Estados Unidos- Un largo camino hacia la Casa Blanca.
Fuente: Prensa LatinaLuis Beatón*, E-Mail: serviex@prensa-latina.cu

Redacción Central (PL).- Demócratas y republicanos deben recorrer un largo camino hasta noviembre de 2008 para disputarse la silla presidencial. Dinero y tiempo conspiran contra muchos de los aspirantes.La elección general de 2008 marcha a todo vapor, aunque falte cerca de año y medio.
Los precandidatos presidenciales de ambos partidos recaudaron en un primer corte más de 140 millones de dólares, lo que evidencia una intensa actividad política.

Llama la atención que los demócratas se aproximaron a los 90 millones de dólares, mientras que los republicanos en su conjunto reunieron unos 52 millones.

Según expertos de campaña, la de 2008 se perfila como una para los libros de records en lo que a dinero respecta, pues las sumas recaudadas en un trimestre superan por mucho a los niveles establecidos en elecciones previas durante el mismo periodo.

Cuando Hillary Clinton, una de las favoritas entre los demócratas, ya sobrepasa los 36 millones, en igual época en 1999, Albert Gore encabezaba la lista de esa agrupación con casi nueve millones de dólares.

Más dinero supone más acceso para el candidato a comerciales de radio, prensa, televisión y, sobre todo, ahora en la Internet, así como eventos. Es decir, más posibilidades de llegar a una mayor cifra de potenciales votantes.

Estas contiendas son como un maratón, pero el que tiene más dinero no siempre es el ganador y debe lograr mantener el interés de los votantes.

Según el republicano Mitt Romney, lo más importante no será la cifra de dinero recaudado, sino el hecho de que hay un deseo para cambiar a Washington y creo que los votantes apoyarán mis ideas para lograr este cambio necesario.

Algunos analistas consideran que el inicio de la campaña en época tan temprana, casi a dos años del voto, puede llevar a los electores al agotamiento.

Candidatos como los senadores Barack Obama y Hillary Clinton, y el ex aspirante a la vicepresidencia John Edwards, por los demócratas, y el ex alcalde Rudolph Giuliani, el senador John McCain y el ex alcalde Mitt Romney, por los republicanos, pueden verse afectados.

De acuerdo con el Instituto de Investigaciones Pew, un gran número de potenciales votantes ya se muestran cansados de la campaña.

Agrega Pew que el 52 por ciento de los estadounidenses considera tediosa la puja y casi las dos terceras partes estiman que se extiende demasiado.

Esta muestra de agotamiento se vio sólo a casi cinco meses del enfrentamiento de 2004, algo que ahora puede afectar a la mayoría de los contendientes.

Si llega el agotamiento, a última hora pueden surgir candidaturas alternativas con fuerza y apoyo que pudieran llevarse el botín.

Si Obama y Clinton, hasta ahora los punteros en las encuestas, no logran superar esa barrera, al acecho está el ex vicepresidente Albert Gore, alguien que, aunque niega su aspiración, puede convertirse en un candidato triunfador.

Gore, candidato presidencial fallido en 2000 pese a obtener más votos que el ganador George W. Bush, se presenta hoy como un líder de la lucha ambientalista en medio de especulaciones sobre una nueva candidatura a la Casa Blanca.

Aunque lo niega, muchos consideran que su actual actividad le serviría de plataforma de lanzamiento ideal.

En su «campaña verde» a favor del ambiente, el político ganó un gran número de seguidores en el país y el 7 de julio, en la escalinata del Congreso, en Washington, pudiera brillar alguna luz sobre sus planes.

Ese día será promotor de un gran concierto para favorecer la lucha contra la degradación ambiental.

En el lado de los republicanos también se reconoce que el agotamiento de los electores afectará a los que marchan al frente del partido.

El senador republicano Lindsey Graham opina que hay peligro en ese sentido para los favoritos Giuliani, McCain y Romney.

En este partido ocurre algo similar al demócrata, los pequeños candidatos, con menos acceso a los medios por falta de dinero, esperan un alza en los meses finales de la campaña. Su mensaje será más fresco.

Pero aquí también puede haber un destape con la candidatura del actor, ex senador y abogado Fred Dalton Thompson, una figura carismática, conocido a nivel nacional por su participación en series de televisión como La ley y el orden.

El ex senador de Tennessee, quien superó a McCain en algunos sondeos y recientemente lo igualó, no parece apurado en dejar ver sus intenciones.

Aunque no participó en el primer debate de la agrupación al no estar en la lista de pretendientes, según el senador Lamar Alexander, concentra tanta atención como los 10 candidatos que intercambiaron.

A casi 18 meses de los comicios generales del 2008, se esperan aún sorpresas y nuevos aspirantes para borrar el legado desastroso de Bush, quien ahora tiene una popularidad del 28 por ciento, una de las más bajas en la historia de Estados Unidos..