al impuesto que pecha el producto final. ¿Porqué entonces no rebajar el impuesto?

La banda de precios OPEP oscila entre 22$ como mínimo y 28$ como máximo, mientras que el West Texas y el Brend del Mar del Norte, se venden a 32,85$ y 30,40$, sin estar sujetos a bandas de fluctuación. ¿Entonces quienes encarecen el producto?
Por último. Sí los precios están altos, ¿porqué entonces no dejar de comprar el producto? Esta es una de las reglas de la economía de mercado. Porqué en lugar de quejarse, los países consumidores no invierten en fuentes alternativas de energía. Utilicen para ello parte de los ingresos provenientes del impuesto. ¿Porqué EE UU y sus aliados no producen más para compensar el mercado? ¿Qué esperan? Lamentarse es “tercermundista”, eso dicen desde el Primer Mundo. Demuestren entonces que ustedes son los halcones y nosotros las palomitas con las que han de alimentarse.

juanvicente@redbolivariana.com