Candidata de Podemos a la Alcaldía de Barquisimeto
Glexsy Ynsú Dugarte

Marisabel, una guara con guáramo, indica un afiche-calendario que comenzó a circular hace dos semanas en Barquisimeto, capital del estado Lara, con la imagen sonriente de la ex primera dama y segunda esposa de Hugo Chávez, Marisabel Rodríguez, quien cobró notoriedad en la prensa local, tras denunciar, primero, que el presidente venezolano pretende arrebatarle la custodia de su hija Rosinés, y ahora, que ha sido víctima de maltrato físico, psicológico, acoso y hostigamiento por parte del mandatario nacional

El afiche de Marisabel no hace ninguna ninguna alusión política, partidista, ni electoral, pero eso no indica que esté al margen de la contienda electoral: Ya es público el apoyo que le dará el partido PODEMOS como candidata a la Alcaldía de Iribarren, así como presumible que el nombre de Chávez seguirá siendo el centro de sus ataques mediáticos, de cara a la contienda electoral.

A través del programa radiotelevisado Aló Presidente de este domingo, Chávez dio al traste con lo que ya la prensa vislumbraba como un espectáculo mediático: «Algunos son como hienas que se abalanzan para ver una telenovela», dijo sobre el caso, y para «parar este show mediático que se está montando desistió de la citación judicial.

«Retiro la acción jurídica y ya veré de qué manera busco arreglar la situación. Si para evitarle un drama como éste tuviera que hacer el máximo sacrificio, yo lo haría…» Añadió que lo único «que pretendo es ver a mi hija, en buenas condiciones y con regularidad. Que Dios te bendiga Rosinés, tú sabes que yo te amo y yo sé cómo tú me amas», dijo brevemente ates de ponerle punto final al asunto.

Este punto final trastocó también con la anunciada movilización del Comité Amigas de Marisabel, quienes acudirían a la audiencia fijada para el próximo jueves y se apostarían en las afueras del Edificio Nacional, en Barquisimeto, para apoyar moral e institucionalmente a Marisabel Rodríguez, e invitaron a sus similares a ser solidarias con una persona de su mismo género en una circunstancia tan complicada.
Pero la candidata a alcaldesa de Barquisimeto oxigenó la polémica que muchos dieron por concluida. En la página web del diario El IMPULSO se reseña que actuará legalmente contra el presidente Chávez «por el acoso y hostigamiento. Viene nuestra participación en cuanto al estudio de todas las posibilidades que existen, pruebas notorias por parte de violencia física… violencia psicológica pública que él me mantiene».

Una opinión completamente distinta expresó recientemente Marisabel Rodriguez a la televisión española y que está disponible en los videos de You Tube, donde la moderadora le interrogó en forma directa e insistente si había sido víctima de violencia física por parte del Presidente. «Soy una mujer que en este momento, si tengo la oportunidad de llegar a miles de mujeres y tuviese el testimonio de decir que fui maltratada algún día por el máximo jefe o por el hombre más común y corriente, yo lo diría, yo tendría la vergüenza, o tendría las agallas de decirlo porque creo que pudiera ser un ejemplo para que las mujeres no se dejen maltratar. No me daría pena decir que si alguien me maltrató, decirlo. Pero tampoco puedo inventarlo para dañarle la imagen al señor. Yo lo ataco por donde puedo atacarlo, que es por la parte política».

Ahora la candidata tuerce ese discurso, denuncia agresión física y mezcla ataques políticos al descalificar al gobierno del Presidente, con ataques personales donde pretende victimizarse frente a la figura presidencial, para lo cual utiliza deliberadamente la compleja situación en la que se encuentra la hija menor de ambos, al vivir con sus padres separados.

Hace cinco meses se desató una polémica similar en la prensa, cuando abanderó la campaña de sectores opositores en contra de la Reforma Constituciona propuesta por Chávez y acudió hasta la máquina de votación a sufragar acompañada de la hija del Presidente, con un despliegue mediático donde denunció que «hordas chavistas» trataron de intimidarla al salir del centro de votación.

Rodríguez afirma hoy que al mandatario nacional le encanta mostrar la presa para que la gente se vuelva loca, «tiene un deseo enfermizo de hacer daño, de intimidar, de poner al oponente al borde de un precipicio psicológico…». Dice que «hubiese preferido que el presidente me llamara y felicitara ayer día de las madres públicamente en Aló Presidente, pero más bien hizo uso de ese verbo encendido, para decirme hiena, me ha dicho de todo muchas veces, pero esperar en la boca del padre de mi hija que me dijera hiena y comentar en su programa esto, este día, es demasiado, pero uno pierde la capacidad de asombro».
Uno pierde la capacidad de asombro.