Presidente boliviano califica de rotundo fracaso referendo cruceño

La Paz, 4 may (PL) El presidente de Bolivia, Evo Morales, calificó hoy como un rotundo fracaso el referendo autonómico en el departamento de Santa Cruz, debido a las numerosas irregularidades y enfrentamientos violentos.

En un discurso a la nación el mandatario afirmó que «este día llamado de fiesta ha fracasado rotundamente. Esta consulta ilegal y anticonstitucional no tuvo éxitos como esperaban algunas familias en el departamento de Santa Cruz».

El mandatario resaltó los hechos de violencia entre familias de ese oriental territorio y los diversos casos de fraudes cometidos en la consulta, promovida por la prefectura cruceña y considerada por la administración un atentado contra la Constitución.

Morales condenó la irracionalidad mostrada por algunos grupos, encabezados por la Unión Juvenil Cruceñista, que protagonizaron actos vandálicos contras sectores opuestos a ejercer el derecho al sufragio, como ocurrió en el populoso barrio Plan Tres Mil, con saldo de un muerto y 28 heridos.

Pero sobretodo, los resultados divulgados por muchos medios de comunicación son preocupantes para los que apostaron ilegalmente por una consulta. Entre la abstención del 39 por ciento, el voto por el No y los nulos, hacen casi un 50 por ciento de repudio, enfatizó.

De acuerdo con datos computados a boca de urnas el 85 por ciento de los 935 mil 527 votantes inscriptos aprobaron los estatutos autonómicos, mientras poco más del 14 por ciento rechazó la propuesta, con un 39 por ciento de ausentismo.

Sin embargo, el jefe de Estado alertó sobre la escasa fiabilidad de esos resultados al aseverar que «si quisiéramos decir la verdad, estoy seguro que es mucho más del 50 por ciento (de repudio) y no se puede engañar al pueblo boliviano diciendo que hay un ganador con más del 80 por ciento».

El jefe del ejecutivo hizo hincapié en el elevado abstencionismo, el cual en su opinión es una muestra de desacuerdo con la ilegalidad de esa votación y con los ideales de separación e independencia propugnados por algunos dirigentes cívicos del oriental territorio.

Lamentablemente esta consulta ha dividido al departamento de Santa Cruz, ha enfrentado a sus familias. Pero yo creo en la conciencia, en la fuerza y en la sabiduría del pueblo boliviano, que este domingo a pesar de agresiones y amenazas desarrolló una gran rebelión, ponderó.

Por último, el presidente convocó a los nueve prefectos para trabajar desde mañana por una verdadera autonomía, basada en la constitución y en el respeto a algunos sectores del país, históricamente excluidos.

«Espero que este llamado sea escuchado para garantizar autonomías a pueblos y no a grupos, que permita a los pueblos tener derecho a decidir su destino», concluyó.