Socialismo venezolano: entre elecciones y combate a plan secesionista

Caracas, 10 may (PL) El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) decidió esta semana el método para elegir desde la base a sus candidatos a gobernadores, alcaldes y legisladores estatales en unas internas el próximo 1 de junio.

Después de analizar durante varios días los procedimientos y someterlos a consideración de delegados de circunscripciones, la directiva partidista anunció que los militantes podían realizar sus postulaciones del 12 al 14 de mayo.

El presidente Hugo Chávez instruyó la víspera a las bases del PSUV sobre la importancia de los venideros comicios, pues éstos tendrán lugar en medio de acciones de grupos opositores para dividir el país.

De hecho, Chávez denunció a inicios de semana algo que sectores contrarios a su gestión se encargaron de corroborar cuando pretendieron introducir en el Consejo Legislativo de Zulia el debate de un estatuto autonómico.

El intento fracasó por el momento pero, según el mandatario, evidenció la receptividad de algunos grupos a un plan mayor orquestado por Estados Unidos para debilitar el proceso de integración latinoamericana mediante el resquebrajamiento de las naciones.

La oposición se va a afincar en lo que llamamos la Media Luna Venezolana, compuesta por las entidades Zulia, Mérida, Táchira, Trujillo y Barinas, precisó el mandatario antes de advertir que sólo una guerra podría dividir el país.

En ese sentido, el jefe de Estado invitó a la tolda socialista a “incorporarse de lleno a la tarea histórica de formar la Unión de Naciones Suramericanas” como garantía para alcanzar la libertad y el desarrollo del continente.

Dicha integración tuvo en la primera reunión del Consejo Energético Suramericano, realizada en Caracas, un paso de avance, pues el cónclave permitió consolidar estrategias concretas de trabajo como la creación de una empresa grannacional.

A raíz del debate, los ministros de Energía del área decidieron darle una mayor atención a los aspectos ambientales vinculados a la industria extractiva y procesadora de crudo, el ahorro de combustible y la utilización de fuentes renovables.

Además, reiteraron el respaldo de sus respectivos gobiernos a la unidad territorial boliviana y la gestión del mandatario Evo Morales, frente al referendo ilegal convocado por la oligarquía del departamento de Santa Cruz para discutir la autonomí

Por su parte, Chávez resaltó la importancia de consolidar un Tratado de Seguridad Energética por el bien de la “patria grande”, porque generaría tanta fuerza que puede derivar en iniciativas para atacar los problemas sociales, políticos y económicos.

Sin embargo, el país también priorizó dentro de la diversificación de socios, los nexos con China, nación con la cual firmó nuevos acuerdos en el campo energético, agrícola, la transferencia de tecnologías y el combate a la pobreza.

lma/iep