EDUCACIÓN
Nuevo pensum incluye ideologías

Entre las novedades que trae el pensum educativo que procura establecer el Ejecutivo central está la enseñanza de Instrucción Pre-Militar desde el primer año de bachillerato, la ejecución de proyectos de desarrollo endógeno, así como el debate de diversas corrientes filosóficas y modelos de producción como el socialismo y los jóvenes deberán exhaltar los valores patrióticos

ABRAHAM PUCHE

CUMANÁ.- Tanto se ha hablado del proyecto de Currículo Bolivariano para la educación básica, media y diversificada en Venezuela sin que se conozca detalladamente las características del pensum que pretende establecer el Gobierno venezolano.

El presidente del Sindicato Nacional Fuerza Magisterial (Sinafum) de Sucre, Ennio Díaz, aseguró que este currículo no tiene nada de extraño. “Al contrario, es normal y correcto que cada Gobierno se valga de la enseñanza para impartir sus conceptos ideológicos”.

Novedades
Uno de los primeros aspectos novedosos de este sistema educativo, según explicó Díaz es la fusión de materias clásicas en áreas de contenido. En la educación primaria tendrán cuatro áreas: Lenguaje, comunicación y cultura; ciencias sociales, ciudadanía e identidad; matemática, ciencias naturales y sociedad; y educación física, deportes y recreación.

Los infantes del primer al tercer grado cursarán 18 horas de clases por semana, mientras que los del cuarto al sexto grado aumentarán a 21 horas semanales. Las escuelas primarias bolivarianas cuyas jornadas son de cinco horas de clases diarias podrán disponer entre cuatro y siete horas semanales para actividades comunitarias, solventar deficiencias en áreas claves como lenguaje o matemáticas.

En la educación secundaria se volverá a hablar del primero, segundo, tercero, cuarto, quinto y sexto año como se hizo hasta los años 80. El currículo establece seis áreas de aprendizaje: Lenguaje, comunicación y cultura y comprenderá las asignaturas castellano, inglés, francés y portugués. Ser humano y su interacción con los otros componentes del ambiente: Estará constituida por ciencias naturales y de la tierra, biología y salud; química, física y matemática. Otra de las áreas del aprendizaje es Educación Física, Deporte y Recreación.

Una de las áreas más criticadas por los sectores de oposición es ciencias sociales y ciudadanía, que incluye entre otras materias instrucción premilitar.

El currículo bolivariano establecerá que los jóvenes verán clases teóricas de Instrucción Premilitar en el primer y segundo año de educación media, y luego verán la parte teórico-práctica en el cuarto y quinto año. A través de esta materia, dicen quienes disienten del proyecto, el Gobierno podrá impartir sus principios ideológicos socialistas, además de resaltar valores patrióticos y latinoamericanos.

Jesús Malavé, secretario general del Sindicato Único del Magisterio, cree que el currículo bolivariano es militarista y lleno de consignas que, a su juicio, carecen de contenido como: “La formación con ideas revolucionarias”, “Conocedor de la nueva geometría territorial”, entre otros.

Ennio Díaz defiende el currículo resaltando el desarrollo endógeno como un área novedosa en el cual el joven desarrollará un proyecto basado en métodos científicos relacionados con su comunidad o cualquier tema de interés social.

En el área Filosofía, Ética y Sociedad tratará temas relacionados con los modelos sociales de producción , sistemas políticos y una serie de temas que también están en la lupa de los sectores de la oposición nacional.

Criticas
Nuevamente Malavé criticó: “Este currículo se sustenta en las ideas y praxis libertadoras, filosóficas, pedagógicas, políticas, sociales y culturales de ilustres venezolanos como Bolívar, Rodríguez, Miranda, Zamora, Prieto Figueroa y Belén San Juan. Pero estos pensamientos son extemporáneos”.

Añadió, además, que el currículo bolivariano omite la Ley Orgánica de Educación y su Reglamento, “con la cual entra en contradicción en muchos aspectos, entre ellos a los que se refiere a la estructura del Sistema Educativo. La ley establece niveles y modalidades y la propuesta habla de subsistemas, violentándose el acuerdo de los países Iberoamericanos con la Unesco (1980) que obliga a una Educación Básica de nueve años”.

La ex directora de la Zona Educativa del estado Sucre, Luisa Mendoza, argumentó que el nuevo currículo bolivariano contradice los artículos 102 y 103 de la Carta Magna, la Ley Orgánica de Educación (LOE) vigente y el proyecto de LOE que actualmente analiza la Asamblea Nacional.

Señaló que el sistema de enseñanza que plantea el Gobierno Nacional es demasiado militarista, ideologizante. “Planteará la defensa pero ¿de qué? ¿del Gobierno y sus intereses?”.

El nuevo currículo -asegura- contiene errores de forma y fondo, ya que confunde los objetivos, contenidos y estrategias. Se debe enseñar el inglés desde primaria, con el fin de preparar mejor a los niños y jóvenes de la actividad turística nacional, además de enseñarles los idiomas indígenas.

Pese a estos puntos de vista, se espera que hasta el 2009, fecha tope que dio el presidente Hugo Chávez, se discuta el Currículo y nazcan propuestas alternas.

Incremeto
Ennio Díaz, presidente del Sinafum Sucre, ve con buenos ojos que se haya aumentado la cantidad de horas de cuatro a seis semanales en la enseñanza del castellano. “Hay muchísimas fallas con el lenguaje e incluso en profesionales”.

Considera que el currículo bolivariano, presentado por el gobierno nacional es novedoso y ayudará a la educación venezolana.

Basamentos del nuevo sistema educativo
Aunque suene paradójico, el Gobierno Nacional fundamenta buena parte del proyecto de currículo bolivariano precisamente en los ideales de uno de los fundadores de Acción Democrática y considerado como el “Padre” de la educación contemporánea venezolana: Luis Beltrán Prieto Figueroa.

Precisamente este destacado maestro de maestros dijo en 1947: “El Estado interviene, por derecho propio, en la organización de la educación del país, y orienta, según su doctrina política, esa educación”.

También, según la presentación del proyecto de currículo bolivariano, éste se sustenta en una de las frases más famosas que pronunció Simón Bolívar en Angostura (hoy Ciudad Bolívar) en 1819: “La educación popular debe ser el cuidado primogénito del amor paternal del Congreso. Moral y luces son los polos de una República, moral y luces son nuestras primeras necesidades.

El Sistema Educativo Bolivariano tiene entre sus principios la formación de un ser humano integral social, solidario, crítico, creativo y autodidacta.

También establece “la formación en, por y para el trabajo productivo y liberador, que contribuya con el adecuado uso de la ciencia y la tecnología, a la solución de problemas y el desarrollo endógeno-comunitario”.

El nuevo currículo toma elementos del sistema denominado Pedagogía de Liberación, elaborado por el educador brasileño Pablo Freire, cuyo objetivo central es la concientización del individuo. Según su visión, ninguna educación es neutral sino que es política.

Por último, el nuevo curriculo plantea “el desarrollo de una conciencia patriótica y republicana consustanciada con la identidad local, regional y nacional; con una visión latinoamericana, caribeña y universal”.