Por Ricardo Monsalve

dos principios básicos para la escogencia del candidadto ideal
1.- Tal como una y mil veces lo ha proclamado el lider de la revolución el comandante presidente Hugo CHÁVEZ Frías:


«Aquel que venga aquí a hacer negocios es mejor que se vaya y se dedique a eso, a hacer sus negocios, que no venga al partido ni a la revolución para hacer de esto su negocio»…

Este es el precepto ideológico fundamental de todo revolucionario, hay que tener absoluta claridad de quienes son los enemigos históricos de los pueblos y de los trabajadores tanto en Venezuela como en el mundo entero, todo empresario, mas temprano que tarde termina defendiendo sus más obscuros y egoístas intereses por encima de los intereses de los trabajadores y de los colectivos, esta es su condición natural por eso siempre terminan traicionando la revolución y apegándose a los valores e intereses de los explotadores, lo cual es incompatible con el socialismo, con el cristianismo y con el bolivarianismo; de tal manera que debemos ser claros, contundentes y consecuentes con este principio:

¡NI EMPRESARIOS NI BURGUESES COMO NUESTROS CANDIDATOS!

2.- ¡NI CORRUPTOS NI BUROCRATAS!

El burocratismo no nace con la sociedad socialista, ni es su componente obligado…En una sociedad capitalista todo el aparato del Estado esta puesto al servicio de la burguesía.
Che Guevara.

Por eso es que es imprescindible que aquellos compatriotas que han tenido responsabilidad en los cargos públicos y se han dejado atrapar por el burocratismo y en consecuencia se alejaron del pueblo, que no lo atendieron o lo maltrataron no merecen ser candidatos de la revolución, ya que demostraron con su mal proceder que no impulsan los principios de humildad y de servicio incondicional hacia los ciudadanos que los eligieron, por lo tanto, es imprescindible darle la oportunidad a aquellos compatriotas nuevos que vienen con ideas frescas y que se han mantenido intachables en la defensa de la revolución.

Ernesto «Ché» Guevara decía que había que hacer «guerra a la burocracia». Lenta (como una tortuga), ineficiente, inhumana, antieconómica, se ha transformado en burocratismo. La manera de combatir esta «tara social» antirrevolucionaria es combatiendo a los burócratas, por eso:
¡NI CORRUPTOS NI BUROCRATAS COMO CANDIDATOS DE LA REVOLUCIÓN!
Ricardo Monsalve. (Comisionado de Ideología Batallón Socialista Francisco de Miranda- Altagracia)